Yunes tomará posesión: Osorio Chong

Chong
Miguel Ángel Osorio Chong
- en Opinión

Arturo Reyes Isidoro / Se acabó la incertidumbre, si es que todavía la había entre algunos. El Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, confirmó ayer que Miguel Ángel Yunes Linares tomará posesión como gobernador del estado.

En declaración a Denise Maerker –oootra vez Denise, quien está haciendo historia–, en su programa radiofónico “Atando cabos”, de RadioFórmula, el responsable de la política interior del país dijo que aparte de que Yunes asumirá la gubernatura “conforme lo marca la ley”, “habrá reunión con él”.

Con ello aclaró las declaraciones del Gobernador electo de que no se le dejaría asumir la responsabilidad.

Habrá que ver a quien se dirige exactamente porque en este estado de derecho en el que vivimos a partir de los resultados de una elección, el que gana tiene que asumir su responsabilidad y la tiene que asumir toda“.

En “Prosa aprisa” del lunes publiqué: “… el anuncio el pasado fin de semana de la llegada de Osorio Chong (el lunes) fue el mejor indicio de que por fin reconocerían el triunfo de Miguel Ángel. Desde mi punto de vista, tal vez Duarte intentó evitar que Yunes Linares tomara posesión, pero, eso creo, en el Gobierno Federal calcularon el costo negativo que tendría para la imagen de Peña Nieto si se apoyaba la idea”.

En la de ayer martes, pregunté:¿Qué quiso decir exactamente el Secretario de Gobernación cuando habló de que después de la elección hoy se asumen nuevas responsabilidades por diferentes actores políticos y que unos y otros tienen que estar en las mejores circunstancias para que se dé una transición en buenos términos y pueda la Federación seguir apoyando y respaldando estos esfuerzos?

Primero, que esas ‘nuevas responsabilidades por diferentes actores políticos’ son las de Miguel Ángel y quienes conformarán su gobierno, lo que para mí ya no dejó lugar a dudas de que se le reconocerá su triunfo y asumirá el gobierno en 43 días…”. La lectura era correcta. Ayer se confirmó.

El incómodo, el molesto periodismo independiente

El periodismo es pedirle cuentas al poder”.

Así define este bello cuanto apasionante y hoy por hoy riesgoso oficio que muchos practicamos, Marty Barton, director de The Washington Post.

Definiciones hay muchas y algunas, conforme el paso del tiempo, han cambiado para adaptarse a la transformación que se va dando en todos los campos del quehacer humano.

Por ejemplo, Phil Graham, otro editor del emblemático diario norteamericano, décadas atrás lo definía como: “Periodismo es el primer borrador de la historia”, lo cual también sigue siendo cierto.

The Washington Post, hay que recordarlo, sobre todo para conocimiento de las nuevas generaciones, y en especial para las nuevas generaciones de periodistas, gracias al trabajo de investigación de los reporteros Carl Bernstein y Bob Woodward logró en agosto de 1974 la caída del Presidente del país más poderoso de la Tierra, Richard Nixon.

Nixon, como cualquier Presidente mexicano, había ordenado un trabajo sucio, de cañería, que puesto al descubierto negó, hasta que las evidencias periodísticas lo cercaron y no tuvo de otra que aceptar su responsabilidad. Un valiosísimo libro que narra detalle a detalle toda la historia de la investigación, Todos los hombres del Presidente, debiera ser lectura obligada en todas las escuelas o facultades de Periodismo si se quiere formar periodistas profesionales, éticos, honestos, comprometidos con el oficio y con espíritu de investigadores. Creo que no hay mejor clase de periodismo que la que ahí se narra.

En noviembre pasado, la revista, también norteamericana, Esquire preguntó si Marty Barton es acaso el mejor director de periódicos de todos los tiempos. Antes, como director de The Boston Globe ordenó la investigación periodística sobre los abusos de niños por miembros de la Arquidiócesis de Boston, que desató un escándalo que cimbró a El Vaticano mismo.

En nuestro país, en 2014, una investigación del reportero Pablo Ferri Tórtola, de la versión mexicana de Esquire, puso al descubierto que militares ejecutaron a 22 presuntos delincuentes, quienes ya se habían rendido, en el municipio de Tlatlaya, Estado de México, el 30 de junio de ese año. La revelación impactó no sólo en nuestro país sino en el extranjero y cuestionó el abuso y la falta de respeto a los derechos humanos por parte de los miembros del Ejército. El caso todavía sigue vivo y es referente de los defensores de los derechos humanos en todo el mundo.

