Veracruz un muladar

- en Opinión

Luis Ramírez Baqueiro / 

“En todo fracaso hay una oportunidad nueva.” – John D. Rockefeller.

Niño bien, hijo de una familia honrada, trabajadora, que a base de mucho esfuerzo logro amasar una considerable fortuna, el alcalde de Veracruz, Ramón Poo Gil ve pasar su gestión al frente del Primer Ayuntamiento de América con mayor pena que gloría.

Su padre Don Gerardo Poo Ulibarri es quizá considerado uno de los mejores presidentes municipales del puerto, dejó una grata huella tras su paso al frente del cabildo jarocho.

Por desgracia nunca los hijos podrán ser iguales que los padres y para mala suerte de Ramón el joven dista mucho de llevar bien la actividad municipal.

La condición de abandono en que se encuentran sus calles, avenidas, edificios, dista mucho de la inversión que el arquitecto consentido por el Duartismo ha ejecutado y ejercido a lo largo del famoso rescate del Centro Histórico.

Un rescate que solo ha servido como mera obra de relumbrón pues nadie ve más avance que el haber puesto la plancha del antiguo monumento a Benito Juárez a un costado de la antigua Aduana de Veracruz, hoy Primera Región Naval.

Eso sí con un manejo discrecional por parte del Gobierno del Estado, y del arquitecto consentido Manolo Ruiz Falcón no terminan de dar los frutos esperados a unos años de que se cumplan los 500 años de fundación del Puerto.

Cabe recordar que el 10 de noviembre de 2013, se anunciaba con bombo y platillo que con una inversión inicial de 50 millones de pesos y un plan que integra un total de 13 obras de rehabilitación, se desarrollaría el Proyecto Integral para el Rescate del Centro Histórico de Veracruz 500 años Puerta del Mar.

El proyecto abarca; el primer y segundo cuadro de la ciudad y parte del actual recinto portuario Veracruzano, el turístico paseo del Malecón, la Macroplaza del Malecón, el barrio de la Huaca, el antiguo penal Allende, la Plaza de la República y Plaza de Armas o Zócalo e incluye la construcción de dos plazas comerciales, área de restaurante, cafeterías y la rehabilitación de la red de drenaje que acabe con las inundaciones constantes; la re pavimentación de calles y mejora de espacios del centro histórico.

De ese modo ante una serie de empresarios el mismo gobernador Javier Duarte presentó acompañado de autoridades federales y prestadores de servicios turísticos, el tan ambicioso proyecto, que consideraba la puesta en marcha del desaparecido tranvía.

Veracruz 500 años Puerta de Mar contemplaba 13 proyectos de remoción calificados en su momento como un verdadero acto de justicia y reconocimiento a Veracruz como el primer ayuntamiento de América Continental.

En su momento se aseguraba que el proyecto podría alcanzar un costo de 500 millones de pesos, en teoría los trabajos incluirían la creación de corredores turísticos entrelazando las plazas, parques, inmuebles históricos y más representativos del primer cuadro de la ciudad con calles y avenidas peatonalizadas.

La restauración de inmuebles con valor históricos y representativos del porfiriato usados como oficinas gubernamentales que se abrirían al público, cosa que ya no paso, al pasar al control de la Armada de México.

Es de este modo como se integró el Fideicomiso Público de Administración Inversión y Fuente de Pago para el Rescate del Centro Histórico de Veracruz al cual hasta protesta les tomaron, hasta hoy se desconoce el destino y alcance del fideicomiso.

Muelles y edificios como la actual bodega de automóviles serán remozados y habilitados como espacios de turismo y recreación, por lo cual es necesario se amplíe la zona portuaria al norte de la ciudad.

En su momento el entonces subsecretario de Operación Turística de la Secretaria de Turismo, Carlos Joaquín González, manifestó que además; de embellecer una de las ciudades más emblemáticas e importantes de México, la Restauración del Centro Histórico de Veracruz rescatará su esplendor, historia, tradición y cultura, por lo que cuenta con todo el apoyo del gobierno federal.

De esta manera es importante el aporte del reportero Miguel Ángel Barragán quien señala que a tres años de que se celebre el 500 aniversario de la fundación de la ciudad de Veracruz y no obstante la cuantiosa inversión que se destina para los planes “arquitectónicos” de ciertas áreas, el resto del Centro Histórico de este Puerto la zona centro está en el total abandono y olvido pues carece de botes de basura, iluminación y de señalización, además de un plan maestro para su rehabilitación integral.

Gerardo Gálvez Pérez Aragón, promotor del rescate del Centro Histórico de la ciudad de Veracruz, quien desde la Cámara de Comercio (CANACO) promovió en su momento la remodelación del edificio del antiguo hospital militar “San Carlos”, insistió en que actualmente solo hay planes arquitectónicos, como el de la Plaza de la República, pero el resto sigue sin atenderse.

Dijo que una de las prioridades para mejorar el Centro Histórico de la ciudad de Veracruz, es mejorar su drenaje, pues data de hace muchos años y en consecuencia genera problemas de azolvamiento; “En este rubro, por ejemplo, no existe un plan maestro que indique a mediano y largo plazo lo que se debe hacer”.

Gálvez Pérez Aragón, quien reside en uno de los edificios del Centro Histórico de la ciudad de Veracruz, lamentó que haya “ideas, pero no proyectos” para atender integralmente esta parte de la ciudad que es el atractivo a nivel mundial.

Recordó que hace algunos años, cuando Julen Rementería del Puerto fue alcalde de la ciudad, vinieron especialistas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que promovían la aplicación de recursos de una fundación japonesa para elaborar un proyecto sobre el mejoramiento del Centro Histórico de Veracruz, acción que nunca se concretó.

La pretensión entonces y sobre todo ahora, es que los edificios del centro histórico de la ciudad de Veracruz sean habitables. Desafortunadamente hoy la mayoría son mini bosques urbanos porque en su interior y dado el deterioro en que se encuentran, existen gigantescos árboles cuyas ramas salen por puertas y ventanas de los pisos superiores.

Por ello a tres años de lo que se pretende sea la gran celebración de los 500 años de la fundación de la ciudad de Veracruz, en el 2019, se lamenta que el Centro Histórico se encuentre en el olvido. En principio no cuenta con botes de basura, no hay iluminación, incluso en la principal avenida se están usando grandes lámparas como las de una bodega, rompiendo con la armonía arquitectónica.

Otra carencia es la señalización que indique a quienes nos visitan cual es la importancia histórica de tal o cual edificio o de una calle, abundó.

Gerardo Gálvez Pérez Aragón, a su paso por la CANACO Veracruz en los inicios de la presente década, llamó la atención de las autoridades de los tres niveles de gobierno al señalar que al menos 30 edificios del Centro Histórico de la ciudad de Veracruz estaban a punto del colapso por su deterioro, solicitando desde entonces, que para darse la rehabilitación integral de esta parte de la ciudad, se promuevan incentivos fiscales y se den facilidades para que el dueño del inmueble invierta en él y lo haga habitable.

De este modo, es como el puerto de Veracruz, sigue siendo un muladar, mientras su presidente municipal, Ramón Poo, en complicidad con el arquitecto consentido y el Gobierno del Estado, llenan la talega sin miramientos, caro muy caro pagará el PRI su actitud al no entender que la gente ya se canso de observar como esta generación se burla de la sociedad a la que se comprometieron servir.

Al tiempo.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.