La poca dignidad de Gómez Pelegrín, debió renunciar y denunciar

Pelegrín
Xalapa, Ver. El exsecretario de Finanzas, Antonio Gómez Pelegrín FOTO: PATTY BARRADAS/FOTOVER
- en Avenida Principal, Carrusel

Señalética juezPodrán hablar de la honestidad de Gómez Pelegrín, podrán decir que el señor llegó cuando ya el barco había naufragado y que él hizo lo posible por rescatar algunas cosas del naufragio, pero el caso es que Antonio Gómez Pelegrín no era ningún retrasado mental como para no darse cuenta del enorme desfalco en la Secretaría de Finanzas, no podría haber sido tan tonto como para no darse cuenta de los muchos funcionarios de nivel medio que se enriquecieron ostensiblemente.

Su excusa hasta el momento es decir que Javier Duarte no le hacía caso. En ese dicho Gómez Pelegrín demuestra la poca dignidad que tenía; si Javier Duarte no le hacía caso y se seguía robando el presupuesto, pues el debió renunciar y denunciar al exgobernador prófugo.

Pero no, Gómez Pelegrín, como el padre de un hijo delincuente, dejó que éste siguiera haciendo lo que le viniera en gana hasta que terminó incendiando la casa. Ahora dice que no huirá y que si hay una denuncia se defenderá.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.