Yunes Linares: el reto del notario Hillman

Hillman
Yohan Hillman Chapoy FOTO: COSTA VERACRUZ
- en Opinión

Mussio Cárdenas Arellano / 

* Notarios implicados con empresas fantasma  * El reto de Yohan Hillman  * Su mano en el parque de Tony Macías  * Una escritura chueca en Santa María  * Iván y su mafia van por CMAS  * Paul Martínez: negro historial  * Desaire de Yunes a Caballero  * Mónica y Chiquiyunes juntos 

Yohan Hillman vive en el pasado, en la impunidad del duartismo, en el reinado de Tony Macías, su cliente, y en las chuecuras de la ley. No lo inquieta Miguel Ángel Yunes. No lo sacuden las empresas fantasma. Cree, aún, en la falsa fe del notario.

Reta al yunismo el notario 2 de Coatzacoalcos, Yohan Hillman Chapoy, cuando niega que el escándalo de las empresas fantasma alcance a su gremio, el notariado de Veracruz, de cuyo Colegio estatal es vicepresidente.

Se jacta y replica. Sus pares, los notarios, aduce, están exentos de culpa. Dan fe de la constitución de las empresas, acuden al Registro Público de la Propiedad y ahí termina sus actuación.

Así descarta que el saqueo con empresas fantasma tenga que ver con el notariado, que lo implique y le resulte responsabilidad.

Ligadísimo al duartismo, fue Yohan Hillman Chapoy el notario que extinguió el fideicomiso con el que Jesús Antonio “Tony” Macías Yazegey, suegro del ex gobernador Javier Duarte, se apropió de 60 hectáreas en el poniente de Coatzacoalcos, por la mano generosa de Fidel Herrera Beltrán. ¿O es prestanombre del ex gobernador?

Dio fe de la extinción del fideicomiso F/4012220-9 de Bancomer, el 12 de julio de 2012, en una operación ventajosa pues Tony El Incómodo no erogó un centavo para quedarse con la tierra de Coatzacoalcos, trasladando una fracción al banco a manera de pago. Así consta en la escritura 58,934 elaborada y firmada por Yohan Hillman Chapoy.

Un caso el notario Hillman Chapoy, el primogénito del Clan Hillman, hijo de Juan y hermano de Iván, ambos ex alcaldes de Coatzacoalcos y ambos notarios también; de Jonathan, el menor, dedicado a la construcción; una ex esposa dedicada al negocio inmobiliario. O sea, la tierra: los que venden, los que edifican, los que autorizan, los que dan fe.

Hay en los archivos del Registro Público de la Propiedad evidencia de que no sólo su fe notarial es frágil sino que falsea la verdad y viola la ley, que certifica despojos, que trampea con la profesión.

Tórrido el caso, el de las empresas fantasma, sugiere que si Yunes sabe buscar que le busque en otro rincón. El de los notarios está a salvo, es inmune, es un santuario a prueba de cualquier gobernador.

Pontifica San Yohan. Su gremio, el de los notarios sin mérito, beneficiarios de patentes por componendas y cochupos, por pago de favores entre priistas, ni es sagrado ni es intocable.

Su notaria le viene de rebote. Era el número 4 de Coatzacoalcos y la permutó con su padre, Juan Hillman Jiménez, quien se desempeñaba en la 2, ahí donde se urdió el despojo de la reserva territorial, donde se modificaron los polígonos, donde se ignoraron las coordenadas del plano original de la Reforma Agraria, donde inició el atraco que permitió a Fidel Herrera constituir el Parque Tecnológico Puerto México, simular un desarrollo industrial y de servicios y multiplicar el precio del metro cuadrado favoreciendo el enriquecimiento descomunal del “suegro incómodo” de Javier Duarte, Tony Macías. ¿O es el prestanombre de Fidel?

Trece notarías, según reveló el portal Animal Político, están implicadas en la creación de 21 empresas fantasma, a las que el gobierno duartista otorgó 73 contratos para el suministro de servicios o compra de bienes. Tres secretarías realizaron la operaciones: Educación, Protección Civil y Desarrollo Social, así con el DIF de Karime Macías, esposa del ex gobernador Javier Duarte.

