La Escuela al Centro: Crónica de un fracaso anunciado

- en Opinión

Luis Ortiz Ramírez / Los pacientes pueden sufrir durante años cuando una enfermedad es diagnosticada incorrectamente. El diagnóstico incorrecto puede conducir a la prescripción de medicinas erróneas, el tratamiento inadecuado y que la condición del paciente empeore.  Desde hace muchos años  el Sistema Educativo Nacional se encuentra enfermo, presenta  un cuadro patético, caracterizado por  su mala calidad, deserción escolar, alto índice de reprobación, últimos lugares en lectura y matemáticas, infraestructura en pésimas condiciones, planes y programas desfasados y actualmente una reforma laboral que se hace pasar por educativa.

Sin embargo el especialista encargado de restablecer la salud del Sistema Educativo Nacional, pareciera que titubea y le tiembla la mano al aplicar el medicamento, y no es para menos, de entrada no conoce el diagnóstico del paciente, no está familiarizado con sus antecedentes y al parecer sus preocupación y aspiraciones electorales lo traen muy distraído.

Según Aurelio Nuño Mayer este año  será clave para la transformación del Sistema Educativo Mexicano, con el plan la Escuela al Centro,  la Secretaria de Educación Pública buscara   aterrizar la reforma educativa a las aulas.

Con este plan, el gobierno federal  busca dotar de autonomía de gestión a los planteles y comunidades escolares. El optimismo del Secretario de Educación se desborda cuando señala que se iniciará liberando de la carga burocrática a las escuelas, dotándolas de mayores recursos, fortaleciendo las facultades de los supervisores escolares y mejorando la participación de los padres de familia. En el caso de los supervisores escolares, se espera que dejen de andar haciendo proselitismo político sindical y en verdad se pongan a trabajar académicamente.

Este plan buscara aplicar  seis acciones específicas que incluirán la creación de la figura del subdirector administrativo para que sea él quien lleve el trabajo burocrático y papeleo que -de ahora en adelante- sólo podrán exigir a las escuelas las autoridades educativas locales y la propia SEP.

Tal vez no le han dicho a Nuño Mayer que en las escuelas secundarias técnicas  el Coordinador Académico  lleva el trabajo burocrático y en las secundarias generales el subdirector junto al personal administrativo es el que ejecuta este trabajo.

Lo que pretenden las autoridades con este plan,  es que  las escuelas  cuenten  con una plantilla que incluya,  un  director, dos subdirectores (uno administrativo y otro pedagógico) y profesores dedicados a las materias de taller de lectura y redacción, inglés, tecnologías de la Información, educación artística, educación física y educación especial.

Seguramente habrá un pequeño impacto en las escuelas primarias ya que si buscamos en el profesiograma de la SEP, en el nivel de secundaria  ya existen estos profesores y perfiles. Es seguro que el personal de nuevo ingreso pasara a ocupar estos espacios, o en su defecto se buscara el acomodo de los miles de comisionados sindicales.

En la segunda fase , se buscara  incrementará en 25 mil el número de escuelas que a partir del próximo ciclo escolar recibirán transferencias directas de recursos a través de los programas de la Reforma Educativa y Escuelas de Tiempo Completo; con este dinero, las 75 mil escuelas que formarán parte de esta entrega de recursos, podrán resolver problemas de operación cotidiana -por ejemplo- hacer reparaciones, pagar conserjes o material educativo sin requerir el apoyo o la cooperación financiera de los padres de familia. Desde luego que se hace referencia a conserjes pagados con recursos de las escuelas y no por las secretarías locales.

En esta fase suena hipotético poder apoyar económicamente a las escuelas más apartadas y con mayor necesidad,  existen peticiones de apoyo desde hace diez años y los recursos nunca han llegado.

Por lo tanto, estoy seguro que si Vasconcelos y Torres Bodet,  estudiaran a fondo el plan  “La escuela al Centro”, que el gobierno quiere implementar como panacea de la crisis educativa, estoy convencido que se volverían a morir, pero de un ataque de risa.

No hay vuelta de hoja, es necesario que  los maestros, directivos, supervisores, autoridades oficiales y padres de familia cumplan  con la parte que les corresponde, de esta manera no haría falta ningún plan carente de sapiencia y creatividad que deja de largo la alfabetización y la capacitación docente. Pero esa es otra historia.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

  1. Ese Plan no es la solución. El maestro requiere un buen sueldo, excelente actualización, libertad de trabajo y un buen seguimiento del mismo, un buen análisis, búsqueda y aplicación de mejores estrtegias educativas además de una excelente disposición por parte de todos los involucrados.

  2. Soy maestro de telesecundaria en Baja California estatal. Y no oigo hablar de TELESECUNDARIA , donde aún trabajamos con libros de la reforma del 2006 y con su programación respectiva. Existen maestro unitarios que se encargan de la administración de las beca progresa, tiempo completo. O en escuelas tridocente un maestro es llamado encargado de despacho. Damos todas las materias .. Espero pronto cambien los libros al programa 2011 y que Aurelio ñuño se enteres de que existe este tipo de escuelas. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.