El artículo periodístico, según Savater

Savater
Fernando Savater FOTO: ABC DE ESPAÑA
- en Opinión

Arturo Reyes Isidoro / El buen articulista sabe que en cierto modo es un servidor público y que sus textos cumplen una función didáctica o lúdica pero siempre social.

Esta afirmación, producto de su ética personal –según aclara– la hace el filósofo, escritor y articulista español Fernando Savater en el prólogo a su libro Figuraciones mías.

Recientemente lo acabo de releer. Inicia el prólogo, títulado “La penitencia del texto”, con un epígrafe que reproduce una frase de Rubén Darío: “Ser sincero es ser potente”.

De entrada, Savater afirma que el artículo periodístico clásico (yo entiendo que el de los medios impresos) ha entrado en una fase crepuscular, acosado e incluso sustituido por blogs y otras fórmulas propiciadas por internet.

Con su experiencia como articulista de más de 45 años, señala que el artículo periodístico permite mucha libertad pero también exige gran disciplina.

“La libertad es evidente en la elección del tema, de la perspectiva desde la que enfocarlo, del tono (irónico, severo, desenfadado, etc.) con el cual tratarlo”.

Dice algo evidente para quienes escribimos columna o artículo periodístico: en ocasiones es la actualidad la que determina el asunto de fondo, sobre todo en los artículos más políticos, influencia que, sostiene, ancla la libertad pero no la excluye.

Sobre la disciplina, expresa que no resulta menos necesaria, porque el artículo es un género de límites amplios aunque indudables que excluye ciertas fórmulas literarias, como el soneto o el tratado.

Hace otras reflexiones, a mi juicio muy interesantes, sobre el tema.

Afirma, por ejemplo, que el artículo periodístico impone condicionamientos menos formales, que él relaciona con virtudes morales, como la modestia o la responsabilidad.

Hay novelistas y poetas egotistas que aseguran –a mi juicio siempre falsamente– que sólo escriben para sí mismos: por suerte, este autismo dudosamente veraz está prohibido al articulista”.

Añade entonces que nadie es tan arrogante o tan imbécil como para decir que escribe artículos sólo para él mismo, que el género impone pensar en otros, en los demás.

Expresa que un buen escritor de artículos es un “acelerador de partículas imaginativas y racionales”, lo cual excluye el mero capricho autocomplaciente.

Y es contundente: “Trate de lo que trate, el artículo de periódico siempre cumple una función política, es decir, se debe a la polis y a las obligaciones de nuestra comunidad”.

Fernando Savater señala dos defectos de los blogs o fórmulas parecidas de la red y que el artículo periodístico prácticamente nunca puede permitirse: “la irresponsabilidad del anonimato” y la extensión del texto.

Del primero dice que en un periódico, el autor de un texto siempre está localizado o es localizable y que nunca puede difuminarse en lo inasible “ni proferir enormidades desde detrás de una máscara que pertenece a cualquiera o a todos los que quieran adoptarla”, algo que, refiere, funciona como un truco para la impunidad en la ofensa o el delito, “es decir, como un santuario de la cobardía”.

Del segundo, señala que es algo que en ocasiones puede verse como una ventaja.

Los que debemos atenernos a la estrechez de los márgenes de la prensa en papel, con sus endémicas carencias de espacio, envidiamos en ocasiones a quienes gracias a la anchura del ciberespacio pueden extenderse hasta el infinito sin más restricciones que las dictadas por la propia fatiga (aquí el aburrimiento del lector no cuenta)”.

Entra entonces en un tema que cada vez más me atrae: el de ser breves en el texto.

Para él, colaborar en prensa deja una lección de humildad: que el más apretado y compacto artículo que uno cree haber ya desgrasado al máximo siempre mejora cuando aún se le suprimen tres o cuatro líneas por exigencias de la composición de la página impresa.

“Así se sufre, pero también se aprende”, manifiesta y añade enseguida: “Un articulista no debe escribir mucho, sino muchos pocos”.

Comenta que en la brevedad se encierra también cierta dosis de humanismo, es decir, un reconocimiento de la condición humana “que implica la siempre demasiada cercana mortalidad”.

Trae entonces a colación a su actual filósofo predilecto, el pensador germano Odo Marquard, quien en uno de sus breves ensayos expresa: “En vista de la brevedad de la vida de los hombres mortales, y en la medida en que, por  decirlo así, constituyen un ataque a la limitada capacidad humana de atención y al escaso presupuesto de su tiempo de vida, los textos son siempre cargas y molestias para el prójimo. Esto significa que todo texto debe siempre hacer penitencia por su propia existencia”.

El escritor español sostiene que la brevedad es uno de los modos de purgar esa penitencia, y que otro es el estilo.

De nuevo recurre a Marquard: “El juego estilístico y estético de las formulaciones no es lo opuesto a la seriedad, sino una de sus concreciones: aquella que toma tan en serio la seriedad que considera necesario hacerla más soportable”.

En la contraportada del libro se recuerda un pensamiento que Savater acostumbra decir: “Piense usted. Como quiera y pueda, pero piense. Luego razone su pensamiento con los demás, para pensar mejor”.

Desde hace ya buen tiempo, desde que leí por primera vez este texto de Savater, me bulle la idea de ser cada vez más breve en mis textos. Me revolotea ese: “Un articulista no debe escribir mucho, sino muchos pocos”. Cualquier día daré ese paso.

(Un día en amena plática con Alfonso Salces, director de Notiver, con mucha agudeza me refirió de alguien con fama de escribir muy bien. Ante mi extrañeza, completó: bueno, escribe muy bien aunque no diga nada.)

En varias ocasiones he coincidido con Savater al expresar que el funcionario y el periodista tienen el mismo objetivo: servir a la sociedad, en nuestro caso a los lectores, que son a su vez los electores. De alguna forma, sí somos servidores públicos.

Hoy más que nunca, con los nuevos aires que soplan, en Veracruz se dan las condiciones para enfatizar en esa función.

El 28 de diciembre pasado, cuando se reunió con los diputados locales para analizar el presupuesto 2017, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares reiteró su respeto a la libertad de expresión, dijo que reconsideraría el financiamiento a medios pues no se van a comprar conciencias y pidió que los periodistas hagan su tarea.

Entiendo yo que dispuso someterse al escrutinio de los medios y que no teme a la crítica (yo no creo que le tema luego de que fue sometido brutalmente a una campaña negra, de lodo, de la que salió avante), lo cual es sano si se quiere una sociedad democrática.

En los dos meses y medio que lleva gobernando, a mí me alienta ver que mis compañeros columnistas y articulistas abordan los más diversos temas, muchas veces, tal vez hasta la mayoría de las veces, haciendo crítica al gobernante y a sus colaboradores y, que yo sepa, hasta la fecha no han sido molestados por ello.

Me atrevo a pensar que esta tendencia se incrementará cuando se reconfirme que no habrá más convenios o acuerdos publicitarios como en el pasado reciente, lo cual dejará a salvo a todos de cualquier compromiso que pudiera comprometer su independencia, su libertad de criterio y de decir lo que quiera y  como quiera.

Y sí, como pide Savater, yo también le digo y le solicito a mis lectores que piensen, como quieran y puedan, y que razonen lo que piensan. Si lo hacemos, entre todos pensaremos mejor y seguramente nos volveremos más vigilantes y más exigentes y no permitiremos más hechos tan dañinos y dolorosos como los que tienen postrado ahora a Veracruz.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.