Con la investidura por delante

Protesta
Xalapa, Ver. El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares FOTO: PATTY BARRADAS/FOTOVER
- en Opinión

Aurelio Contreras Moreno / Este fin de semana, el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, y el dirigente nacional del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, se enfrascaron en un curioso intercambio de acusaciones a través de las redes sociales.

Esto tras de que el dos veces ex candidato presidencial realizara una gira por municipios del norte de Veracruz, durante la cual arremetió en críticas contra el mandatario estatal, a quien acusó de haber pactado con el gobierno de Enrique Peña Nieto para no revelar presuntos nexos de éste con el duartismo prófugo, a cambio de lo cual, según López Obrador, la administración yunista recibió siete mil 500 millones de pesos.

El que un dirigente político-partidista haga señalamientos de este tipo en medio de un proceso electoral como el que está en curso en el estado de Veracruz, donde este año se renovarán los 212 ayuntamientos de la entidad, es hasta cierto punto normal, parte del folklor de las contiendas políticas, en las que suelen hacerse acusaciones de todo tipo sin importar sin éstas tienen sustento o no. De lo que se trata es de lanzar golpes y hacer ruido.

Lo que sí llama profundamente la atención es la respuesta del gobernador Yunes Linares, quien directamente en las redes oficiales de López Obrador publicó un duro mensaje en el que le reviró al tabasqueño sus presuntos lazos y acuerdos con Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa, y a su más puro estilo, lo retó a presentar pruebas de sus dichos ante las autoridades estando él presente, y lo acusó de vivir de los impuestos de los mexicanos.

Este zipizape entre dos políticos no tendría mayor importancia que la del chisme y la grilla propia de los periodos electorales, salvo por un detalle: quien le contestó al dirigente partidista fue el gobernador de un estado.

¿No había nadie más que, en similitud de circunstancias y jerarquías, saliera a responder a las críticas del líder de Morena? ¿No cuenta Miguel Ángel Yunes Linares con operadores políticos que se dediquen a hacer ese tipo de trabajo? ¿No hay nadie en el PAN o incluso en el PRD, donde conocen muy bien a López Obrador, que diera la cara? ¿Tenía el gobernador de Veracruz, con su investidura por delante, que meterse personalmente en un pleito con fuerte tufo electorero? Porque al usar el gobernador Yunes Linares de esta manera sus cuentas oficiales de redes sociales, invariablemente nos remite a lo que hacía su antecesor, Javier Duarte de Ochoa, quien “gobernaba” (es un decir) por Twitter, con los resultados que todos conocemos.

La investidura de Gobernador de Veracruz se merecería un trato más respetuoso.

Más de despidos

Al correo de la Rúbrica llegó este mensaje de una lectora, a raíz de la entrega titulada “Despidos, revanchas y elecciones”, que se reproduce a continuación: “Soy Laura Paz Baeza, licencianda en informática titulada y vengo de empresa privada acostumbrada a trabajar. Llego a la Secretaría de Salud y consigo un contrato de capturista del programa de planificación familiar en Orizaba, Veracruz, con un sueldo de seis mil 400 pesos mensuales con la esperanza con el tiempo poder homologarme. Ya llevo cinco contratos continuos de seis meses pero regreso el día lunes 2 de enero a laborar y ya no me permite entrar la nueva administración, que mi contrato se había terminado y gracias”.

El sindicato estatal de Sesver dijo que nulo apoyo a los de contrato porque no aportamos cuotas. Sin embargo, era a los primeros que nos mandaban a marchas, paros y protestas para apoyar que los compañeros de base lograran sus prestaciones y ahora se olvidan de nosotros, que nos quitan para no crear derechos. Mi familia depende de mí y de la noche a la mañana nos dejan en la calle. Tengo una hija en la Universidad. Ya le escribí al gobernador y no contesta. Le pido por favor publique algo relacionado a mi caso. Ojalá y así nos volteen a ver. No todos entramos por recomendación ni somos priistas. Además, tengo una profesión y me gusta trabajar”.

Y así, decenas de trabajadores en Veracruz.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.