Religiosos deben sumarse a lucha contra mineras: activista

Ejidatarios
El integrante de La Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (Lavida), Guillermo Rodríguez Curiel, denunció que autoridades federales promueven, a través de un tríptico o volante, que los ejidatarios vendan sus tierras para éstas sean explotadas FOTO: JUAN DAVID CASTILLA
- en Carrusel, Estatales

Juan David Castilla Arcos / Xalapa, Ver. El ambientalista Guillermo Rodríguez Curiel exigió a la Iglesia Católica y otras religiones que se pronuncien y se sumen a la lucha contra los megaproyectos, que dañarían a las poblaciones y al medio ambiente.

El integrante de La Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (Lavida) consideró que los jerarcas eclesiásticos deberían figurar como “conspiradores” a favor de la naturaleza.

Y es que en Veracruz existen proyectos de minería a cielo abierto que podrían ocasionar daños irreversibles.

Los proyectos La Paila y El Cobre, en los municipios Alto Lucero y Actopan, respectivamente, continúan latentes, pese a la clausura de sus trabajos por parte de las autoridades.

Allí, habitantes, pescadores, ganaderos, sacerdotes y obispos, han jugado un papel fundamental en la defensa del territorio.

«En Veracruz tejimos una resistencia que los mineros no se esperaban. Hablamos todos, todas las iglesias, todas las academias. Lo primero que tenemos que hacer es no bajar la guardia, tratar de llegar a los obispos y convencerlos de su tarea como conspiradores en defensa de la naturaleza, es decir, conspirar en el sentido de compartir el mismo aire y el mismo sol, por la casa justa. Tenemos que hacer que la Iglesia recuerde sus orígenes y estén convencidos de que tienen que defender la vida, la naturaleza, el territorio».

El activista recordó que existe un texto del Papa Francisco: «Laudato sí», donde responsabiliza a las empresas multinacionales mineras, hidroeléctricas y banqueras del deterioro ambiental, social, de salud en el mundo.

«El texto del Papa Francisco invita a defender la naturaleza porque dice que no hay otra, esta es nuestra casa común», apuntó.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.