Soberbia, el gran pecado de Toño Nemi

Nemi
Juan Anotnio Nemi Dib FOTO:MIGUEL ÁNGEL CARMONA/FOTOVER

El mayor pecado de Juan Antonio Nemi Dib fue la soberbia, el último de los pecados capitales, pero según la teología católica, el más serio, pues de éste se originan los demás. La soberbia se define como un sentimiento de valoración por encima de los demás. Una de las constantes quejas de Juan Antonio Nemi era que se le pusiera en el mismo nivel que aquellos que saquearon Veracruz. Su orgullo, materia prima de la soberbia, no lo podía permitir, sobre todo porque él aseguraba ser inocente.

Su discurso siempre fue ese: Yo no participé en nada, yo no firmé nada, a mí me quitaron todas las atribuciones administrativas, yo sólo veía pasar el dinero. Juan Antonio siempre se sintió inocente, y hasta el último día lo sostuvo. Para él las acusaciones que se le hacían eran parte de una conspiración mediática que buscaba responsabilizarlo por acciones que él no había cometido.

No obstante, cuando se demostraba que sí había una investigación sobre su actuar en la Secretaría de Salud y después en el DIF Estatal, Nemi Dib, nunca se salió de su papel de inocencia. Su soberbia no le permitía aceptar ninguna responsabilidad. Él no era como sus compañeros de gabinete, él sí había ocultado todas las huellas de su crimen; pero ya vemos que no.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.