Los olvidados

- en Opinión

Sabino Cruz V. / ¡Oiga! recuerda usted ese consejo que daban los abuelos, de que si les querían reconocer/agradecer algo, que esto fuera en vida, pues ya [email protected] como para que, que no tiene ningún sentido andar llevando coronas/arreglos florales a tumbas/monumentos/hemiciclos, etcétera. Con esta máxima empiezo el año, a propósito de la Medalla Bellas Artes 2015 que el próximo 13 de mes y año que corre en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, recibirá el director de orquesta, pedagogo y compositor Francisco Savín Vázquez (1929), por su aportación a la música sinfónica en el país, y por ser uno de los directores más importantes del siglo XX.

Francisco “Paco” Savín aún es recordado por la vastísima labor que hizo al frente de la Orquesta Sinfónica de Xalapa, el alto nivel interpretativo que logró que alcanzara esa institución musical, y que tendría su punto más alto en los conciertos de apertura del Festival Internacional Junio Musical, que además permitía a los nativos y visitantes disfrutar de las mejores producciones del repertorio operístico, espectáculos de danza y conciertos de cámara. Todo un evento que año con año fue posicionándose en el imaginario de los melómanos, e incluso se llegó a comparar con el mismo Festival Internacional Cervantino.

Junio Musical (1996) fue, y aún lo es, referente en el sureste del país, de tal manera que los estados de Oaxaca, Campeche, Chiapas y Tabasco lo tienen como modelo de organización e innovación musical. El Festival tenía todas las condiciones para institucionalizarse y llegar a ser una Marca como lo es el Festival Internacional Manuel Bernal Jiménez, que desde 1986 busca “fomentar y de ampliar la enseñanza musical. De la mano del Conservatorio de Las Rosas, primer conservatorio de América, y con base en el proyecto del ilustre compositor michoacano Miguel Bernal Jiménez”; Junio Musical fue un espacio para que los nuevos talentos veracruzanos compartieran escenarios con artistas consagrados.

Muy distinto el amplio reconocimiento que en vida recibiera el recién fallecido compositor y director de orquesta francés Pierre Boulez (26 de marzo de 1925-6 de enero de 2016), quien dirigió la orquesta de Cleveland (1967-1972), la Sinfónica de la BBC (1971-1975) y la Filarmónica de Nueva York (1971-1977), donde sucedió a Leonard Bernstein; además de participar en el diseño de la política musical francesa, ser consultado en la construcción de la nueva ópera de la plaza de la Bastilla y luego en la Ciudad de la Música, también en París. (Referencia: http://www.cronica.com.mx/notas/2016/938163.html).

Cosa diferente de este lado “del charco”, en donde solo nos queda recordar/lamentar lo que fuimos y ya no somos: la otrora Atenas Veracruzana en la actualidad es simplemente una vetusta amargada que duerme en sus laureles, que levanta la ceja cuando algo nuevo aparece en el firmamento; que lleva el pesado lastre de un pasado glorioso en el que hombres/mujeres como Paco Savín, Luis Herrera de la Fuente, Guillermina Bravo, Sara García, Roberto Bravo Garzón, Roberto Williams, Armando Lavalle, Mateo Oliva, Rosario Andrade, Raúl Ladrón de Guevara, Erasmo Capilla, Fernando Vilchis, Lorenzo Arduengo, Guillermo Palomares; Raúl Zermeño, trazaron estelas en el mar. La medianía ha sentado reales en la Universidad Veracruzana, a través del al OSX, Difusión Cultural, las Escuelas de Arte; en la Secretaría de Educación de Veracruz y en todos los espacios en donde la creatividad sea parte del ser/hacer de hombres y mujeres.

La triada de la dialéctica propuesta por Fichte/Hegel: Tesis, Antítesis, Síntesis. En Xalapa, y en todo el país, se quedó en la antítesis, pues es práctica común negar todo lo que el anterior hizo: los gobernantes, niegan/borran lo que su antecesor propuso; los funcionarios, de cualquier nivel, rechazan todo lo pasado; los directivos de las escuelas de arte, grupos artísticos, compañías, galerías/museos, hacen lo propio. En México todo el tiempo se está descubriendo el Agua Tibia, el Hilo Negro o Mediterráneo.

La hora de Veracruz no acaba de llegar, gobernantes entran/salen sin dejar obra trascendente por la que deban ser recordados; en cambio el arte en cualquiera de sus expresiones ahí quedará: las tres virtudes de Parque Juárez de Enrique Guerra; el estadio Heriberto Jara Corona, el Museo de Antropología; el teatro Solleiro de Huatusco, el Pedro Díaz de Córdoba, el Llave de Orizaba, Netzahualcóyotl en Tlacotalpan, el Gutiérrez Barrios de Boca del Río, etcétera

Comentario Breve

Me enteré, por buena fuente, que a la mentira dicha por el joven director de la subdirección de fomento turístico del Municipio de Xalapa, Lic. Williams Velasco Martínez, de que la pista de hielo es un foco de atracción turística para visitantes foráneos -no acarreados de las colonias-, que se atribuye la autoría del libro Mi segunda piel: indumentaria de las etnias veracruzanas, cuyos derechos son de quien esto escribe y del fotógrafo Héctor Montes de Oca. IVEC/CONACULTA 2010.

A medio camino de la administración preside el hijo del profesor Guillermo Zúñiga Martínez, mal no le haría hacer un balance de lo que sus huestes están haciendo para la promoción/difusión de la marca XL [Xalapa], así como en la construcción de identidad y orgullo de pertenecia.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.