Luego diría el Servicio de Administración Tributaria de la Secretaría de Hacienda, que son 69 empresas fantasma o fachada, sobre las que hay denuncia y juicios en curso. En todas aparecen los mismos socios, los mismos domicilios. La mayoría ni siquiera sabían que eran accionistas y menos que ganaron miles de millones de pesos y que cayeron en falta de pago y ahora son evasores fiscales. Y quienes llevaron el dinero fueron Javier Duarte y sus engendros.

A Yohan Hillman no le inquieta. Deslindó a su gremio en mayo, luego del reportaje. Ahora lo hacen otros, como Isidro Cornelio, también del clan hillmanista, cuando el secretario de gobierno, Rogelio Franco Castán, advierte que habrá investigación a los notarios que dieron fe de la constitución de las fantasmales empresas y a todas aquellas en las que se observe alguna irregularidad. O sea, todas.

Implicados están el ex socio de Juan Hillman en el Grupo Pantera de Coatzacoalcos y ex líder del Congreso de Veracruz, Francisco Montes de Oca López, su hijo Fernando Montes de Oca Zárate, Manuel Alonso Montes de Oca Boylán, Jorge Monreal Montes de Oca, Israel Ramos Mange, Luis Manuel Rodríguez Quirasco, Wendy Mariana Cruz de la Fuente, Daniel Cordero Gálvez, Alberto Javier Robles Mijares, Gabriel Arellano Cruz Maraboto, Jorge Guillermo Francisco Aguilar Montiel, Óscar Alemán Páramo, Pablo Morano Rodríguez.

Todos dieron fe de la constitución de las empresas, usadas luego para simular venta de servicios y productos y así provocarle un daño patrimonial que en un principio se calculaba en 645 millones de pesos, luego en 904 y finalmente en más de 2 mil millones.

Otras notarías también serán pasadas por el filtro. Acusa Franco Castán que se presumen irregularidades en su asignación o rebasan el número de lo que admite una demarcación.

Salvador Muñoz, en su columna Los Políticos, describe orígenes y relaciones entre el notariado, familiaridades y pasado priista. Uno de ellos, Edgar Spinoso Carrera, es señalado de saquear al gobierno estatal dada su estrecha relación con Javier Duarte.

Dice Salvador Muñoz:

Francisco Montes de Oca, conocido en Coatzacoalcos como El Pantera; Fernando Montes de Oca Zárate, Manuel Alonso Montes de Oca Froylán y Jorge Monreal Montes de Oca. Como se puede observar, los Montes de Oca son una familia muy notoria de notarios.

Igual está Israel Ramos Mange, hijo de Raúl Ramos Vicarte. (Ramos Vicarte fue director de Notarías del gobierno duartista).

“Luis Manuel Rodríguez Quirasco, quien es hijo de Nohemí Quirasco Hernández. (Nohemí Quirasco fue secretaria de Gobierno de Miguel Alemán Velasco).

Wendy Mariana Cruz de la Fuente, hija de la notaria María de Lourdes de la Fuente Guillén.

“Pablo Morano Rodríguez, Daniel Cordero Gálvez, Gabriel Arellano Cruz Maraboto, Jorge Guillermo Francisco Aguilar Montiel, Óscar Alemán Páramo y Alberto Javier Robles Mijares, de los consentidos del fidelato, pues fue durante ese sexenio donde se vieron favorecidos de un modo u otro con su Notaría o adscripción”.

Casta privilegiada, la de los notarios están la mira del gobernador. Son feudos políticos de altísima rentabilidad económica, que enriquecen a los federativos. Son también ventanas de corrupción, despojo de tierras con fe notarial, sociedades mercantiles que se crean en las notarías y no en sus domicilios sociales, empresas fantasma cuyos socios no acuden a constituirlas pero que son avaladas con la firma del notario, que afirma conocer al firmante de los documentos y éstos no existen.

De algunas de las notarías señaladas, bajo sospecha, dice Salvador Muñoz:

“Notaría 8, Xalapa, Amadeo Flores Villalba, hijo del (aún) dirigente del PRI estatal, Amadeo Flores Espinosa y Magistrado. (Flores Espinosa fue procurador de Javier Duarte).

