Se apeja el PRI: quiere conteo voto por voto casilla por casilla

OPLE
José Alejandro Bonilla Bonilla
- en Opinión

Arturo Reyes Isidoro / Pasadas las ocho de la noche de ayer hablé con Omar Miranda Romero, ex titular de prensa del PAN estatal y actual tesorero del mismo, así como representante financiero de la Coalición Unidos para Rescatar Veracruz.

Quería saber si tendrían alguna reacción informativa ante la demanda del PRI de que se abran todas las casillasante irregularidades… para corregir las anomalías que hemos registrado y eliminar la sospecha de que la voluntad de los veracruzanos no ha sido respetada”, según había declarado el dirigente estatal tricolor, Felipe Amadeo Flores Espinosa.

Contra lo que yo esperaba lo noté muy tranquilo. “Es una estrategia de ellos junto con Morena. Se resisten a perder”, me dijo y me comentó que había un receso en el Consejo General del OPLE, pero que el recuento seguía en los consejos distritales y que este jueves deberán tener el resultado final.

Ante su tranquilidad, le pregunté si tenían las actas certificadas, las pruebas del triunfo de su Coalición. Me respondió afirmativamente, pero además me dijo que en los distritos donde se habían abierto paquetes electorales, como en Misantla, era cierto que al PRI le salían unos votos de más, pero que para sorpresa de los tricolores salían muchos más para el PAN-PRD por lo que se ampliaría su ventaja.

El lunes, el candidato de la Coalición Para Mejorar Veracruz, Héctor Yunes Landa, en conferencia de prensa había reconocido que los resultados preliminares no le favorecían, incluso fue más allá.

Los sufragios emitidos en la jornada de ayer deben ser interpretados con gran mesura. Existe una sociedad agraviada que se manifestó contra una forma de hacer política que se ha agotado. No hay forma de interpretar el mensaje de las urnas del día de ayer: Veracruz está cansado de su postración, del abuso, del engaño”, manifestó.

E incluso convocó al priismo “a ser una oposición firme pero responsable e inteligente”, y además pidió vigilar al nuevo gobierno, “no permitamos el abuso, no permitamos la represión, no permitamos las vueltas hacia atrás”.

Anoche se filtró que los presidentes de los partidos de la Coalición Para Mejorar Veracruz saldrían a dar una conferencia de prensa para denunciar un “megafraude electoral” y que pedirían que se anulara la elección, pero hasta el momento de redactar esta columna no había ocurrido.

Una versión manejaba que había más de 90 mil votos nulos y que “prácticamente” todos eran de la alianza que encabezó Yunes Landa.

Son los últimos coletazos del dinosaurio que se resiste a morir en Veracruz no obstante que ha sido asaeteado por todo el pueblo veracruzano”, me dijo anoche Omar Miranda. “Se ve que no entendieron el mensaje claro y contundente de los veracruzanos del domingo pasado, y con lo que pretenden lo único que van a lograr es que aumente el repudio popular ciudadano en su contra”.

Concluyó: “Por lo que se ve quieren incendiar Veracruz porque lo que pretenden es desconocer la voluntad del pueblo que por primera vez salió a votar sin miedo y eligió libremente, pero todo lo que hagan y la reacción que provoque de un pueblo cansado de tanto abuso será única y exclusivamente responsabilidad del Gobierno del Estado y de los partidos a su servicio”.

Los coletazos, pues, siguen.

Intentan desestabilizar la elección: OPLE

Anoche mismo, el OPLE Veracruz reiteró a la sociedad veracruzana que su voto será respetado y dijo que se conducía con estricto apego a los principios rectores de la función electoral, lo que quedaría de manifiesto cuando finalicen este jueves 9 de junio a las 12:00 horas los cómputos de la elección de gobernador y el próximo viernes 10 de junio a las 16:00 horas los cómputos de diputados.

Negó, además, “categóricamente” que se hubieran suspendido los cómputos distritales en los 30 Consejos ubicados a lo largo y ancho del estado.

El OPLE Veracruz hace un llamado enérgico a los actores políticos a esperar los resultados que arroje dicho conteo, conforme lo marca la normatividad vigente. De igual forma, condena los textos anónimos que se hicieron llegar a los medios de comunicación, cuyo único fin es desestabilizar la elección que se realizó estrictamente apegada a la Ley Electoral, con total certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, objetividad y máxima publicidad”, puntualizó.