El periodismo, pues, el incómodo y molesto periodismo profesional, crítico, independiente, de investigación, que cuestiona, que pide cuentas a los hombres del poder, y que con muchas bajas mortales y huellas de la represión, de la persecución sufrida por su terca insistencia, avanza en la búsqueda de la verdad más apegada a la realidad de los hechos, sirve a los intereses de la sociedad, fortalece la democracia e impide muchas veces –lamentablemente no siempre– la impunidad de malos gobernantes que no sólo sacan el mayor provecho personal de su paso por el poder sino que, peor, dañan gravemente a sus pueblos, a sus representados.

Javier Duarte de Ochoa, de siempre, fue un enemigo del periodismo crítico, independiente. Fue intolerante, represor, apoyado, al menos en la primera parte de su gobierno, por su operadora de medios Gina Domínguez Colío (que cosas de la vida: la noche del lunes su agencia fue la primera o casi la primera que replicó la información de Denise Maerker de que habían girado orden de aprehensión contra Duarte), antigua compañera de oficio nuestro. Yo mismo padecí las consecuencias por mi línea editorial de análisis crítico. Querían acallarme. Ellos ya se han ido, yo aquí sigo.

Duarte ya se ha ido –o lo han echado– del poder pero, no cabe duda, lleva inoculado el mal.

Días antes de que dejara de ser gobernador, presentó una demanda contra Grupo Reforma por presunto daño moral, según publicó el diario Reforma. Le reclamaba la publicación de dos notas: “Esfuma Veracruz 368 mdp” y “Prometen cárcel a Gobernadores” y pedía que la condena fuera la reparación del daño moral y que el periódico se retractara de las notas publicadas.

Y el absurdo. También demandaba que mientras se desarrolla el proceso legal se decrete una medida de aseguramiento para que los demandados, o sea el Grupo Reforma, se abstengan de difundir cualquier dicho, noticia, nota periodística, opinión o entrevista en la que se hable de él. Ni más ni menos le intenta impedir que los diarios de ese grupo cumplan con su deber: informar.

El juez 37 de lo civil lo mandó por un tubo porque el Código Civil para la Ciudad de México no contempla el asunto que reclama ante lo que el hoy ex gobernador prófugo pidió que la “legislación sustantiva” aplicable para su caso sea el Código Civil de Veracruz.

La demanda denota que Duarte estaba o está dando palos de ciego porque, en todo caso, la situación en que ahora está no se la causó el diario Reforma sino el portal animalpolitico.com, que el 24 de mayo pasado inició la publicación del resultado de una larga investigación que puso al descubierto las hoy empresas fantasma, que están a punto de ponerlo tras las rejas. El periódico digital resumió así el meollo del asunto:

El procedimiento es simple: al arranque del sexenio se selecciona a promotores del voto del PRI, se les pide su firma sin decirles para qué la quieren y éstas se usan para crear nuevas empresas. A estas compañías se les asigna un domicilio fiscal falso, que ninguna autoridad revisa.

Una vez creadas, las empresas se registran como proveedoras del gobierno, capaces de vender desde pañales hasta cemento. Un pequeño grupo de funcionarios, cercanos al gobernador, se asegura que se les otorguen contratos, vía adjudicaciones directas o licitaciones cerradas.

En estos contratos se finge la compra de productos, que debían distribuirse en zonas populares, pero de los que no hay constancia que hayan sido entregados. Después de obtener el dinero, la empresa cierra.

El gobierno de Veracruz utilizó este mismo procedimiento una y otra vez para desaparecer al menos 645 millones 693 mil pesos entre 2012 y 2013.

En esos años, funcionarios de la administración de Javier Duarte en Veracruz firmaron 73 contratos para la adquisición y distribución de bienes que, en el papel, serían destinados a personas en situación de pobreza, damnificados por desastres naturales, niños y ancianos. Pero que no hay constancia de que fueran entregados”.

Ante un trabajo periodístico profesional, de investigación, bien documentado, de una investigación que debió haber hecho entonces la autoridad hacendaria, el SAT ya no pudo ser omiso y decidió hacer sus propias pesquisas. Ahí se inició la desgracia mayor de Javier Duarte que culminará, en una primera instancia, cuando lo detengan y lo encierren, pero que tendrá punto final cuando le decomisen todo lo mal habido.

Se quiera o no reconocer, finalmente la culminación que está teniendo el caso no es más que un triunfo de ese periodismo profesional, independiente, incómodo que lleva al máximo la definición del oficio que hace Marty Barton: “El periodismo es pedirle cuentas al poder”.

Yo quiero hacerle justicia y reconocer también el papel que ha jugado ese tipo de periodismo que, por fortuna, también existe en Veracruz materializado en contados medios impresos y en portales informativos web, ejemplo de respetables compañeros míos que ojalá y cunda cada vez más para bien de Veracruz y de los veracruzanos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.