«Hoy nos chingamos al Estado», hija de Jacinta Francisco Marcial, encarcelada injustamente

Tuvieron que pasar más de 10 años para que las autoridades aceptaran que se equivocaron. Con un «usted disculpe», quisieron que ahí quedara todo. Se recordará que la en 2006, Teresa González Cornelio, Jacinta Francisco Marcial y Alberta Alcántara Juan fueron encarceladas por supuestamente haber sometido y secuestrado a seis agentes de la extinta Agencia Federal de Investigación (AFI).

El caso de estas valientes mujeres indígenas se remonta a marzo de 2006, cuando agentes de la AFI decomisaron las mercancías de comerciantes de un tianguis de Santiago Mexquititlán, Querétaro, alegando que se trataba de “piratería”. El injustificado despojo de su material de trabajo provocó protestas contra los abusos de las autoridades, las cuales derivaron en la aprehensión de las tres mujeres que, con engaños, fueron imputadas.

En diciembre de 2008, Jacinta fue la primera en recibir sentencia: 21 años de prisión y dos mil días de multa. Al mes, Teresa y Alberta corrieron la misma suerte por “andar levantando” agentes. Sólo que a Alberta se le añadieron 10 meses más de condena por la venta de cocaína.

Hoy, obligados por la Suprema Corte de Justicia que exigió a la PGR la liberación de estas inocentes mujeres, tuvieron que pedir, en un acto protocolario, disculpas a estas humildes mujeres. Así que en el momento preciso, la hija de Jacinta lo dijo todo:

«Señor procurador: espero que no sea la última ni la primera que reciba una disculpa pública porque hay muchas víctimas más que la esperan. Hoy nos chingamos al Estado». Por cierto, estas mujeres tendrán que recibir una fuerte suma de dinero por reparación del daño.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.