Año Nuevo y Gasolina

- en Opinión

Brenda Caballero / Considero que inicié bien el año. Me levanté temprano. Afortunadamente, el vino y el rompope no hicieron estragos en mi organismo, es decir: no me dio la terrible “cruda”.

El paseo de Harry no podía faltar y aunque dormimos un poco más de lo normal, al salir no había ni un alma en la calle. Algo no alcanzo a comprender. Le digo al marido ¿Por qué los mexicanos queremos iniciar bien el año y no lo hacemos trabajando? Tal vez sea para curar la resaca o el desvelo, me dice. Trato de ir más allá y pienso: a lo mejor porque amanecieron celebrando.

Cinco vueltas corriendo al parque, una serie de abdominales y estiramientos completan la mañana.

Más tarde, antes de ir al recalentado, hay que cargar gasolina. Confieso que aunque tenía casi la reserva el último día del año, esperé al día primero para cargar combustible, pues ya había visto letreros de que bajaría de precio. Y en efecto, así fue. Su precio bajó cuarenta centavos la gasolina magna y 41 centavos la premium.

Bueno, algo es algo. Comparado con los deslizamientos mensuales anteriores, el hecho de que baje el precio ya es una buena noticia de año nuevo.

Pero ¿realmente impacta en el bolsillo de los mexicanos?

En mi caso, tuve un ahorro de 15.20 pesos, considerando multiplicar .40 de centavos ahorrados por 37.994 litros cargados, ya que el precio de gasolina magna es de 13.16 pesos.

Lo anterior fue equivalente a una compra de gasolina de 500 pesos. Tomando en cuenta esa cantidad quincenal, mi ahorro al mes sería de 30 pesos.

Realmente no se ve tan impactante como quisiéramos los millones de mexicanos a los que se nos explicó que con la Reforma Energética, la gasolina y los combustibles bajarían su precio de acuerdo a la ley de la oferta y la demanda del mercado.

Incluso, los rangos de los precios establecidos el 24 de diciembre de 2015, por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, estarán vigentes por todo el año 2016.  El litro de gasolina Magna estará entre 13.16 y 13.98 pesos; la Premium: entre 13.95 y 14.81; mientras que el diesel: entre 13.77 y 14.63 el litro. En pocas palabras, el combustible no bajará de sus mínimos establecidos ni aumentará en sus máximos determinados.

En el mes de enero, los precios de la gasolina Magna y Diesel tocaron sus mínimos, mientras que la Premium no ha tocado su precio bajo ya que se encuentra 3 centavos arriba, siendo el precio actual de 13.98. En este caso, la Secretaría de Hacienda determinará el precio de manera mensual.

Es decir, se prevé que no habrá disminución en los mínimos hasta inicios del 2017, pues el precio supuestamente lo fija el mercado, aunque se considera que baje más y para el año 2018 se libere totalmente el precio.

Pero ¿se cumplirá este supuesto?

Hace unos días escuchaba que Pemex abrió una gasolinera a finales de noviembre en  Estados Unidos, específicamente en Houston, Texas, supuestamente por la gran cantidad de mexicanos que radica en ese estado. Mi pregunta fue ¿a qué precio venderá el litro de combustible? ¿cómo competirá con los grandes monstruos como Shell, Exxon o Chevron?

Al respecto, la paraestatal no ha brindado mucha información y aunque acá en México quiere verse como que le prestó el nombre a la empresa Agua Marketing Hispanic, radicada en Houston, ésta confirmó la apertura publicando en su cuenta de Instagram que “estaban celebrando con su cliente @petroleosmexicanos la apertura de su primera estación en Estados Unidos”.

Ah, pero allá el precio es menor, pues “Pemex” está ofreciendo el galón de gasolina a 1.54 dólares, si se paga en efectivo; y a 1.58, si el pago es con crédito; mientras que el galón de diesel cuesta 1.43. Es decir, el litro de gasolina, “Pemex” lo vende allá en 7 pesos, mientras, los mexicanos acá lo pagamos casi al doble. ¿A poco no es injusto?

Según análisis de los que saben, hay una gran probabilidad de que en nuestro país, la gasolina nunca alcance el precio de 7 pesos, a pesar de todos los choros de la reforma energética. El análisis es simple: en México, el precio lo seguirá determinando el Gobierno Federal, pues aunque el precio real de la  gasolina sea de 7 pesos, el resto corresponde a impuestos, gravámenes necesarios que pagamos los mexicanos para la subsistencia del gobierno.

Ahora, a ver qué pasa con la luz…

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.