Los maestros revoltosos y flojos tenían razón con el efecto demoledor de las reformas

En principio, los padres de familia se oponían a las manifestaciones contra la reforma Educactiva, ahora ellos se han dado cuenta que esas reformas sólo han causado peores condiciones en el país FOTO: WEB

Hace apenas unos tres años atrás, gran parte de la sociedad mexicana tenía una percepción equivocada del maestro. En el 2013, cuando estaba en alto la revuelta y protesta magisterial por la aplicación de la reforma Educativa, no se bajaba al maestro de revoltoso y flojo. No se comprendía el alcance y no se entendía el enojo magisterial. El maestro luchaba por defender sus derechos y, por consecuencia, la escuela pública.

El padre de familia llegó a considerar al maestro como su enemigo, sin embargo, con el paso del tiempo y con la aplicación de la reforma hacendaria y energética, las cosas han cambiado. Se ha redignificado el papel del maestro como pedagogo y luchador social. Muchos padres de familia están sintiendo el efecto demoledor de las reformas gubernamentales directamente en sus bolsillos.

Por esas razones, se ha reconocido y valorizado la lucha magisterial, el descontento por las reformas, Educativa, Fiscal y Energética, es evidente; el hartazgo y descontento por los incrementos a la gasolina, colegiaturas y a la canasta básica. Por eso, hoy ya no resulta sorprendente ver marchar juntos a los maestros y padres de familia.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.