Morena destapa su precandidato por Xalapa

Morena
Hipólito Rodríguez Herrero FOTO: PRENSA UV
- en Opinión

Arturo Reyes Isidoro / El Doctor en Ciencias Sociales, Hipólito Rodríguez Herrero, será el candidato de Morena a presidente municipal de Xalapa. Ayer en un video que subió a su muro de Facebook, de hecho lo destapó ya Cuitláhuac García Jiménez.

El video titulado “Patinando en las calles de #Xalapa, o sea a patín con el Dr. Hipólito Rodríguez” los muestra recorriendo la colonia Obrero Mundial colindante con la Carolina Anaya y hacen tomas de las calles con rezago social.

Ahí, Cuitláhuac dice que “va a tener un papel muy importante” y que recorren la ciudad “así como se debe hacer, como lo hicimos nosotros en las colonias, hablando con la gente casa por casa” y que “no nos pierdan de vista”.

Es licenciado en Economía por la UNAM, tiene una maestría en la Universidad de Toulouse Le Mirail, Francia en el Programa de Estudios Latinoamericanos con especialidad en Historia Urbana, además de un doctorado en Ciencias Sociales, con especialidad en Antropología Social, en el Programa de la Universidad de Guadalajara-CIESAS Occidente. Actualmente es profesor investigador de tiempo completo en el CIESAS-Golfo y pertenece al Sistema Nacional de Investigadores, Nivel I.

Una mujer, para alcaldesa de Emiliano Zapata

Mientras el PRI deshoja la margarita sobre a quién postularán como candidato a la alcaldía de Xalapa, porque fuera de Ricardo Ahued se les cierra el mundo, ayer se registraron el empresario Nicanor Moreira y Ana Miriam Ferráez para buscar contender por el PRD-PAN (se piensa que al final uno irá como candidato a la presidencia y la otra como candidata a la sindicatura) mientras que el doctor Carlos Arturo Luna Escudero lo hizo por Movimiento Ciudadano el viernes pasado. Será un verdadero choque de trenes entre Morena y la alianza PRD-PAN.

En Emiliano Zapata, municipio ya conurbado con Xalapa,  una mujer trabajadora y con muy buena imagen se registró el sábado para buscar la alcaldía por el PRD. Es la maestra Adelfa Solano Viveros, quien también tenía la invitación para contender por Morena. Se mantiene fiel a su partido. Igual, por el PRD, pero en Tlacolulan, se registró Gabriela Colosia Hernández, una joven que tendrá una dura batalla con el candidato o la candidata por Morena.

En Pánuco podrían ir Octavia Ortega Arteaga por el PRI, Ricardo García Guzmán por el PVEM y Ernesto Juárez del Ángel por el PAN-PRD; en el otro extremo, en el sur, en Agua Dulce, Jorge Esperón Heredia espera contender por el PAN-PRD y enfrentarse a quien postule Morena, que lo que va quedando claro es que la verdadera batalla se dará entre los candidatos del PAN-PRD o PRD-PAN y los de Morena.

El empresariado jala ya con AMLO

Es una anécdota muy vieja. Data del siglo pasado, del gobierno de Rafael Murillo Vidal.

Una noche, luego de hacerlo esperar, el gobernador recibió a Mario Chávez Buendía, su equivalente entonces del hoy Secretario de Desarrollo Económico.

Mario iba cargado de fólders y una maqueta. Le iba a tratar lo referente a la instalación de un parque industrial en el municipio de Emiliano Zapata.

Don Rafael lo trató con desdén e hizo a un lado la maqueta. Le dijo que se dejara de cuentos. Que los empresarios no necesitaban que alguien les dijera dónde invertir, que ellos siempre sabían hacia dónde ir.

Muy pragmático, creo que Murillo Vidal tenía razón. Los verdaderos hombres de negocio tienen una visión natural para saber dónde está el billete, dónde pueden ganar, dónde una inversión les va a redituar. Nunca apuestan a perder. Carlos Slim sería el más claro ejemplo.

Creo que en ellos es más aplicable el dicho de que no tienen amigos sino que tienen intereses, business son business.

Hago toda esta introducción porque me llamó ayer la atención la nota principal del diario El Universal sobre los empresarios del país que a un año de la elección presidencial ya están arropando a Andrés Manuel López Obrador.

Conservadores por tradición, durante muchos años identificados con la derecha y el panismo, satanizados después como enemigos de la izquierda y aliados del priismo, sorprenden hoy los nombres que alientan al tabasqueño con raíces veracruzanas.