“Notaría 11, Xalapa, Miguel Ángel Díaz Pedroza y la Notaría 61, Boca del Río, Armando Adriano Fabre; suegro y yerno. (Díaz Pedroza, ex secretario de Gobierno de Dante Delgado; Armando Fabre, el que ayudó a Javier Duarte a tronar el Instituto de Pensiones del Estado).

“Notaría 17, Córdoba, Francisco Portilla Bonilla, ¡otro Magistrado! Está de más comentar su labor para el Gobierno estatal y Legislatura pasados. (La pieza del gordobés para encabezar la Sala Anticorrupción a modo en el Poder Judicial).

“Primera de Veracruz, Gustavo Souza Escamilla, el salsero mayor… bueno, se disputan el título Domingo Yorio Saqui y El Pollo Pérez Fraga… ex funcionario fidelista.

“Notaría 51, Medellín, Carla Rodríguez González, que si los cálculos no me fallan, es hija de un reconocido priísta como es Carlos Rodríguez Moreno.

“Notaría 5, Coatzacoalcos, Iván Hillman Chapoy, el famoso yerno del dueño de El Diario del Istmo y esposo de la ex diputada Mónica Robles. (Hermano de Yohan e hijo de Juan, notarios 2 y 4 en esa demarcación).

“Notaría 17, Río Blanco, José Martín Sanoja González. Lo ubican como incondicional de Adolfo Mota Hernández y de Flavino Ríos Alvarado. Fue parte del Patronato de Fomento Educativo.

“Notaría 35, Emiliano Zapata, Ángel Ramírez Beltrón, más conocido como uno de los asesores de Pipo Vázquez Cuevas.

“Notaría 20, Emiliano Zapata, Edgar Spinoso Carrera, diputado federal por Martínez de la Torre… ¿qué jijos del maiz hace en Emiliano Zapata?

“Notaría 9, Xalapa, Arturo Hernández Reynante, quien se vio envuelto en un escándalo cuando lo señalaron de utilizar sus influencias para arrebatarle su hijo a Isis López López. Ella estuvo casada con Karlo Hernández Orozco, vástago del notario.

“Notaría 14, Córdoba, Esperanza Broca Castillo, suegra de Liliana Yunes, hija de Héctor Yunes Landa. (Liz Yunes, subdirectora de Inspección y Notarías, es la hija duartista del senador y frustrado aspirante al gobierno de Veracruz).

“Notaría 4, Veracruz, Juan de Dios Zamora Hernández Jáuregui, quien tiene una investigación ministerial (139E/2014) en contra junto con dos personas más. El denunciante, Octaviano Cruz, el Galambao.

San Yohan Hillman está implicado en la elaboración de escrituras que violan la ley. Falseó información al otorgar una de ellas a la familia Valencia de Coatzacoalcos, pese a existir un juicio civil que demostró que no era propietaria de la extensión de tierra que reclamaron y cuyo fallo les fue adverso.

Se trata de la escritura con que María Teresa Gómez de Valencia nombra herederos a dos hijos. La hacen valer ante el notario Yohan Hillman Chapoy, quien vía la escritura 59,399, de fecha 17 de enero de 2013, avala un evidente despojo.

Yohan Hillman consigna, da fe, que los hermanos Valencia son propietarios de 37 hectáreas de terreno, pese a existir un antecedente que no debió pasar desapercibido para el flamante notario: una venta de 11 hectáreas que la misma familia Valencia había trasladado a un particular, lo que redujo el predio a sólo 25 hectáreas.

Hillman Chapoy no sólo omite ese detalle. Expide una escritura e incurre en cambio de medidas y colindancias, en la superficie total del predio y hasta en la ubicación. Aunque sólo sea en papel, en su escritura, el vicepresidente del Colegio de Notarios de Veracruz extiende el predio desde la colonia Santa María hasta el penal regional Duport Ostión. O sea, hasta el Palacio de Justicia Federal sería propiedad de los hermanos Valencia, gracias a los oficios del notario público número 2 de Coatzacoalcos.

Con esa escritura, la 59,399, los hermanos Valencia suscribieron con la Dirección de Patrimonio del Estado de Veracruz el convenio para regularizar y cobrar una suma millonaria por los asentamientos de la colonia Santa María y los que se están dando en Punta Diamante.

