Sara Ladrón de Guevara, pide pero no le dan

Xalapa, Ver.- La rectora de la UV, Sara Ladron de Guevara FOTO: PATTY BARRADAS/FOTOVER
- en Opinión

Armando Ortiz / De acuerdo con el ranking de universidades de México la Universidad Veracruzana tiene apenas 9.8 puntos, en una escala de 100, en cuanto a prestigio. Cabe señalar que en este rubro la UNAM tiene 100 puntos y el Instituto Tecnológico de Monterrey tiene 98.4 puntos. En cuanto a Calidad la UV tiene apenas 36. 2 de los 100 puntos y en acreditación sólo 32.2 puntos. No extraña entonces que en el QS University Rankings: Latin America 2016, quizá el más prestigioso de todos los rankings universitarios, la UV esté en el lugar número 132 de las mejores universidades de Latinoamérica; muy por debajo de universidades más pequeñas las cuales reciben mucho menos presupuesto que la UV. Con estos números la rectora Sara Ladrón de Guevara tenía muy poco margen para negociar en el Congreso del estado. De modo que Sara Ladrón de Guevara tendrá que conformarse con lo que le den, sin posibilidades de que le aumente más presupuesto para disponer dispendiosamente de ese dinero. Lo que debería hacer la UV, antes que estar solicitando más presupuesto es aprender a administrarlo, aprender a optimizar recursos y aprender jerarquizar prioridades. Sara pensó que con Yunes Linares le iban a abrir las puertas del paraíso presupuestal, sin embargo trascendieron los excesos de los funcionarios universitarios y de la propia rectoría; de modo que Sara, como la canción de “los maderos de San Juan”, pide queso, pero no le dan ni un hueso.

Y que se enoja la “Tiliches”, perdón Ana; se debería enojar con Fidel, que la dejó plantada

Pues dio mucho que decir la nota sobre la no llegada de Fidel Herrera al estado de Veracruz. Y es que el oriundo de Nopaltepec había asegurado muy digno que vendría a Veracruz a limpiar su honra y ya hasta había convocado a conferencia de prensa el día sábado en el aeropuerto “Heriberto Jara” del puerto de Veracruz. Hasta allá se trasladó nuestra amiga “Ana”, quien subió una fotografía de ella en el aeropuerto, comentando que ya estaba lista esperando al mesías de Nopaltepec. Pero “Ana” se quedó como la Penélope de la canción de Serrat, “con su bolso de piel marrón y sus zapatitos de tacón y su vestido de domingo”, porque Fidel Herrera no llegó. Sin embargo “Ana” no se enojó con Fidel que la dejó como novia de rancho, antes bien le mandó bendiciones hasta Barcelona. Con quien sí se enojó fue con el editor de Libertad bajo Palabra, a quien ya le leyó la cartilla; en defensa de nuestro editor habría que decir que éste sólo quiso exponer la descortesía y el agravio del que ella había sido objeto. Porque si Fidel hubiera sido otro le hubiera mandado avisar que no llegaba.

Como en los viejos tiempos, Marlon Ramírez manda a sus huestes a manifestarse en contra de Renato Alarcón; nadie los peló

Una de las actividades que tuvo Marlon Ramírez en su momento fue administrar a los grupos de choque y utilizarlos según conviniera a sus jefes. Para ello tenía a sus disposición el dinero de la partida “para expresiones sociales”, que era dinero en efectivo de la Secretaría de Gobierno que se usaba con discrecionalidad. Sin embargo esa caja chica también servía para darse de vez en cuando algún lujo, de tal manera que si hacía falta se contrataba a unos cuantos buscachambas, de esos que andan pidiendo 20 pesos en el centro de Xalapa, se les daban algunos carteles y los ponían a cerrar la vialidad en la calle Enríquez. Pues recordando sus viejos tiempos Marlon Ramírez, quien amagó con renunciar al PRI, mandó a Gabriel Méndez, liderzuelo del PRI en el puerto de Veracruz, para que se manifestara en contra de la imposición de Renato Alarcón, como presidente del PRI estatal. Por supuesto los manifestantes no pasaron de una decena, pues al no haber presupuesto de la Secretaría de Gobierno Marlon tiene que poner de su bolsa. La verdad nadie les hizo caso, y sólo fueron a pasar frío esos manifestantes; a ver si al rato no se le enferman de gripa.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.