Carlos Lascuráin Rangel; los límites del crecimiento

Crecimiento
El arquitecto y urbanista xalapeño Carlos Lascuráin Rangel FOTO: JORGE FLORES
- en Opinión

Jorge Flores Martínez / Arquitecto y urbanista, con una perspectiva única sobre la ciudad; esta plática va de la Ciudad Jardín, del gobernador Heriberto Jara, en los años veinte del siglo pasado a la Ciudad Emplazada en un eje articulador, donde Xalapa da paso a una serie de ciudades interdependientes, rematadas por una zona industrial.

Esta conversación entrega una visión del arquitecto como planeador, en la mayor escala posible que es la ciudad, a la que considera suya en el significado más entrañable que el poseer sea posible.

—¿Carlos cómo ves a Xalapa en la actualidad?

—Para entender Xalapa tenemos que repasar la ciudad por lo menos desde principios del siglo XX, la capital fue creciendo a través de las décadas coincidentemente con su población; así tenemos que en 1930 contaba con 30 mil habitantes, en 1940 con 40 mil, en 1950 con 52 mil, en 1960 se experimenta un crecimiento a 127 mil y, a partir de 1970 la ciudad creció sin control.

El problema se centra en que la infraestructura es prácticamente la misma desde la década de 1950, la ciudad se encuentra al límite de su crecimiento.

En los primeros años del siglo XX se realizó una ampliación de la ciudad, en lo que ahora es la avenida Venustiano Carranza; en los años veinte surgió un proyecto interesantísimo, el de la Ciudad Jardín, del cual el Estadio Xalapeño fue parte importante; y en los años cincuenta se abrió la avenida Ávila Camacho.

Otro repunte de la ciudad se dio con la apertura de Circunvalación, hoy Lázaro Cárdenas, en los sesenta; y el siguiente fue con el gobernador Agustín Acosta Lagunes, durante su gestión se terminaron las avenidas Lázaro Cárdenas, Rafael Murillo Vidal, Adolfo Ruiz Cortines y Villahermosa, que de alguna manera proporcionaron a Xalapa la estructura vial con la que hoy cuenta. Una última etapa se dio hace más de 25 años, con el Circuito Presidentes en el gobierno de Patricio Chirinos

—¿Cómo es la ciudad que imaginas y cuáles son sus características esenciales?

—Como te decía, la ciudad está llegando al límite de su crecimiento, requerimos comprenderla desde una visión metropolitana, estamos en este momento en los 625 mil habitantes y el limite de su crecimiento es de 800 a 900 mil habitantes; además, tenemos que asegurar el suministro de agua.

Contamos con el eje generado por la autopista Xalapa-Cardel, es ahí donde se debe detonar el crecimiento; imagino que en este eje se establezcan una serie de núcleos urbanos, de diez mil habitantes cada uno, en los que se tengan unidades de trabajo y equipamiento urbano necesarios, incluso se debe contemplar un sistema de transporte, como el tren rápido al centro de esta vialidad que intercomunique a los núcleos urbanos.

—Carlos es indispensable detectar las posibilidades de desarrollo para que Xalapa sea competitiva, algunas ciudades han apostado por éste en la industria aeroespacial, otras en ser un hub educativo o automotriz ¿En Xalapa podemos replicar estas alternativas?

—Te repito, tenemos que desarrollar el crecimiento por medio de una serie de núcleos habitacionales, culminar con una zona industrial justo en donde se encuentra el Armadillo, ese lugar es privilegiado en todos los aspectos está comunicado con dos carreteras troncales, una vía de tren y lo más importante, cuenta con agua suficiente.

Otra alternativa es el eje Xalapa-Perote, que puede bajo otra perspectiva detonar una opción de desarrollo, quizá la idea pueda parecer una locura, pero con el apoyo interdisciplinario se pueden formular alternativas, Xalapa requiere de todos.

—¿Qué acciones consideras deberían ser indispensables en nuestra ciudad?

—Aplicar las leyes y evitar a los líderes corruptos.

—¿Cómo?

—El terreno urbano siempre se ha utilizado como cambio electoral, se invaden zonas imposibles de urbanizar para beneficio político, la ciudad crece en su mayor parte sobre reductos del bosque mesófilo de montaña.

Una opción que podría ser un éxito es que algunos de los núcleos habitacionales que te menciono, sean de lotes que cuenten con servicios básicos, calles de tierra y su venta sea sin el intermediario corrupto.

Hace unos años tuve la oportunidad de conocer algunas políticas urbanas que se desarrollaron en Brasil; se trataba de proyectos que en su sencillez y continuidad radicaba el éxito. éstos primero se establecieron como comisiones que por resultados los llevó a la alcaldía en un primer término y después a un segundo, estamos hablando de proyectos con una continuidad de mas de 18 años, tenían que ver con desarrollo, vialidad, transporte, utilización de los espacios abiertos, uso y aprovechamiento de la basura. Toda política de desarrollo debe tener continuidad, aquí parece que la ciudad se reinventa en cada administración.

—¿Xalapa puede ser un hub de conocimiento?

—Claro que es posible, se tiene que trabajar intensamente y con entusiasmo en un proyecto así; se tiene la experiencia del Inecol, está se debe divulgar y sobre todo replicar.

La inversión cultural en Xalapa se ha dejado de lado, tenemos, por ejemplo el Estadio Xalapeño o en su momento del Teatro del Estado, obras que forman parte del patrimonio cultural de la ciudad. La calle se pierde, la avenida se pierde, el drenaje tiene una vida útil; la cultura permanece, debemos invertir en ella y alternarla con las obras de infraestructura necesarias.

—¿Es factible esta ciudad que imaginas?

—Por supuesto, la voluntad política es indispensable, la primera instancia es el ayuntamiento. Se tiene que incluir a todos.

La planeación urbana es muy dinámica; lo que hoy es, mañana es probable que no, además se tienen que prever todos y cada uno de los elementos.

Insisto, Xalapa debe tener un proyecto de ciudad, pregúntale a cualquier alcalde cuál es su proyecto de ciudad y verás que no tienen idea.

Si no se hace algo en Xalapa en veinte años será un caos, hay que orientar su crecimiento y buscar la vocación de ciudad, es indispensable, se requiere ¡ya!

Lo importante es iniciar, las grandes catedrales se construyeron de poco a poco.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.