Morena se queda solo en el páramo de su intransigencia

Morenazos
Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) FOTO: EXPEDIENTE NOTICIAS
- en Carrusel, Investigación, Opinión

Armando Ortiz / Son muchos los que quieren que Andrés Manuel López Obrador sea presidente de la República, son millones de mexicanos que nunca se tragaron el cuento de que López Obrador era un peligro para México. Han pasado dos regímenes que dejaron demostrado que el peligro para México es la clase política y empresarial que impuso a Felipe Calderón y a Enrique Peña Nieto. Para millones de personas este sería otro México si Andrés Manuel López Obrador hubiera sido presidente en 2006. Por eso, muchos mexicanos van votar por él.

Y van a votar a pesar de la gente que lo rodea, muchos de ellos nefastos sectarios que se suben a una diputación y viven en el mareo perpetuo; a pesar de su partido que una vez que ha probado las mieles del poder, da muestras de lo que realmente es. Van a votar por AMLO porque este país no les ha dado mejores alternativas y porque creen que López Obrador tiene un compromiso con México, con el mismo y con la historia.

Sin embargo, ese voto no será suficiente, se requiere el voto de una gran mayoría. Las encuestas actuales muestran que López Obrador va arriba, pero eso mismo mostraron en 2006 y 2012 y el final fue diferente. De modo que no basta con ir arriba en las encuestas, sino convencer al electorado indeciso, esos desencantados de la democracia que les da lo mismo votar o no votar.

Pero para convencer a esos desencantados, se requiere de acciones responsables y congruentes, no sólo de palabras altisonantes, o de bravatas desde la inocencia en contra de los “culpables”. Hasta hace unos años al partido Morena no se le podía reprochar nada, porque no había ejercido el poder; eran incólumes y por la tanto una buena alternativa.

Sin embargo, se ha visto ya el actuar de los diputados de Morena, tanto federales como locales. Su sectarismo apesta, su cerrazón harta, su falta de voluntad da pena ajena. Repiten el mismo discurso de su “libro del mormón”, las mismas oraciones, las mismas mentiras, las mismas fantasías. Si López Obrador les dice que el mar es rosado, ellos lo pregonan a voz en cuello; si López Obrador dice que lo amargo es dulce, ellos echarían a sus hot cakes hiel.

Que levante la mano uno sólo de Morena que se haya atrevido a contradecir a su líder. No se puede, porque López Obrador se ha convertido en un tótem, en un ídolo, se ha convertido, para ellos, en lo que tanto se había criticado, en un mesías tropical.

En nada ayuda la cerrazón y la falta de responsabilidad de la bancada de Morena en el Congreso de Veracruz. Ellos se dicen congruentes, pero esa congruencia es mero dogmatismo sectario. Desilusiona escuchar sus argumentos que sólo son lugares comunes; altera escuchar sus propuestas que sólo son ocurrencias, cálculos financieros que hacen con los dedos de una mano, composiciones verbales que pretenden esconder su ignorancia.

Por esa cerrazón sectaria ya se quedaron solos y por más que se revuelquen en su egoísmo no podrán evitar que la reestructuración de la deuda se apruebe.

Con ellos no ganará López Obrador la presidencia de México, con esas actitudes zombis sólo compartirán nuevamente la derrota de un candidato valioso, comprometido con sus ideales, un hombre honrado que es tan necesario para sacar adelante este país.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.