No mentir, no robar, no engañar a la gente

Andrés Manuel López Obrador y Miguel Ángel Yunes Linares FOTO: WEB
- en Opinión

Sabino Cruz V. / La pifia en la entrega de los Oscar, desvió de alguna manera la atención de la confrontación verbal/mediática que de un tiempo a la fecha encabezan el señor Andrés Manuel López Obrador, con el señor Miguel Ángel Yunes Linares. Dimes y diretes que en los últimos día ha tomado nuevos bríos, a raíz del “descubrimiento” de la bodega en Córdoba, Ver., que resguardaba algunos bienes del señor Duarte de Ochoa y la señora Karime Macias, el pasado 20 de febrero, y al que el señor López calificó como “puro show y puro cinito” eso de las revelaciones de las propiedades.

Pleito pendenciero que por momentos rebasó la delgada frontera de lo políticamente correcto, se convirtiera en “tendencia mundial”, y generó enormes expectativas, con la amenaza de que darían a conocer las pruebas de corrupción que cada uno dijo tener en contra del otro. Riña a la que también fueron arrastrados los periodistas, que el señor López juzgó de “maiceados con maíz con gorgojos”, por hacerle preguntas incómodas

Desafortunadamente el gusto nos duró poco, y el conato del señor López de renunciar a la política si el señor Yunes demostraba que recibió dinero de Javier Duarte, no fue posible verlo; como tampoco el encuentro de ambos contrincantes cara a cara, donde se mostraría que el señor Yunes es un mentiros y calumniador al no probar que el señor López y/o el partido político Morena, recibieron del prófugo dos y medio millones de pesos mensuales, como acuerdo para no cerrar la presa Yuribia que abastece de agua a los municipios de Coatzacoalcos, Minatitlán y Cosoleacaque; más algunos millones para el proceso electoral de 2016.

El rechazo a la confrontación fue motivo de un artículo del analista político Pablo Hiriart (“Por qué AMLO tuvo miedo a Yunes”. El financiero, 27.02.2017) y el que plantea varios indicios de la inasistencia: porque tuvo miedo de acudir a la cita con Yunes porque iba a perder; porque espera Duarte que gane AMLO la Presidencia y obtener así una salida política para un caso judicial. Dudas razonadas a la que le faltó agregar que la diputación al señor Cuitláhuac García Jiménez se acordó desde Casa Veracruz.

Preguntas que quizás nunca tengan respuesta, por lo que solo nos queda movernos sobre las arenas de la incredulidad y especulación, más cuando tenemos el antecedente de que el señor López, es el único político que defendió al señor Duarte de Ochoa, declarando en su momento que la campaña de desprestigio era orquestada por el señor Salinas de Gortari para apoyar al candidato del PAN, o der ser “un chivo expiatorio”.

Todo esto showcito mediático, y con las ganas frustradas de “ver correr sangre”, devela los burdos intereses que en el fondo motiva a muchos meterse a la política, la ausencia de escrúpulos para orquestar noticias/declaraciones que desvirtúen un estado de cosas. Mezquindad que los lleva a lucrar con una de la más valiosa posesión que tiene el ser humano: confianza en el otro y en los otros; esperanza de un futuro mejor; seguridad de que se actúa de buena fe.

Quizás el señor López y uno que otro de sus hombres/mujeres cercanos prediquen con el ejemplo eso de “no mentir, no roban, no engañar a la gente…”; quizás él y sus colaboradores sean honestos y honrados bajo cualquier circunstancias; quizás nunca han mentido, robado o engañado a la gente; aunque también cabe la posibilidad que el cáncer de la corrupción haya invadido sus principios y valores o que se hayan forzado a decir mentiras piadosas, robar poquito o decir medias verdades.

Más allá de los millones que dícese fueron entregados al señor López Obrador, primero al PRD, y hoy a Morena, a través de sus dirigentes, encabezados por el señor René “Ligas” Bejarano, está el hecho que en el estado de Veracruz, concretamente en la ciudad de Xalapa, el ex diputado federal Uriel Flores Aguayo, así como el señor García Jiménez, ganaron la curul haciendo campaña en un café o promoviendo el voto en otro distrito. Para nadie es un misterio que ambos hayan ganado. Todos, hasta el más [email protected], supieron que desde palacio de gobierno se financió la campaña y urdió el triunfo.

La historia política de Veracruz, y el país, perdió la gran oportunidad de ver el verdadero rostro de los señores Yunes Linares y López Obrador; de conocer el intríngulis que hay en su retorcida psique, de contar las manchas encarnadas en la piel expuesta a los más bajos instintos del ser humano; pero principalmente de terminar con esta otra guerra que solo beneficia a unos cuantos.

La serie de acontecimientos ocurridos en los últimos días exigen de todos los actores políticos, así como de todos nosotros, unidad, solidaridad y confianza en las instituciones. Hoy más que nunca los veracruzanos debemos sumar voluntades y dar el beneficio de la duda de que la cosas se están haciendo bien. La grandeza de este Estado una vez más debe estar por encima de las adversidades. Por nuestros hijos y por los hijos de nuestros hijos, trabajemos porque nuevamente Veracruz sea el mejor lugar para vivir.

Sin remitente

Cero y van tres los pre candidatos a la presidencia municipal de los que he conocido de viva voz lo que saben, entienden y pretenden hacer sobre lo artístico de la ciudad que aspiran/suspiran gobernar. Nicanor Moreira Ruiz y Ana Miriam Ferráez Centeno por el PRD y Carlos Luna Escudero por Movimiento Ciudadano, a su manera conocen lo importante que son las diversas expresiones que (re) crean tanto nóveles como consagrados artistas, nativos o avecindados; el potencial económico, así como el mejor aliado para la formación integral de hombres/mujeres, y la reconfiguración del tejido social.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.