Urge que aparezca el Fisculín para aclarar la toma de muestras chafas de ADN

Fisculín
Luis Ángel Bravo Contreras

Una vil simulación o una verdadera tomada de pelo resultaron las tomas de muestras de ADN a casi mil personas durante 2015 y 2016; fue al parecer un engaño criminal pues sólo 266 de ellas son útiles. Aparte del dolor por la pérdida de un ser querido y el calvario que resultan los tramites, los familiares tuvieron que pasar por un entrega de saliva o una muestra de cabello para identificar o cuadrar el ADN con el fallecido. Sin embargo, las autoridades anteriores sólo simularon, no le dieron el rigor científico ni la seriedad que este proceso ameritaba.

En este contexto uno se pregunta ¿dónde está Luis Ángel Bravo?, para que venga a dar la cara. Y es que la presencia del fiscal anterior es necesaria para aclarar este asunto que seguramente se convertirá en un escándalo de alcance nacional. Es un hecho que es responsabilidad del gobierno actual llevar ante la justicia a las autoridades del gobierno anterior, no sólo por la alianza criminal con los grupos fuera de la ley, sino también por la falta de humanidad y compasión para las víctimas y familiares.

En estos momentos no se cuenta con la capacidad para almacenar la cantidad tan alta de cadáveres, ni con el personal suficiente para que se encargue de identificar el muestreo y peritaje. Por otro lado, urge que aparezca Luis Ángel Bravo, el famoso Fisculín.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.