César del Ángel, el rostro de la impunidad ha caído

César del Ángel y sus 400 Pueblos tomaban plazas y regaban sus heces en los jardines, invadían predios y se los apropiaban, agredían a personas y a enemigos del gobierno. Se atrevieron a ir en contra de periodistas. Nada los detenía, seguían haciendo de las suyas, mostrando desnudos a niños y niñas, jovencitas menores de edad que enseñaban sus pechos nacientes, y ancianos que de manera indigna eran usados como carne desnuda para causar lástima.

Nadie lo detenía, nadie se atrevía siquiera a detenerlo. La Comisión de Derechos Humanos nunca se pronunció por el abuso que se hacía de las personas; el Instituto Veracruzano de la Mujeres nunca se manifestó por el trato indigno que se daba a las jovencitas; el DIF estatal nunca dijo nada de que se tratara con desprecio la ancianidad de las personas o la inocencia de los niños. Nadie lo detenía, César del Ángel era el rostro de la impunidad en Veracruz.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.