Renato Alarcón, el asilado, el distanciado

Renato
Xalapa, Ver. Renato Alarcón Guevara y Marco Antonio del Ángel FOTO: PATTY BARRADAS/FOTOVER

La inminente renuncia de Renato Alarcón de la dirigencia estatal del PRI ya no fue tan inminente, lo que no quiere decir que no sea del todo necesaria. Las discrepancias entre él y Lorena Martínez se hicieron públicas, tanto más que la señora, como ningún delegado del PRI en Veracruz, quiso meter las manos en la selección de los candidatos a la alcaldía. Ahora parece que ella va a tener la decencia de marcharse a Aguascalientes, a menos que le haya agarrado cariño al repudio y decida quedarse en Veracruz.

Lo que también pasó con Renato Alarcón es que la labor de comunicación social que hiciera en la delegación del ISSSTTE la echó por la borda como presidente del PRI. Se aisló, se distanció, se subió a su altar y sólo quería que le rindieran pleitesía. Si a esto le sumamos que su jefe de prensa es el exdiputado Marco Antonio del Ángel, hijo del convicto líder de los 400 Pueblos, pues se entiende que la relación de Renato con la prensa no iba a ser buena.

Sólo unos cuantos piden que Renato se quede en el PRI, la mayoría piensa que debe pasar a otra cosa. ¿Pero a dónde? Quizá a esperar su recompensa como diputado plurinominal para la siguiente elección.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.