No viene Manlio; se le atraviesa Oaxaca

- en Opinión

Arturo Reyes Isidoro / Se le atravesó a Manlio Fabio Beltrones la definición del candidato a la gubernatura de Oaxaca y no viene el domingo a tomarle la protesta a Felipe Amadeo Flores Espinosa como nuevo dirigente estatal del PRI, por lo que en su lugar lo hará la Secretaria General del Comité Ejecutivo Nacional, Carolina Monroy del Mazo. Pero está confirmado que el sonorense vendrá en marzo a tomarle la protesta a Héctor Yunes Landa como candidato a suceder a Javier Duarte de Ochoa.

Ayer estaba decidido ya que Regina Vázquez Saut repetirá en la Secretaría General del Comité Directivo Estatal mientras que Fernando Vázquez Maldonado de hecho arribó ya a la Secretaría de Acción Electoral, Secretaría clave ante la batalla electoral que se avecina, cartera de la que desplazó a Eduardo Juárez del Ángel, quien era una posición de Gabriel Deantes Ramos, lo que da idea de la fuerza política que éste tiene ahora.

Pero es tanta la importancia que Veracruz tiene para el Gobierno Federal y su partido que al margen del eterno delegado Jesús Medellín Zenil, quien ya tiene más de doce años representando al tricolor en el estado, y del maestro Manuel Cavazos Lerma, Secretario Regional para Veracruz y Puebla, el delegado especial del proceso electoral para Veracruz será el propio Manlio Fabio Beltrones, el único de los doce donde habrá elección para gobernador en el país del que personalmente se hará cargo.

— o —

La foto enviada anoche muestra al senador José Francisco “Pepe” Yunes Zorrilla saludando al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en la reunión de inicio de los trabajos de la VIII Reunión Plenaria de los Grupos Parlamentarios del PRI y el PVEM para definir la agenda legislativa en la Cámara alta. Pepe, quien lo duda, ha quedado como el político veracruzano con más y mejores relaciones en el altiplano, aparte del ex gobernador Miguel Alemán.

— o —

Muy joven, en 2002, cuando Adolfo Mota Hernández a los 26 años recién había llegado a la presidencia del Comité Directivo Estatal del PRI, quien ya para entonces era un viejo lobo de mar, Gonzalo Morgado Huesca –él presidió su partido a los 27 años en el sexenio del gobernador Rafael Hernández Ochoa–, le dio un consejo. Le dijo que cuando el gobernador Miguel Alemán Velasco lo invitara a viajar con él nunca le empezar a pedir nada “porque no te va a volver a subir a su camioneta, al avión o al helicóptero”. Adolfo, que sabe escuchar a sus mayores, así lo hizo. Trabajó con lo que tuvo o le daban, lo que le gustó a don Miguel, tanto que terminó regalándole un lujosísimo coche que quería para sí el entonces secretario de Finanzas, Sergio Maya Alemán. Morgado tenía razón.

Pero el coatepecano ha seguido aplicando el consejo (bien dicen que lo que bien se aprende no se olvida) con bastante éxito. En el actual proceso sucesorio, era obvio que también aspiraba a la candidatura de su partido a la gubernatura, pero cuando tuvo muy claro que los Yunes rojos se habían impuesto y que el candidato sería Héctor Yunes, en lugar de combatir a éste, de intentar tirarlo, de presionarlo para obtener algún beneficio a cambio de su respaldo a la candidatura única, o de pedirle directamente algo para él o los suyos, simplemente se presentó como un soldado más del PRI y le dijo a Héctor que no sólo contara con su apoyo sino que le dijera que quería que hiciera y en dónde para ayudarlo a ganar la elección. Es al único al que Yunes Landa ha rescatado e incorporado a sus filas de combate. Que no lo presionara o no le pidiera algo como lo hicieron otros le gustó al candidato. Nuevamente Morgado tenía razón.

— o —

Pudiera pensarse que ya cunde el desaliento en el Gobierno del Estado, o el desinterés, o la indolencia.

El joven reportero de un importante diario de la Ciudad de México, de circulación nacional, intentó por todos los medios hablar con las principales autoridades de Veracruz para que le dieran su versión, una versión directa oficial, en torno al caso de los cinco jóvenes de Isla prácticamente secuestrados por policías del estado en Tierra Blanca para entregárselos a la delincuencia organizada.

En algunos casos por intermediación de conocidos suyos, algunos periodistas como él, logró llegar hasta la antesala de las oficinas principales, pero de ahí lo batearon. Nunca lo recibieron. Como profesional que es, su intención era dar todas las versiones, escuchar todas las voces. En cambio, los padres de los jóvenes, sus familiares y todos los interesados en el caso, una vez que supieron quién era y de qué medio, ya no lo descuidan y le dan toda la información y testimonios que van saliendo. Sólo hay una voz, porque al Gobierno no le interesó que también se supiera, se escuchara la suya. Casi en nueve meses se acabará esta administración. Nunca pudieron corregir esta gran falla de comunicación. Las críticas le llueven, despiadadas a veces, a diario. En el pecado llevan la penitencia.

— o —

En un acto más que significativo, este viernes se impondrá el nombre de la siempre bien recordada compañera periodista Regina Mercedes Martínez Pérez, Regina Martínez, a la Sala de Prensa del Congreso local. El acto se realizará a las 10:45 horas como respuesta de los legisladores de la LXIII Legislatura a una petición hecha por los reporteros de la fuente desde el año pasado, aunque en realidad ya la habían planteado desde la Legislatura anterior.

En  diciembre pasado, en un convivio al que se nos invitó con motivo de la Navidad, el presidente de la Junta de Coordinación Política, Juan Nicolás Callejas Arroyo, dijo al informar de la decisión tomada por las representaciones de todos los partidos políticos en el Congreso que se trataba de un acto de reconocimiento a la valía de la persona y al trabajo de Regina.

“Quien siembra no muere, porque durante los años de su vida va dejando semillas que germinan y Regina Martínez indudablemente es lo que hizo, por ello hay que reconocerla en toda la valía de su persona y de su trabajo informativo”, expresó en aquella ocasión.

Como se recordará, la tarde del 28 de abril de 2012 Regina fue encontrada sin vida en el interior de su vivienda en la colonia Reforma de esta ciudad. Había nacido el 7 de septiembre de 1963 en Rafael Lucio. Estudió Periodismo en la Universidad Veracruzana. Tras graduarse, comenzó a trabajar en una televisora estatal de Chiapas; sin embargo, la censura aplicada contra ese medio la llevó a centrar su carrera en la prensa escrita. Luego de cinco años en Chiapas volvió a  Veracruz. Fue reportera de Política y corresponsal de Proceso y La Jornada.

Ya otro grupo de periodistas había intentado honrar a Regina colocando una placa con su nombre en la Plaza Lerdo, que querían que llevara el nombre de la periodista “como  recordatorio al Gobierno de la impunidad que se vive en la entidad”, aunque en dos ocasiones fue retirada por manos extrañas, una el 7 de mayo de 2015 y otra el 16 de junio del mismo año.

En el Gobierno del Estado, nadie con sensibilidad y espíritu receptivo fue capaz de hacerse eco de los reporteros dolidos por los atropellos sufridos y de honrar de alguna forma la memoria de nuestra compañera, en cambio el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso, Juan Nicolás Callejas Arroyo, en un gesto admirable además de independencia con respecto al Ejecutivo, muestra sensibilidad y honra a Regina y con ello a la Legislatura.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.