El Director Escolar, ¿el mejor aliado o peor enemigo del Maestro?

- en Opinión

Luis Ortiz Ramírez /

Con mi admiración y profundo respeto para aquellos  Directores que han dejado sus mejores años en una  escuela.

Decía Latapí: “Si saberse bueno es peligroso, sentirse llamado a la perfección es desquiciante”. Esa máxima aplica cuando alguien se considera infalible y siempre quiere tener la razón. Este es el caso de muchos  directores escolares, aclaro no todos, existen buenos directores que en verdad son líderes pedagógicos y  se llegan a ganar el cariño de los maestros y padres de familia. Sin embargo existen algunos que rayan en la tiranía y descargan sus frustraciones con los alumnos,  padres de familia y maestros.

Conocí aun  subdirector pobre de espíritu,  que decía que venía a la escuela a trabajar no a hacer amigos, lo triste es que en escuela que llegaba se ganaba la  repulsa  de los demás.  Esto cobra importancia en la figura del  Director(a) como máxima autoridad de la escuela, y en el ejercicio del liderazgo que le ha sido conferido.

El Director escolar, me refiero al de educación básica, tiene en sus manos el poder de facilitar u obstaculizar el  trabajo docente, algunos comprenden su función y son una fuente de estímulo y ayuda al cuerpo docente, sin embargo hay otros que pierden el piso y piensan que siempre tienen la razón, se regodean en su pequeño microcosmos, pichicatean los permisos económicos a los maestros  y crean un séquito de incondicionales  para lograr sus propósitos.

No debemos olvidar que los directores mexicanos de educación básica  durante muchos años  accedieron a sus puestos a través de un sistema escalafonario vertical que permitía llegar al puesto solamente por la antigüedad.

También era muy conocido que el que cargaba el portafolio del líder sindical o jefe de la parte oficial, rápidamente ascendía como Director, muchas veces sin pasar por  el nivel de subdirector.

Existen casos bien documentados de familiares de los líderes sindicales que entraban como intendentes, luego como prefectos, los cambiaban de escuela y los hacían directores de secundaria, todo en un lapso de tres años. De manera que la figura del Directivo se veía degradada, la mayoría de los maestros sabían que el Director llegaba a ese puesto no por su méritos académicos, sino por su compadrazgo  con los jorocones sindicales.  Por otro lado, los directores de las escuelas no recibían  ningún tipo de formación específica que los capacitara  para enfrentar las exigencias de la función directiva, más bien aprendían  con la práctica, les aplicaba el dicho de “echando a perder se aprende”.

Por esa razón es necesario formar a los directores antes de que tomen su cargo. Se requiere que el nuevo Director conozca las formas y el fondo de las relaciones personales, es vital que el directivo tome cursos que le permitan desarrollar su inteligencia emocional, ya que de esta forma habrá desarrollado  su inteligencia intra-personal e inter-personal, que a su vez le permitirá entablar buenas  relaciones con toda la comunidad escolar.

Se supone que con  la “Reforma Educativa”  los nuevos Directores Escolares  llegaran a los cargos por concurso y méritos académicos. El gobierno federal mediante la  aplicación de la Ley del Servicio Profesional Docente, espera una nueva generación  de directivos que no repita los vicios de muchos directores escolares que ya van de salida del sistema educativo nacional.

Recuerdo a un Director de la capital del Estado de Veracruz que decía a los cuatro vientos,  que a él solo lo pusieran donde hubiera,  que de lo demás él se encargaba, y efectivamente lo hizo,  trasquilo a la sociedad de padres de familia, se quedaba con gran parte de las ganancias de las tiendas escolares, los proveedores  de uniformes se tenían que poner a mano con él, los cheques de la refresquera llegaban a su nombre  sin que nadie le exigiera cuentas.