Otro grave daño: ahora a la imagen de Veracruz

Se llama Nayeli, tiene 22 años de edad y es estudiante de arquitectura en Monterrey, Nuevo León, de donde es nativa. Quince días antes de las elecciones decidió venir a conocer Xalapa y el puerto de Veracruz.

Por amistad con una joven de mi familia, Khrysta, que estudia diseño en una escuela de la capital regiomontana, Nayeli fue nuestra huésped hasta ayer cuando regresó a su tierra nativa.

Pero Nayeli tuvo la peor recepción que su familia no esperaba: llegó la noche cuando se dio la masacre en el antro Madame. Y, luego, los días que siguieron fueron de mucha inquietud para los suyos por toda la violencia poselectoral en todo el estado que incluyó decapitados y descuartizados.

Por la reacción de su familia supe que la imagen que estaba dando Veracruz fuera del territorio estatal era la peor, ya que los medios informativos estaban repercutiendo todos los hechos de sangre y violencia que estaban ocurriendo.

Por eso, como veracruzano, me preocupó no sólo que su madre le llamara todos los días para saber cómo estaba, sino para recomendarle, suplicarle incluso, que por ningún motivo fuera a salir a la calle ni de día y menos de noche. Algunas veces ella le obedeció, en especial el 5 de junio, y me dolió que permaneciera encerrada y no conociera tantos atractivos que tenemos en los alrededores de Xalapa y en el puerto jarocho.

Siempre la traté de tranquilizar y le expliqué las posibles razones de la violencia poselectoral, que fue contra objetivos muy precisos, porque indudablemente fue a propósito (¿han advertido que pasada la elección cesó como por arte de magia?) para tratar de amedrentar a opositores ante la competencia que estaban dando al PRI, pero para colmo a punto de la elección también por las redes sociales trataron de crear zozobra entre la población para evitar que fueran a votar.

Justifiqué su temor y el de sus padres (él ingeniero, me dijo; ella, ama de casa), quienes nunca han venido al estado, y sinceramente no creo que tengan el menor interés en hacerlo dados los días de angustia que seguramente vivieron mientras su hija estuvo entre nosotros.

Lo sucedido me dejó la idea de que ante los ojos de todo el mundo fuera de nuestro territorio, Veracruz es un infierno de violencia, de horror, ciertamente en parte por culpa de la delincuencia organizada, pero también irresponsablemente todo alimentado por quienes ordenaron y utilizaron como estrategia para intimidar a opositores y al electorado recurrir a la violencia, incluido quema de vehículos, atentados con bombas molotov (caseras) a oficinas de partidos políticos, secuestro de personas involucradas en el proceso electoral, tiroteo a sus casas, etcétera.

La elección ya pasó pero las secuelas quedan, la peor, el grave daño que se hizo a la imagen de Veracruz, en el que no pensó esta bola de irresponsables todo por el prurito de aferrarse al poder y seguir medrando para su provecho personal y para lograr impunidad.

Este es otro grave daño a Veracruz que no se incluye en la lista de los graves pendientes que dejan quienes ya casi se van. A Nayeli le dije que expresara a sus padres de nuestra parte el deseo de que vengan al estado para que lo conozcan. No creo que tengan la más mínima intención de hacerlo.

Pero eso es un ejemplo micro. Lo más preocupante es que en un nivel macro muchos inversionistas, mexicanos y del extranjero, lo que seguramente tienen en mente es no venir a arriesgar su capital en un estado que tiene muy mala imagen, no sólo por los escándalos de corrupción e impunidad, sino también por la violencia, ciertamente no al grado de otras entidades, pero eso sólo nosotros lo sabemos, que esta vez fue alimentada a propósito por otro tipo de delincuentes.

Insisto, ese es otro grave daño que afecta a los veracruzanos porque si no llegan las inversiones no hay empleos, no hay prestaciones sociales, no hay suficiente pan en la mesa de miles de hogares, no hay la prosperidad ni el bienestar que tanto cacarean los programas oficiales.

Revertir esa mala imagen será otra tarea y otro gran reto del nuevo gobernador, y creo que todos los veracruzanos esperamos que lo logre para el bien de todos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.