Javier Duarte, el principio de sus últimos días

Lastre
Javier Duarte de Ochoa
- en Investigación, Opinión

Armando Ortiz / La salida de Alberto Silva Ramos de la dirigencia del PRI estatal es sólo parte de la capitulación que en los últimos días acordaron los grupos que dejan el poder con los grupos que buscan abordar el barco del poder. Hasta la última semana, no, hasta un día antes del registro de Héctor Yunes Landa como precandidato del PRI a la gubernatura del estado, hubo presión y jaloneos por tratar de vender cara la derrota. No sólo sorprendió la osadía, sino que causó gracia e indignación el atrevimiento de publicar una encuesta manoseada en la que Alberto Silva aparecía con una ventaja de hasta un 10% sobre Héctor Yunes. Lo que habrá costado la publicación de esa encuesta en un medio de tanto alcance, todo para qué, para nada; bueno sí, para abonar a la incertidumbre y para fortalecer su negociación.

Pero el grupo de Yunes Landa no cedió del todo. Érick Lagos presionaba para ser el coordinador de campaña de Héctor Yunes, Jorge Carvallo también quiso arrebatar algo en el recuento de los daños y por eso se alió a los dirigentes del Partido Verde para presionar. Carvallo, quien se había mantenido calladito en los meses anteriores, hasta un día antes amagaba con inscribirse a la contienda con la excusa de que tenía el apoyo del Partido Verde. Ahora Héctor Yunes sabe que no se puede confiar en los dirigentes de un partido parásito.

Al final Carvallo cedió. Sólo los actores principales saben en qué términos el grupo de Duarte firmó su derrota, pero una cosa queda claro, no los quieren ver cerca, porque Héctor está consciente de que cuando dice voy a barrer la casa, los ciudadanos entendemos que se refiere a ellos, los corruptos, los saqueadores, los que compraron su impunidad en la forma de fuero.

¿Finalmente Javier Duarte entendería que perdió la batalla?

Días difíciles vienen para este gobierno, días en los que muchas cosas se tendrán que ajustar; días en los que muchos de sus funcionarios, si son inteligentes, buscarán no dejar huella de sus tropelías. Para ello cuentan con la complicidad de la Contraloría y del Órgano de Fiscalización Superior (Orfis).

Pero eso días ya empezaron, sobre todo en el ramo de la seguridad, Lo que está sucediendo en Veracruz, los muertos arrojados a la carretera, encontrados en páramos; los secuestros y la ola de robos que se está desatando en todo el estado es el mensaje de un remitente oscuro e ignoto hacia un destinatario claro y definido, el propio gobierno.

La misma desaparición de los 5 jóvenes de Tierra Blanca por elementos de Seguridad Pública, el montaje realizado sobre la captura de Francisco Navarrete Serna, al que denominaron jefe de plaza del Cartel Jalisco Nueva Generación, y la tozudez de un Arturo Bermúdez Zurita por no dar la cara tienen a este gobierno en total descrédito. Nunca como ahora el gobernador Duarte está a punto de tragarse sus palabras, esas que pronunció a favor de su secretario de Seguridad Pública, “primero me voy yo” antes que renunciar a su súper policía.

La sociedad civil exige un cambio de mando en la seguridad del estado, donde ha quedado más que claro la colusión que existe entre los elementos del de Seguridad con el crimen organizado. Pero Duarte tiene el bocado en la boca y no se quiere tragar sus palabras; ¿será posible que aguante 300 días más? Tal vez el sí, pero los veracruzanos ya no aguantamos el clima horror y violencia que se vive en Veracruz.

Postdata 1: ¿Absolutamente nada que investigar? No sea cómplice maestra Xóchitl Osorio

Con mucho ahínco la maestra Xóchitl Adela Osorio defendió al Oficial Mayor de la Secretaría de Educación. La secretaria de la SEV dijo que no había absolutamente nada que investigar; que no nos andemos creyendo todo lo que se diga en las redes sociales. Se equivoca la maestra. Sí hay que investigar, y mucho. La periodista Claudia Guerrero ha documentado muy bien el uso indiscriminado de recursos de la SEV para la promoción de Vicente Benítez quien busca ser diputado en el Congreso local y con ello obtener fuero. Ahora bien, el tema de las fiestas con jóvenes desnuditas, eso también se debe investigar pues está señalándose a un funcionario importante, Vicente Benítez y en las fotos aparece otro funcionario de la SEV, Valentín Arrieta. Habría que recordarle a la maestra que SEV es acrónimo de Secretaría de Educación de Veracruz y que lo que deberían hacer sus funcionarios es prestigiar a esta institución, no desprestigiarla de esa manera. ¿Absolutamente nada que investigar? No sea cómplice maestra.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