Ellos forman parte de un consejo consultivo del famoso Peje, lo acercan con el sector empresarial y fungen también como sus asesores en diversas áreas. Sus nombres son:

Marcos Flasticht Sackler, suegro del presidente de Grupo Televisa, Emilio Azcárraga Jean; Alfonso Romo Garza, empresario de Nuevo León dedicado a los rubros del agro y casas de bolsa; Miguel Torruco Marqués, secretario de Turismo de la Ciudad de México hasta ayer, ya que ante la revelación de El Universal lo cesó fast track Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Torruco es además consuegro de Carlos Slim Helú; Raúl Elenes Angulo, integrante de la Secretaría de Pesca (no se sabe si lo va a cesar Enrique Peña Nieto); Jaime Bonilla, empresario de telecomunicaciones en Baja California; Adrián Rodríguez Macedo, otro empresario de Nuevo León; e Isaac Masri, empresario artístico.

¿Realmente estos hombres son de izquierda o se les puede considerar con alguna tendencia a serlo? ¿De pronto les nació una preocupación por las causas sociales de México, incluida la pobreza y la extrema pobreza, cuando han fincado sus fortunas en el resto de la población?

Me cuesta creer que de repente se hayan sensibilizado y no creo que estén dispuestos a sacrificar ganancias y menos a compartir sus beneficios o riquezas con los más pobres. Primero pasaría un camello por el ojo de una aguja. Creo más bien que se están amarrando el dedo ante el riesgo que representa la llegada al poder de un populista como López Obrador, quien podría terminar castigándolos como hizo Hugo Chávez en Venezuela con los empresarios de aquel país.

Pero si lo están haciendo es porque, ahora sí, le ven todas las posibilidades de que llegue a la presidencia de la república; se ha alertado el olfato de estos hombres, su instinto para hacer negocios redituables, que les dice que el futuro, su futuro está con López Obrador.

Otro detalle que llama poderosamente la atención es que ya perdieron el miedo a sufrir represalias por parte del otrora hegemónico gobierno priista, que antaño tomaba duras represalias contra quienes se salían del corral tricolor, con auditorías de Hacienda draconianas capaces de hacer quebrar a cualquiera o incluso llevarlo a prisión.

En Xalapa, el reconocido empresario exalcalde de Xalapa y exdiputado local David Velasco Chedraui tenía toda la intención de ser candidato de nuevo a la presidencia municipal de la capital del Estado y su intención era que lo arropara Morena, pero lo batearon de ese partido. Pero de que quería ser moreno, quería.

Vistas así las cosas, no se sabe si en algún momento los emblemáticos empresarios xalapeños Chedraui Obeso, Alfredo y Antonio, tíos de David, dueños de un poderoso consorsio empresarial con muchas tiendas hasta en Estados Unidos, arroparán también a AMLO si los invitan a sumarse, que apellidos como Slim o Azcárraga son apellidos “ancla”, para usar un término que ellos utilizan para sus tiendas o almacenes señuelo para atraer a los consumidores.

Recientemente comenté en esta columna que en el caso de Veracruz, la elección de 2018 será muy diferente a la de 2017, pues si bien este año panistas y priistas se darán hasta con la cubeta con tal de quedarse con el mayor número de alcaldías, no será nada raro que el próximo año cierren filas y conformen un solo bloque para contener y no dejar que López Obrador gane la Presidencia, pues unos y otros perderían sus privilegios y verían seriamente amenazados sus intereses.

Aunque me han pedido reserva en los detalles, lo cierto es que ya ha habido reuniones entre azules y tricolores y de otros colores y el tema ha salido a colación y el futuro propósito ha sido ya puesto sobre la mesa.

El lunes pasado, comenté la considerable concentración que había logrado un día antes en Xalapa, el 5 de febrero, López Obrador. Un asiduo lector de “Prosa aprisa”, reconocido gastroenterólogo de Xalapa pero que me pidió omitir su nombre, me escribió lo siguiente:

“Sería bueno comentar dos cosas

La primera. Las concentraciones de López Obrador son miles de acarreados al puro y más viejo estilo del PRI. Las mismas mañas de siempre. Los camiones fletados que llenaron Xalapa no mienten.

Dos. Quién paga?? !De dónde sale el recurso?   Quién pone la lana para los viajes, los acarreados, la logística.  Y por último. Dónde está el IFE?  El Sr. anda en campaña violando impunemente la ley”.

Creo que luego de la revelación ayer de El Universal se tiene ya una posible respuesta de quién paga, de dónde sale el recurso, quién pone la lana para los viajes, los acarreados, la logística: de los empresarios que lo arropan, quienes seguramente ven en lo que erogan no un gasto sino una inversión. Se están blindando. Su ideología no es de izquierda ni de derecha, ni de socialismo sino de capitalismo, de dinero, de dividendos, de ganancias.

¿Los empresarios de Xalapa, de Veracruz, de Boca del Río, de Córdoba, de Orizaba, de Coatzacoalcos, de Poza Rica y de las ciudades medias tomarán también previsiones por si las dudas? ¿En lugar de apoyar este año a los candidatos del PAN y del PRI lo harán con los de Morena, máxime que el gobierno tricolor les quedó a deber y el blanquiazul no les ha dado siquiera un abono hasta ahora?

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.