Érika Ayala, por favor concédenos el privilegio de tu silencio

Érika
Xalapa, Ver. Érika Ayala Ríos FOTO: GUSTAVO MARIO CID/FOTOVER

Pareciera que la líder del Cobaev, Érika Ayala, estaba poseída por el espíritu de don Jesús Reyes Heroles cuando declaró que «los políticos deben entender que la política es un trabajo social, el beneficio debe ser para los ciudadanos y no personal, porque de lo contrario se pierde el sentido de la política». De verdad que no se entiende cómo es posible que algunos políticos no puedan quedarse callados.

Se necesita ser muy caradura para declarar las palabras de la maestra Ayala. Se recordará que luego de ser aprobada la Reforma Educativa en enero de 2013, que prohíbe que maestros comisionados a sindicatos sigan cobrando su sueldo, la lideresa del Sindicato Único Independiente de Trabajadores del Colegio de Bachilleres del Estado de Veracruz (Suit Cobaev) se mantuvo cobrando durante tres años un salario mensual de 32 mil 505 pesos, claro, con la protección del duartismo.

Seguramente se mordió la lengua cuando dijo que «el beneficio debe ser para los ciudadanos y no personal». De esta forma, de enero de 2013 hasta enero de 2016, la líder sindical habría cobrado un aproximado de un millón 600 mil pesos por concepto de sueldo, mientras se enfocaba en ser dirigente estatal del PRI y respaldar la campaña a diputada federal de Elizabeth Morales, además de encabezar su sindicato. Por favor, que alguien le refresque la memoria a esta líder que ya no es ningún activo para su partido.

Por cierto, y para reafirmar que esta líder cuando abre la boca sólo lo hace para regar más el tepache, por ahí declaró que la justicia debe ser pareja para todos y no politizarla.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.