El reto es grande y mayores las expectativas, pero es urgente que se ponga en funcionamiento un sistema de apoyo  a los Directores, que  se  tome en cuenta a los Subdirectores, para que se redistribuya la carga administrativa y el director pueda desarrollarse como un líder pedagógico que fomente una cultura de participación, corresponsabilidad y colaboración en la que se involucre a la comunidad escolar en la toma de decisiones para mejorar la calidad de la educación de las escuelas. De manera que cada Director debe de ser honesto y reconocer sus fortalezas y debilidades. Solo el determinara si es aliado o enemigo del maestro.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

    1. No eres la única, pero además se dejó sobornar, con regalos para que esas dinosaurias pudieran tener control de la escuela, ya les tenía miedo, pero que bueno que ya se fué, porque ya no se podía trabajar, todos estábamos paralizados, y las nuevas su directoras académicas que también las preparen y les hagan exámenes psicológicos, y de informática, porque ni imprimir saben.

  1. Hace tiempo me llegó un dato. En una escuela particular, los profesores no se explicaban porque el directivo, buscó a capa y espada, que aprobara las materias, un joven, que desde que inició el periodo escolar, nivel medio superior, había presentado inconsistencias, pereza, distracción, inasistencias. de tal forma que al reprobar las materias, más de cuatro, el directivo, que además, pertenecía al club de los creyentes católicos, ustedes saben como son en las escuelas particulares o privadas, les inculcan ser adoradores de los intereses del Vaticano.
    Bien, pues con el bochornoso apoyo extra y casi en contra de los profes, aprobó las materias de panzazo. Tiempo después, tras platicar, los profes con demás compañeros del joven que recuperó, encontraron de que se había valido.
    Todos sus compañeros en su grupo, sabían que el muchacho se había cuenteado al directivo, con la “dramática” historia de que él no se concentraba en el estudio porque de niño había sido violado, le contó al directivo con tanto ingrediente de convencimiento, y éste a la vez sin investigar, y por la petición del muchacho de que no se lo contara a nadie porque se avergonzaba, le dio resultado su invención, pero no contaba que al confiárselo a sus compañeros de clase, alguno de estos lo tomó como una hazaña digna de contar, y se lo platicó a un profe.
    En una junta de profes con el directivo, si le dejaron entrever, que debía tener cuidado de si investigar más ante casos parecidos y que debía tener presente que hay muchachos que con tal de obtener beneficios o sacar ventaja fácil, son muy imaginativos y capaces de inventarse algunos cuentos esperando que los profes se los crean.
    Hay que tener cuidado con directivos que les creen fácilmente, algunas historias a padres, alumnos, otros elementos del personal, empresarios, curas, sacerdotes o agentes del Vaticano que buscan acomodar su doctrina en escuelas públicas, esto ya sucede en algunas escuelas particulares, la doctrina del catolicismo romano, que es subjetiva y ni los mismos curas la aplican, pues han caído en un sinnúmero de inconsistencias, de pederastia y fraudes.

  2. Todos los directores son Despotas y prepotentes.. son el mayor obstáculo del maestro..no dejan trabajar como se debe para lograr la calidad.. solo les interesa quedarse con dinero de los programas y cumplir con lo administrativo…

    1. Que equivocado estás amigo, para empezar sabes o haz leído las funciones del director. Luego opina sobre administrativo.. y de dinero pues no manejo ninguno cual o donde hay… que a veces el docente no tenga la capacidad no de elaborar un examen y llevar su planificación eso no es culpa del director…es eso lo que a veces molesta de directores que nos exigen lo que es nuestra responsabilidad…. tu amigo y servidor martin docente y director.

  3. Yo conozco a una nueva directiva toda un líder lo que aprende lo comparte, te invita a trabajar, y ella es el ejemplo del trabajo, es una persona extraordinaria, lo único que le falta es un enfoque de secundaria, no de primaria, pero además con los alumnos la siguen con amor, no con temor. Poca como ella

  4. La mayoria de los directores estan quedando obsoletos y poco actualizados practican sus tradicionales creencias y supuestos en la escuela y fomentan mucho el aislamiento entre docentes ya que estam acostumbrados a ser aprobados por los docentes solo imtentan tener de la manera mas facil el poco compromiso por el.colectivo docente y no molestarlo ni llevar el.liderazgo academico

  5. En efecto hoy en día el liderazgo tiene un nuevo enfoque donde docentes y directivos trabajan en colaboración para lograr los propósitos educativos que implican mejorar el aprendizaje de los estudiantes. Un director autoritario ya no tiene cabida la reforma educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.