Veracruz bien vale un trago

Trago
Xalapa, Ver. El expresidente de Mexico Felipe Calderón Hinojosa acompaño a la candidata por la alcaldía del PAN-PRD, Ana Miriam Ferráez en un encuentro ciudadano FOTO: PATTY BARRADAS/FOTOVER
- en Opinión

Filiberto Vargas Rodríguez / 

Prefacio.

Un objetivo secundario (pero no menos importante) en la tragicomedia que ha orquestado Miguel Ángel Yunes Linares contra Andrés Manuel López Obrador, a través de la diputada local Eva Cadena: El desprestigio de la cada vez más famélica bancada de Morena en el Congreso local, para que suene a “una barbaridad” que le entreguen a ese grupo la Presidencia de la Junta de Coordinación Política en el mes de septiembre, como fue acordado al inicio de la actual Legislatura. *** En su conferencia de prensa en la capital del país, sin ser parte del tema, la diputada Eva Cadena se da su tiempo para hablar de lo que “a ella le consta”. Dice que en el Congreso de Veracruz, “los bonos que supuestamente no reciben los diputados de Morena, sí los reciben, pero son para financiar actividades partidistas, como las visitas de Andrés Manuel López Obrador. Estos recursos son irregulares en cuanto a su origen y, por lo mismo, se utilizan discrecionalmente, además de que no se reportan a la autoridad electoral”. *** Justo ese tema fue el que retomó Miguel Ángel Yunes Linares cuando fue abordado por la prensa del puerto de Veracruz. Con ese señalamiento no sólo se vuelve a golpear al “Peje” sino que además se involucra al coordinador de los diputados locales de Morena, Amado Cruz Malpica. *** Con esta artimaña y la descarada compra de legisladores “independientes” el PAN pretende llegar al término de su gestión al frente del Congreso con una bancada de 20 o más legisladores y con ello presionar para que en el Pleno se decida que sigan al frente de la Junta de Coordinación Política. *** Así se las gasta nuestro “gobernador del cambio”.

* * *

Amparado en el dicho popular que reza: “Los niños y los borrachos siempre dicen la verdad”, estuve muy tentado a creerle al expresidente Felipe Calderón su discurso de este miércoles en el cierre de campaña de Ana Míriam Ferráez, candidata a la alcaldía de Xalapa.

Pero cuando escuché que él (el Presidente de México) denunció un latrocinio superior a los tres mil millones de pesos, por parte de Javier Duarte (gobernador de Veracruz) desde el 2011, y que no pudo sancionarlo “porque la administración de Duarte alegó que era dinero del Gobierno y que lo podían usar en efectivo” y que por eso mismo se vio obligado a devolverle los 25 millones de pesos (más intereses) confiscados en el aeropuerto de Toluca, entonces me topé con una profunda interrogante: ¿Qué era más Felipe Calderón: borracho o inepto?

A partir de la persecución y hasta antes de la captura de Javier Duarte, muchas voces expresaron su sospecha de que el exmandatario de Veracruz estaba siendo protegido por el propio Presidente Enrique Peña Nieto, en virtud de que desde Veracruz habrían sido enviadas millonarias sumas para financiar la campaña presidencial del 2012. Según esa teoría, con esa fortuna invertida, Javier Duarte había comprado impunidad.

Muchos son los mitómanos que hablan de la “poderosísima” colección de videos y audios que habría coleccionado Javier Duarte para “blindarse” y evitar que los beneficiarios del saqueo de Veracruz durante su gestión fueran a traicionarlo.

Hoy Javier Duarte está detenido. Pasa sus días en una inmunda celda de un cuartel militar de Guatemala, en espera de que se defina su situación jurídica y sea trasladado a una cárcel de México, donde las condiciones no serán muy diferentes.

El gobierno de Enrique Peña Nieto fue el que promovió su captura, el que participó en su detención, el que está elaborando el expediente de su extradición. A este gobierno federal no le importó que Javier Duarte argumentara que lo que se robaba era “dinero del Gobierno”.

¿Se imaginan cuánto dinero de los veracruzanos se hubiera salvado si desde el 2011 Felipe Calderón hubiera actuado, con firmeza y contundencia, contra Javier Duarte?

Lo peor que puede hacer a estas alturas es venir a Xalapa y en pleno evento de la candidata a alcaldesa, apoyada por su partido, admitir que él sabía que Javier Duarte se estaba robando el dinero y que “no pudo hacer nada”. El que lo haya dicho así, con todas sus letras, me hace creer las versiones de que su discurso fue pronunciado bajo los influjos del alcohol.

Al final todo quedará en el anecdotario electoral de Veracruz. Felipe Calderón no tuvo nunca gran aprecio por esta entidad. En principio, porque cuando llegó a Los Pinos esta entidad la gobernaba un declarado enemigo político suyo, Fidel Herrera, y después porque el propio Fidel impuso a su delfín, Javier Duarte.

Que venga a presumir que él invirtió en la construcción de la autopista México-Tuxpan es otra más de sus “puntadas de borracho”. Dicha obra, que fue concluida ya en la administración de Enrique Peña Nieto, fue concesionada a particulares y es una de las obras más caras y tardadas en la historia del país, por encima incluso del túnel sumergido de Coatzacoalcos.

El encargo que le hicieron al último presidente panista fue que hablara de corrupción, tema que le dio muchos votos a quien hoy gobierna Veracruz y esperan que siga dando dividendos en las elecciones del próximo domingo.

Misión cumplida.

* * *

Epílogo.

Como suele suceder, la Sala Regional Xalapa Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) confirmó en su sesión de este miércoles todas las sentencias que habían sido impugnadas al Tribunal Electoral de Veracruz. *** Una contradicción más del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares con los legisladores de Morena. Este miércoles el gobernador de Veracruz les aseguró a los reporteros que lo entrevistaron que la delincuencia del fuero común (la que debe evitar y combatir el gobierno estatal) va a la baja. Sin embargo, por la mañana, el Grupo Legislativo de Morena presentó cifras concretas. Comparó el número de delitos del fuero común denunciados en los primeros cinco meses del gobierno de Fidel Herrera, con el mismo lapso en la administración de Javier Duarte y lo que suma Yunes Linares. Este último supera en número a las dos anteriores administraciones. De diciembre de 2003 a abril 2004 se registraron 218 homicidios dolosos, 4 secuestros, 49 extorsiones, 113 robos de auto con violencia y 821 robos de auto sin violencia. De diciembre de 2010 a abril de 2011 se denunciaron 275 homicidios dolosos, 13 secuestros, 143 extorsiones, 657 robos de auto con violencia y mil 918 sin violencia. De diciembre de 2016 a abril de 2017 van 620 homicidios dolosos, 75 secuestros, 200 extorsiones, mil 45 robos de auto con violencia y 2 mil 261sin violencia. *** Esto no es cuestión de “percepción” y ni la Policía Militar, ni ninguna otra de las fuerzas federales vienen a Veracruz a combatir estos delitos. Esto es tarea de Miguel Ángel Yunes Linares y sus brillantes colaboradores, Jaime Téllez Marié y Jorge Winckler Ortiz.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

  1. Que quemón se dio Ana Miriam con ese invitadito tan «non grato». Felipe Calderón debería estar siendo juzgado en la Corte Penal Internacional por delitos de lesa humanidad junto con George W. Bush, quien por cierto, en el 2006 mientras era presidente de USA, ayudó a fraguar el fraude electoral de México para que no llegara Andrés Manuel, con el trágico desenlace que todos conocemos: más de 100,000 muertos y desaparecidos en el territorio nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.