Margarita Zavala hechizada por la presidencia; ¡pobre! no sabe ni lo que le espera

Margarita
Margarita Zavala

Cuenta la leyenda que tiene un poder totalmente seductor el canto de la sirena, sale desde lo más profundo de su corazón y según cuentan es la melodía más bella jamás escuchada, pero las sirenas la usan para fines muy oscuros, ellas quieren ahogar a los hombres que enamoran bajo el hechizo de su canto, si el mismo no llegara a funcionar, entonces se subirían al barco para que todos las vean y puedan enamorarse de su hermosura, una vez que tienen a alguien con ellas, entonces lo ahogan.

El poder político, al igual que el canto de la sirena, tiene una fascinación que embabuca y atrae tanto a hombres como a mujeres. Lo más peligroso es cuando ya se tuvo y lo quieren volver a tener, estos personajes se acostumbran a la servidumbre, a mandar con tan sólo una llamada por teléfono, a las escoltas y carros blindados, a los viajes con todo pagado, a la caravana y pleitesía.

Eso le pasó a Margarita Zavala, esposa del hombre que sacó al Ejército a las calles para declararle la guerra al narcotráfico. Esta mujer escucha el canto de las sirenas, alguien le dijo que podía ser presidenta de México, no dude que esta mujer ha de pensar, «si él pudo porque yo no».

Lo que esta mujer ignora es que fueron millones de marinos que nunca llegaron a tierra firme porque quedan sin vida en la isla de artemisa ahogados por una sirena. El poder encumbra, pero también humilla y aplasta, y por cierto, ese poder está en manos de millones de mexicanos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.