Papa Francisco canoniza a 3 niños mexicanos

Niños
Cristóbal, Antonio y Juan, los tres niños mártires de Tlaxcala que fueron canonizados por el Papa Francisco FOTO: WEB
- en Carrusel, Estatales

Juan David Castilla Arcos / Xalapa, Ver. El Papa Francisco canonizó a tres niños mexicanos que fueron asesinados por odio a la fe entre los años de 1527 y 1529.

Así lo reveló el vocero de la Arquidiócesis de Xalapa, José Manuel Suazo Reyes, quien añadió que se trata de los menores Cristóbal, Antonio y Juan, originarios de Tlaxcala.

«La Iglesia católica incluyó al martirologio este 15 de octubre de 2017, a tres nuevos mártires. Tres menores de edad originarios del Estado de Tlaxcala reconocidos por la ejemplaridad de su fe. Como decía san Agustín: No es el sufrimiento, sino la causa, lo que hace auténticos mártires; el mártir no defiende su vida sino su causa que es su convicción religiosa, su fidelidad a Dios y a sus hermanos y ésta se defiende muriendo», se lee en su comunicado dominical número 180.

El Sacerdote mencionó que los nuevos tres santos murieron a causa de su fe.

El evento se llevó a cabo en la plaza de San Pedro en el Vaticano, donde junto a otros 32 beatos, el Papa Francisco realizó la declaración correspondiente.

Los niños habían sido beatificados el 6 de mayo de 1990 en la Basílica de Guadalupe de la Ciudad de México, por San Juan Pablo II.

«Los tres niños tlaxcaltecas fueron evangelizados por Franciscanos quienes les anunciaron la Buena nueva del Evangelio. Una vez convertidos al cristianismo, en el ámbito de sus familias y de sus comunidades, estos niños trataron de revertir la adoración de ídolos y otras costumbres paganas. Ahí fue donde dieron testimonio de su fe».

Suazo Reyes indicó que Cristóbal nació en Atlihuetzia, era hijo de un cacique llamado Acxotecatl. Su educación cristiana la recibió de parte de frailes franciscanos que evangelizaron aquella zona

Una vez convertido al cristianismo y recibido el sacramento del Bautismo, buscó también la conversión de su familia y que abandonaran la adoración de los ídolos. Esto provocó el rechazo de su padre que no dudó en responder con ira ante su hijo.

«A la edad de 12 años, como resultado de los golpes y quemaduras provocadas por su progenitor, Cristóbal murió y sus restos fueron enterrados en el antiguo convento de San Francisco, actualmente Catedral de Nuestra Señora de la Asunción de Tlaxcala».

Antonio y Juan nacieron en la localidad de Tizatlán. Ellos también fueron evangelizados por los franciscanos aunque más tarde continuaron con los dominicos.

Una vez convertidos también pretendieron erradicar la práctica idolátrica en su pueblo y los alrededores. Al ser descubiertos por los habitantes de un pueblo que estaban tratando de poner fin a la idolatría, los golpearon hasta matarlos.

«Los tres niños mártires son testigos extraordinarios de la fe cristiana. Su ejemplo de fe anima a todos aquellos que hoy son también descalificados o agredidos por ser coherentes con los valores de su fe»

«Estos tres niños tlaxcaltecas se convirtieron al cristianismo durante los primeros años de evangelización en la Nueva España, por lo que son considerados los primeros mártires del continente americano. Hoy invocamos su intercesión especialmente por aquellas personas que son continuamente agredidas, perseguidas o descalificadas por asumir un comportamiento coherente que se desprende de la doctrina de la fe que profesa», remató.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.