Reestructuración, ¿quién paga los platos rotos?

Reestructuración
Un estira y afloja se ha dado entre el Ejecutivo y el Legislativo en Veracruz por el tema de la reestructuración de la deuda en el estado FOTO: WEB
- en Carrusel, Investigación, Opinión

Armando Ortiz / A final de cuentas el que pierde es el pueblo, los que pagan los platos rotos son los veracruzanos. Porque a final de cuentas el dinero se lo robaron otros y quieren que los paguen los actuales. Y esa deuda contraída son compromisos que no se pueden eludir. El gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares no puede ser irresponsable y decir que como la deuda no se contrajo en su tiempo, pues por eso no se va a pagar.

Además de todo ello está la famosa bursatilización, esa aberración financiera que en otros casos hubiera servido para sacar adelante a un estado, sólo sirvió para que un gobernador ladrón y derrochador asentara más su huella de corrupción en Veracruz.

Afortunadamente los últimos intentos de endeudamiento por parte de Javier Duarte y su bancada priista, encabezada por Juan Nicolás Callejas, fueron echados abajo. De otro modo la situación grave que vive el estado de Veracruz sería en este momento algo insalvable. La basificación de la burocracia, más préstamos a largo plazo y el saqueo de las arcas del Instituto de Pensiones del Estado tendrían al estado de Veracruz en situación catatónica.

De momento hay una salida, dolorosa, pero es una salida viable. La reestructuración es necesaria por la situación en que nos dejó el gobierno de Javier Duarte, y no por los tres meses que lleva gobernando Miguel Ángel Yunes.

Los que están en la mesa de negociación por el tema de la reestructuración de la deuda, heredada por Fidel Herrera y Javier Duarte, ya sea gobierno o diputados deben dejar a un lado sus intereses partidistas y ponerse a pensar en el beneficio de los veracruzanos que ya suficiente han tenido con doce años de saqueo, corrupción, violencia e impunidad. Aquí lo que está en juego es la estabilidad económica de un estado y no las elecciones de 2017 o las de 2018.

De hecho, sin darse cuenta, los partidos políticos que están poniendo condiciones egoístas para conseguir una obligada reestructuración de la deuda al final tendrán que sufrir las consecuencias. Porque los veracruzanos están más enterados que antaño, las redes sociales ya exhiben a los que han tomado decisiones en contra del pueblo. Son las redes sociales y las noticias que se han difundido sobre la corrupción de Enrique Peña Nieto las que lo tienen con los índices más bajos de popularidad que presidente alguno hubiera tenido.

De no haber reestructuración el estado de Veracruz colapsaría inevitablemente y entonces la culpa no será de Yunes Linares ni de los veracruzanos que siguen trabajando por sacar adelante su propia causa. La responsabilidad sería de los diputados que siguen poniendo condiciones egoístas, que buscan llevar agua a su molino, que quieren sacar provecho en una negociación que urge.

Los veracruzanos no nos merecemos tanta incertidumbre. Ya suficiente hemos tenido en estos doce años, ya suficiente tenemos con la violencia que en las últimas semanas ha recrudecido, ya suficiente tenemos con la frustración de no ver a Javier Duarte en la cárcel.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.