Su fe notarial es falsa. Se basa en trastupijes. Y con ese bagaje moral sostiene que los notarios están exentos de responsabilidad en la conformación de las empresas fantasma de las que se sirvió Javier Duarte y su pandilla para saquear por lo menos 2 mil millones de las arcas de Veracruz.

Es un reto a Yunes azul.

Archivo muerto

Voraz, el ivanismo pretende que CMAS, salvo la dirección reservada a Rafael Abreu Ponce, sea suya. Su objetivo son las cuatro subdirecciones: Técnica, Comercial, Administrativa y Jurídica, y para ello hay propuestas: Gustavo Linares, Víctor Antonio Cruz Romero, Arturo Rubín y David Márquez, todos con su historial, en el destrampe en los cargos públicos, traficando con los servicios y hasta piñateando a la novia en la vía pública. Se trata de cercar a Rafael Abreu, someterlo y saquear la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento de Coatzacoalcos. Padece masoquismo el yunismo azul. Gustavo Linares es de Iván, de Mónica Robles, de Javier Duarte y en su momento subdelegado distrital del PRI en Coatzacoalcos por decisión del entonces líder estatal tricolor, Héctor Yunes Landa.… Flamante subsecretario de Energía del gobierno yunista, Paul Martínez Marié posee un historial que sería la envidia de cualquier reo en las mazmorras de San Juan de Ulúa. Un caso: Pepe Yunes Zorrilla, senador, bajó 50 millones de pesos de origen federal para programas productivos con un alto beneficio social. Aterrizaron 25 millones. En el yunismo rojo, el de Perote, donde Paul Martínez Marié es alcalde, hoy con licencia, se cuenta que el resto desapareció. Y no se sabe que le tipo sea mago. Otro caso: logra un acuerdo de cabildo y la aprobación del Congreso y le vende predios municipales a su regidor de Hacienda municipal, el que le confecciona los estados financieros, el que se los firma. Y así ha sido su vida, primero junto al entonces alcalde, Juan Manuel Velázquez Yunes, en cuyo ayuntamiento fue secretario, y ahora como presidente municipal. Flamantísimo y honestísimo subsecretario de Energía en el nuevo gobierno de Veracruz… No hay factura que deje sin cobrar Miguel Ángel Yunes Linares. Una, la que debía Joaquín Caballero Rosiñol, la pagó el viernes 9 en su tercer informe de labores. Confirmada la asistencia del mandatario, enterados los medios de comunicación, los panistas doctrinarios, los neopanistas, Llave Ciudadana y los farsantes que besan en la mejilla como señal de traición, Miyuli se disculpó al filo de las 3 de la tarde. Esa tarde y noche hubo cónclave en el área financiera del gobierno de Veracruz, que documenta que el quebranto es peor, que el robo es descomunal y que la crisis es mayor de lo imaginado. Paga Caballero aquel desaire a Yunes azul cuando lo invitó a ser el primer alcalde con el que se reuniera ya convertido en gobernador electo. Rehusó el edil de Coatzacoalcos el encuentro con un argumento hueco: su temor a Javier Duarte y su condición de empleado del ladrón hoy prófugo de la justicia. Un desaire se paga con otro desaire. A mano y a ver hacia adelante… ¿Imprudencia o mala leche? Juntos, Miguel Ángel Yunes Márquez y Mónica Robles de Hillman son como el agua y el aceite. De frente a Joaquín Caballero, que rendía su tercer informe de actividades, en primera fila, codo con codo, se les veía incómodos. Traducción: la hija de José Pablo Robles Martínez, dueño del periódico Diario del Istmo, que huyera de Veracruz y de México por evasión fiscal, fraudes, deudas y tráfico de influencia, y el hijo de Yunes Linares, quien era secretario de gobierno del Patricio Chirinos, a quien los Robles han acusado siempre de haber perseguido al jefe del Clan de la Succión hasta hacerlo entender que cacique no era, ni es, ni será. Vaya genialidad: juntos la hija del que se dijo perseguido y el hijo del que lo puso en su lugar…

Publicada en mussiocardenas.com
12 de diciembre de 2016
Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.