Cafeticultura, en manos de transnacionales

Cafeticultura
El control agrícola de la producción de café está en manos de empresas trasnacionales, lo que perjudica económicamente a los cafeticultores locales. Así lo reveló Alejandro Moreno Hernández, docente de la Maestría en Antropología de la Universidad Veracruzana (UV) FOTO: JUAN DAVID CASTILLA
- en Carrusel, Estatales

Juan David Castilla Arcos / Xalapa, Ver. El control agrícola de la producción de café está en manos de empresas trasnacionales, lo que perjudica económicamente a los cafeticultores locales.

Así lo reveló Alejandro Moreno Hernández, docente de la Maestría en Antropología de la Universidad Veracruzana (UV), quien añadió que los productores deben recuperar su liderazgo.

El especialista comentó que los productores deben manejar la cadena completa de comercialización del café.

El académico participó en la mesa de trabajo “Políticas públicas hacia el sector cafetalero”, que se realizó en el Auditorio María de la Luz Aguilera Mejía del Instituto de Investigaciones y Estudios Superiores Económicos y Sociales (IIESES), el pasado jueves.

El evento formó parte del seminario “La cafeticultura mexicana, actualidad y escenarios futuros”, realizado por la UV a través del IIESES y las facultades de Ciencias Agrícolas y de Economía.

El académico destacó la importancia de que las instituciones de educación superior apoyen la capacitación de productores cafetaleros mediante la socialización del conocimiento, y así fomentar que inicien un proceso de gestión para que el gobierno mexicano les entregue los recursos necesarios a fin de reactivar su industria.

«Un productor de café recibe 10 pesos por un kilo del producto en cereza, mismo que produce hasta 200 tazas y por cada una de ellas el consumidor final paga mínimo 20 pesos; esta situación debe cambiar y las ganancias por venta de café deben beneficiar a todas las personas involucradas en la producción».

Es por ello que la vinculación de la Universidad Veracruzana con el sector productivo cafetalero es fundamental, pues de esta forma se da un acercamiento real con los productores y se les puede apoyar en sus diversas necesidades.

Y es que con la desaparición del Instituto Mexicano del Café (Inmecafé), la iniciativa privada retomó las funciones que llevaba a cargo dicha institución, a partir de esto surgieron organismos como la Asociación Nacional de Exportadores de Café (Anecafé), los cuales desempeñan un papel más político que productivo.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.