Definiendo la Cultura

- en Opinión

Sabino Cruz V. / ¡Oiga! me imagino que si se enteró que el año pasado don Enrique Peña Nieto firmó el decreto por el que se creaba la Secretaría de Cultura, y que días después tomó protesta a don Rafael Tovar y de Teresa, como nuevo secretario de cultura; y bueno, pues ya sabe usted que todos brincamos locos de contentos, pues creíamos que con este decreto estaba garantizado el derecho al disfrute, formación, perfeccionamientos, investigación, difusión y/o comercialización el arte en cualquiera de sus expresiones.

Pues he ahí que no todo estaba tan claro como pensábamos pues, ahora nos enteramos que entre los señores diputados no hay un consenso sobre el concepto cultura, ni cuánto aportan las Industrias culturales y creativas al Producto Interno Bruto (PIB) y que por ello han aprobado un punto de acuerdo para que se realicen las consultas y/o foros que sean necesarios para se redacte una definición de cultura que incluya a [email protected], que sea democrática y acorde con los nuevos tiempos.

Además de garantizar el pleno derecho de la cultura, un tema que también han acordado analizar [email protected] señ[email protected] [email protected], es la salvaguarda de los derechos morales y patrimoniales de los creadores, los cuales cada vez están más expuestos por la facilidad que da el libre tránsito que ofrecen la globalización a través de los distintos medios electrónicos; el cual se estima que genera ganancias por 2 mil 700 millones de pesos anuales a la piratería tan solo en copias de material discográfico.

Mire usted esto de dar certeza jurídica a los creadores está muy bien, pues bastante hacen con “descerebrarse” para crear algo que materialice una sensación/emoción, placer/dolor, malestar/gozo que la cotidianidad les produce, como para que venga otro y lucre con ello, sin que por eso reciban tan siquiera las gracias; pero lo que estaría mucho mejor es que también voltearan los ojos hacia los miles de creadores indígenas/mestizos que luchan porque no se pierdan las tradiciones y costumbres heredadas de los abuelos mesoamericanos/peninsulares/africanos.

De ballets folklóricos, a grupos que se han erigido como salvadores de son veracruzano o de la música/baile huasteco, nunca, desde tiempos inmemoriales, han reportado utilidades para los pueblos originarios que tienen en la danza, el canto, la poesía, el cuento y el relato su manera de relacionarse con el mundo físico, social y espiritual.

Grupos subsidiados, como el Ballet Folklórico de la Universidad Veracruzana, además de corromper  la esencia del ethos popular mexicano, reciben grandes cantidades de dinero por funciones que dan en giras internacionales o cursos/coreografías, sin que por puro remordimiento vayan a la comunidad hacedora del hecho dancístico/musical para, no digamos, hacer una donación o apoyar en la gestión de un recurso material, sino para reconocerles que gracias a sus costumbres y tradiciones, ellos cuentan con seguridad social, vacaciones, aguinaldos y bonos por productividad.

Cosas de indios y/o mestizos pensarán los profesionales de la danza escénica folklórica, así como los investigadores nativos o extranjeros que diariamente andan a la casa de nuevos signos de identidad, para el próximo montaje, grabación o publicación. Bien harían los diputados que también promovieran una iniciativa para que estos “Piratas” de una Institución Universitaria, aporten un porcentaje por la comercialización de estos productos que los nativos ofrecen como ofrenda a sus deidades tutelares.

Comentario Breve

¿Oportunismo, pago de facturas o eficiencia en el puesto? Dudas que quedaran en al aire con la designación como Presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, de la doctora Namiko Matzumoto Benítez. Lo cierto es que la doctora Matzumoto deja muchos casos sin resolver en la Comisión para la Atención y Protección de Periodistas (CEAPP), no solo los que se refieren al asesinato de varios periodistas, sino también a las denuncias que le hiciera el comisionado Jorge Morales Vázquez.

Gran incertidumbre en la que se encuentran en estos momentos docentes de la Escuela Secundaría General # 5 “Manuel R. Gutiérrez” de la capital de los veracruzanos por la amenaza de muerte que una madre de familia hiciera a una maestra, en la recién entrega de boletas del segundo bimestre. De acuerdo a la maestra y testigos, la madre de la estudiante, además de gritarle que le vaciaría una descarga, se ostentó como empelada de la policía judicial del Estado. El asunto ya está en manos de abogados.

Por último, le comento que se cierra el ciclo del doctor José Zayden Domínguez como Cronista de la Ciudad. En manos de notables y connotados está la designación del hombre/mujer que habrá de reescribir la historia de esta señorial ciudad que lucha por no quedar rezagada de los progresos propios de los avances tecnológicos, sin que pierda su calidez provinciana y clima londinense.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.