«Sí merezco la abundancia», el mantra de Karime, “la esotérica”

Karime
Karime Macías Tubilla FOTO: TWITTER
- en Carrusel, Investigación, Opinión

Armando Ortiz / Un mantra es una palabra, o una serie de palabras que pueden formar una oración, a la que se atribuye algún poder psicológico o espiritual. Literalmente mantra significa “instrumento mental” y es utilizado para ciertos ritos religiosos con la creencia de que su uso puede brindar beneficios reales. Recientemente ese tipo de “mantras” ha sido muy utilizado por charlatanes esotéricos, por personas que lucran con la necesidad espiritual de algunos incautos. Repetir una frase para atraer riquezas y abundancia es tan efectivo como repetir una mentira para que ésta se haga verdad.

Algunos lectores deben recordar la época barbuda de Javier Duarte y el pelo abundante de Karime Macías de Duarte. Por esas fechas, investigando un poco, nos comentaron que la pareja que gobernaba Veracruz estaba haciendo visitas seguidas a cierto lugar cerca de Coatepec donde les estaban brindando asesoramiento “espiritual”.

Según estos asesores Javier Duarte se debería dejar crecer la barba para que las buenas vibras le llegaran plenamente. La barba, dicen los esotéricos, “es el puente que une la mente y el corazón, los pensamientos y las acciones, teoría y práctica, las buenas intenciones y los buenos hechos”.

En el caso de la cabellera abundante se dice que es una fuente valiosa de energía; para muchos tener el pelo corto es limitarse, es negarse a la abundancia.

Poco le duró el gusto de la barba a Javier Duarte, quien tuvo que regresar a su rostro lampiño por las comparaciones que hicieran de su persona con “El Botija”, personaje de Chespirito interpretado por Édgar Vivar, “El señor barriga”. Pero Karime no cesó de tener un pelo abundante, porque ella si creía en esas cábalas, en esos mantras.

El reciente descubrimiento de las libretas de anotaciones y el diario de Karime Macías de Duarte dan fe no sólo de su credulidad por estas cosas del esoterismo, sino además dan fe de su tremenda codicia y avidez. Con Karime nos damos cuenta que los mantras que ella usaba no sólo se recitaban, sino que había que escribir planas completas con estas frases “mágicas”.

Sí merezco la abundancia” repetido infinidad de veces es el intento de reprogramarse, pero al mismo tiempo de hacer a un lado la culpa por la manera como se consigue esa abundancia. Para Karime Macías su mantra era un velo que cubría su rostro para no contemplar las atrocidades que ella y su marido cometían. Sí merezco la abundancia” hace a un lado cualquier escrúpulo, cualquier código de ética, cualquier valor moral. Para Karime no importaba de dónde llegara la abundancia, lo importante es que llegara. Que llegue la abundancia sin importar que se haya dejado sin recursos a varios municipios, que continuaron en el atraso ante la falta de recursos; que llegue la abundancia sin importar que en los hospitales nunca hubo medicinas ni implementos para sanar a los enfermos; que llegue la abundancia sin importar que los niños en las escuelas no tengan pupitres ni piso de cemento; que llegue la abundancia sin importar que a los adultos mayores se les haya dejado sin su pensión prometida; que llegue la abundancia a pesar de que en las calles sigan levantando jóvenes, secuestrando empresarios, asesinando mujeres y niños.

Ahora que Javier Duarte y Karime Macías están fuera del gobierno nos sentimos liberados, pero al mismo tiempo burlados; nos sentimos aliviados pero al mismo tiempo asqueados; nos sentimos engañados pero al mismo tiempo con ganas de justicia. Durante seis años Veracruz vivió secuestrado por esta pareja enferma, por estos sociópatas esotéricos que tenían en sus genes la avidez insaciable de los cerdos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.