Hoy se cerró un capítulo oscuro en el sindicalismo magisterial

Juan Nicolás Callejas Arroyo FOTO: FACEBOOK
- en Avenida Principal, Carrusel

Cada quien labra su propio camino. Cuando uno muere, el mejor homenaje es el que te da el pueblo, no el que te dan tus cómplices. En esta vida está visto que no nos llevamos absolutamente nada. Que lo que dejamos sólo es lo que sembramos. El mejor juicio de nuestros actos lo hará la historia, ésta nos juzgará severamente nuestros yerros y reconocerá con letras de oro nuestra contribución a los más necesitados.

Con la muerte de Juan Nicolás Callejas Arroyo se cierra un capítulo muy oscuro de corrupción y de componendas entre un líder sindical y la cúpula del poder. Los que no quieran reconocerlo tal vez les ciegue el agradecimiento abyecto por la plaza o el cambio de adscripción.

El discurso de Callejas Arroyo era un discurso efectivista en la década de los noventas, no supo actualizarse, aunque sí supo heredar el poder a su progenie. Por cierto, el viejo cacique se quedó acostumbrado al manotazo sobre la mesa, tal vez porque su puño era de hierro envuelto en un guante de suave terciopelo.

Hoy sólo lo lloran sus corifeos, sus admiradores, los beneficiarios de sus deslices. Los maestros disidentes ven caer a un tótem que representó lo más arcaico del poder absolutista en Veracruz. Hoy termina una era de represión y control absoluto. Hoy se cerró un capítulo oscuro en el sindicalismo magisterial.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.