Javier Duarte y Enrique Peña Nieto, ¡una historia de corrupción, sin final feliz!

Manotazo
Javier Duarte de Ochoa y Enrique Peña Nieto FOTO: WEB

Se le llama impasse a una situación en la que se encuentra un asunto o problema que no progresa o al que no se le encuentra solución. Para el Gobierno Federal, el caso Javier Duarte se ha empantanado. El exgobernador, acostumbrado al tufo de las cloacas de la corrupción, no es ningún tonto, seguramente tiene un as bajo la manga. Los rumores de que muy pronto la PGR dirigirá sus pesquisas contra su familia, especialmente contra Karime Macías, considerada por muchos como el cerebro de la organización que dilapido a las arcas veracruzanas, pone muy alerta a Javier Duarte.

La lucha de poderes entre Javier Duarte y el grupo que representa Enrique Peña Nieto tiene que ver mucho con la información que el cordobés posee sobre el financiamiento a la campaña presidencial.

Una fotografía, un recibo, una grabación, documentos comprometedores, no se sabe en realidad con qué cuenta Javier Duarte, pero de que tiene información comprometedora la tiene; si no, cómo explica usted el tortuguismo de los organismos encargados de aplicar la justicia, con suficiente evidencia como para que el exgobernador pase, con toda su parentela, muchos años en la cárcel.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.