  1. No es justo, bajo ninguna circunstancia, que el Gobierno sea el RESPONSABLE de la violencia, de la corrupción, de las DESAPARICIONES del pueblo de VERACRUZ. La situación se le salió de las manos al Gobernador, Javier Duarte, a quien se le hace fácil, con su red de corrupciones e impunidades, de la mano de Arturo Bermúdez Zurita, Secretario de Seguridad Pública, que dicho sea de paso, debe SER INVESTIGADO TAMBIÉN, se han dedicado a desaparecer, incriminar, lavarse las manos y seguir como si nada estuviera pasando. Hacerse ver como los HÉROES que todo México había esperado. La situación es MUY DELICADA. Javier Duarte lleva muchas. ¿A cuántos periodistas se han asesinado en VERACRUZ? Que se conozca, son mínimo 16 del año 2011 al 2015. ¿Qué pasó con el periodista Rubén Espinoza? Espero que ya se hayan enterado que los “presuntos culpables” se han retractado, ya que su declaración fue coaccionada a base de torturas.
    Javier Duarte, hijo de Fidel Herrera, es un criminal que no le teme a nada con el poder. Han perdido el temor de hacer lo que se les dé la gana por intereses personales y políticos. ¿Y quién está detrás de ellos? El Presidente que solapa y encubre todo este tipo de actos contra los mismos ciudadanos. Hay que recordar que la Constitución está por encima y ellos la están pisoteando. ¿Hasta cuándo se permitirá seguir quedándonos callados ante estas injusticias? Claras a la luz del día. De políticos enfermos por más poder. Indiferentes ante la barbarie que ellos mismos ocasionan. Recordemos que el poder y el dinero no lo es todo. Les llegará el día que serán juzgados. Sin embargo, no podemos dejar a un lado la IMPUNIDAD, LA INJUSTICIA, LA MENTIRA. Como pueblo, no podemos permanecer callados y doblegados. Yo entiendo la situación de Veracruz, pues al ser el Gobierno el que desaparece, el que mata, el que inculpa, todos preferimos nuestra vida, la de nuestra familia y la de nuestros amigos. Pero ¡NO! No se puede seguir viviendo así. No podemos permitir que nos corroan las redes corruptas de la gente en el poder. Se debe hacer algo y se debe de hacer ya. ¿Cuántos casos más lleva Duarte arrastrando? ¿Qué se está esperando? La situación se le salió de las manos. Los jóvenes desaparecidos el 11 de enero pudo haber sido otro caso más de desaparición de los muchos en Veracruz, pero se les salió de control al haber evidencia fidedigna de que los mismos policías estatales los privaron de su libertad, y hasta el momento, no se sabe nada de ellos. Lo mismo sucedió con la FANTÁSTICA idea de presentar culpables el domingo 24 de enero, donde sin pelos en la boca el INTELIGENTÍSIMO Señor Duarte incrimina, sin fundamentos, y a la luz de los medios con la “UNA OBRA DE BRADWAY, REGIÓN GOLFO DE MÉXICO”, a tres personas como “presuntos” responsables de las desapariciones. Esto es una burla a los familiares y amigos, tanto de los 5 jóvenes desaparecidos por su Policía Estatal, como de los 3 inocentes detenidos. ¿De qué se trata? ¿En qué película estamos, señor Duarte? Tenga usted dignidad, primero como ser humano; tenga dignidad como gobernador, tenga dignidad de usar el cerebro (que para eso es) para aceptar la responsabilidad que el pueblo le encomendó. Está haciendo todo lo contrario. Está destruyendo. Está haciendo un verdadero campo de guerra. Los invito a reflexionar. El silencio dice dos cosas. La primera: Se tiene temor de hablar (como el caso de los cientos de familias de desaparecidos en Veracruz); DOS: Se tiene algo que esconder. El presidente, Enrique Peña Nieto, no ha presentado su posición al respecto del caso de Veracruz. El Señor Juan Antonio Nemi Dib, Secretario Ejecutivo del Sistema y del Consejo Estatal de Seguridad Pública, prefirió bloquear a quienes le exigen la verdad en su cuenta de twitter. ¿Qué dice Duarte? ¿Qué los están buscando? “Que ya merito”. ¿Qué el Gobierno no se presta a montajes? ¿Dónde están sus pruebas, señor Duarte, que digan lo contrario? Que confirmen la información que USTED MISMO DIJO Y REAFIRMÓ EN REDES SOCIALES Y EN COMUNICADOS “OFICIALES” sobre a quienes presentan como culpables. Se empieza a caer el teatro que han armado. Qué cinismo su segundo comunicado, señor Duarte. Qué lástima que Word no tenga la opción “Verificar si lo que escribo es coherente”. Habría que patentarla para casos como estos.

    Empiezan a quedarse callados porque para ustedes es mejor callar apagando vidas. Es el silencio de la corrupción, de lo que esconden y de todo el terror que han sembrado en la entidad. Llegará el día en que les cobremos, como sociedad, todo lo que han hecho. Los mexicanos no podemos seguir callados. Exigimos justicia. Exigimos la verdad sobre los hechos y la actual situación en Veracruz. Exigimos su renuncia y la de su Gabinete de seguridad, así como la investigación y el castigo de todos sus actos delictivos y de complicidad con el crimen organizado.

    ¡Fuerza a todos los Veracruzanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.