A cuatro meses de que el PRI pase a ser cuarta fuerza en Veracruz, gracias a Javier Duarte

PRI
PRI FOTO: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM

El PRI está empeñado en mostrarse delante de la sociedad mexicana como el enemigo principal de la corrupción, más cuando sus esfuerzos y golpes no cuajan, sólo son golpes al aire, un mero entrenamiento de sombra. La huida del peor gobernador que haya tenido el Estado de Veracruz y el presunto solapamiento de autoridades tricolores es la principal causa para que los electores veracruzanos busquen otras alternativas.

El mensaje que quiso mandar el Comité de Honor y Justica del PRI con la expulsión del partido tricolor a Duarte de Ochoa, sólo fue visto por la sociedad veracruzana como una charada y mascarada inútil. Resulta verdaderamente inconcebible que el Gobierno Federal, con los costosos aparatos de seguridad y rastreo satelital, no conozca el paradero del exgobernador veracruzano.

Este solapamiento es lo que cala en el ánimo del electorado, por eso el PRI puede pasar a ser la cuarta fuerza política en Veracruz. El panorama para los candidatos a presidencias municipales, es verdaderamente desolador. Entre ellos se dan ánimos, no obstante, en su interior existe un desanimo recalcitrante. Y todo por no haber detenido la rapacidad de un sujeto enfermo de poder y de riqueza como lo fue Javier Duarte de Ochoa.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.