Humberto Moreira en prisión, ¿y Fidel Herrera cuándo?

- en Investigación, Opinión

Armando Ortiz / La policía española en un gesto que buscó parodiar la ridícula actitud de un gobierno que no se da cuenta de sus acciones, de sus yerros y de sus responsabilidades lanzó a las redes sociales un mensaje de twitter en donde decía: “Detenido en barajas Humberto Moreira por Orden de la Fiscalía Anticorrupción. Esta tarde pasa a disposición de Audiencia Nacional. #misióncumplida”.

La mordacidad del mensaje no es gratuito. Con la fuga del Chapo en 2015, México pasó a ser el país que dejaba escapar al narcotraficante más buscado del planeta por segunda vez; México fue la burla del mundo. Pero que lo hayan atrapado y que lo consideraran como un victoria incuestionable, eso fue todavía más digno de burla. “Misión cumplida” escribió en twitter el presidente Peña, ¿qué quería, que le aplaudiéramos?

Lo atraparon porque lo dejaron escapar; lo atraparon porque como pudiera decir “El Filósofo de Güemes”, andaba libre; lo atraparon porque se lo encontraron de frente y es que ya nos enteramos por los boletines de la Secretaría de Marina que por quien iban era por “El Cholo”. De modo que estuvieron de más esos reportajes montados de Loret de Mola en donde narraba la historia como si se tratara de una película de James Bond, el agente 007.

Ahora bien, hay otro mensaje implícito en ese twitter de la policía española. La policía española tiene en la mira a varios exgobernadores que robaron dinero del erario público y que para gozar de este dinero se han dedicado a blanquearlo. ¿Cuánto dinero debió robar Humberto Moreira para que después de cinco años todavía estuviera blanqueándolo?

Para la policía española, particularmente la Fiscalía Anticorrupción, si es una “misión cumplida” atrapar a Moreira, pues había estado siguiendo los pasos del exgobernador de Coahuila, quien hacía constantes viajes a España. Ya había otros procesos anteriores en contra de Moreira, pero éste siempre contaba con la complicidad de las autoridades mexicanas y siempre salía incólume de las acusaciones en su contra.

Pero esa protección del gobierno de México hacia su exgobernador y expresidente del Partido Revolucionario Institucional en el tiempo que fue elegido Enrique Peña Nieto como presidente de la República, no le valió para nada y la investigación en su contra se fue llenado de datos, de certezas, de pruebas en su contra. Lo detuvieron en Madrid, España, pudieron hacerlo en México, pero sabían que en México lo iban a proteger, por eso esperaron a que el señor Moreira tomara el avión y se trasladara a un país donde no podía ser cobijado por la impunidad.

Ya se le envió a prisión sin derecho a fianza, porque saben que si le dan fianza el señor, con ayuda del gobierno mexicano evadiría su responsabilidad. Porque hasta eso, el monto de lo que se le imputa a Moreira no es mucho, es de apenas unos 4 millones de pesos, pero las acusaciones en su contra, sobre todo basados en las declaraciones del empresario Rolando González Treviño, acusado por mover fondos de cuentas del gobierno de Coahuila, llegan a sumar el monto más de 3 mil millones de pesos. Eso es lo que realmente se investiga un saqueo brutal de las arcas presupuestales de ese estado.

Después de lo ocurrido a Moreira, muchos exgobernadores tendrán que poner sus barbas a remojar. De acuerdo con los códigos de “deshonor” de este país, mientras el gobernador saliente se discipline y reparta lo que se ha robado, no tendrá problemas a futuro. Así hemos visto a muchos saqueadores que a la fecha gozan de libertad y del producto de su saqueo.

Pero a los veracruzanos sólo nos interesa un exgobernador, y ese está en España, justo en Barcelona donde es cónsul de carrera, es decir no requirió de la aprobación del Senado de la República, sino que el propio presidente de México lo nombró directamente. Esa parece una ventaja, porque de haber pasado por el tamiz del Senado, Fidel Herrera seguiría siendo un simple exgobernador. Cabe recordar que el señor quiso ser embajador en Grecia pero el senado siempre truncó para él esa posibilidad. Claro que estar en un consulado de carrera también tiene sus desventajas, pues el señor goza de inmunidad limitada, es decir inmunidad personal, en el caso en que se compruebe que el delito que se le imputa es grave, esa inmunidad no podrá protegerlo; y las acusaciones en contra de él, señaladas en el juicio en contra de Pancho Colorado no son cualquier cosa, son delitos graves.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.