Nadie gana solo

- en Opinión

Filiberto Vargas Rodríguez / Nadie se imaginaba por allá del mes de marzo de 1980, que el sobrino del maestro Alfonso Arroyo Flores, el nautleco Juan Nicolás Callejas Arroyo, haría tal carrera en la política estatal y se convertiría, con su Equipo Político, en el basamento en el que se recarga la estructura electoral de su partido de siempre, el Revolucionario Institucional.

Hace algunas semanas, cuando se fraguaba el encuentro de la cúpula priista en el rancho San Julián, de la familia Yunes, cuando todavía se pretendía que fuera un encuentro muy exclusivo, con los actores políticos más importantes de la entidad, el primer nombre que surgió para ser convocado, fue el del maestro Juan Nicolás, merecedor de la confianza de todos los que aspiran a la candidatura priista al gobierno en el 2016.

Un hombre institucional, de lealtad a toda prueba, pasó momentos complicados cuando la dirigente de su sindicato, el SNTE, Elba Esther Gordillo, anunció su separación del PRI y la creación de otro órgano político, Nueva Alianza.

En Veracruz la cúpula de la Sección 32 del SNTE se mantuvo firme. Priistas eran y priistas seguirían siendo, “con todo respeto para nuestra dirigente nacional”.

En varios momentos de su larga carrera política, el maestro Juan Nicolás Callejas Arroyo ha tenido que batallar con sus problemas de salud, pero siempre ha salido adelante y con renovados ánimos.

Ha sido legislador en repetidas ocasiones, tanto federal como local y es factor de decisión en los asuntos de mayor relevancia para el estado.

Pero el maestro Juan Nicolás entiende que no todo es para siempre y en los años recientes ha trabajado para impulsar a quien habrá de ser su sucesor. Se trata de su hijo, Juan Nicolás Callejas Roldán, quien concluyó ya su período como secretario general de la Sección 32 del SNTE y apenas este martes rindió protesta como Secretario de Operación Política en el Comité Directivo Estatal del PRI.

Al momento de tomarle protesta, Alberto Silva Ramos destacó en el joven político su vocación de liderazgo que, dijo, seguramente lo llevará a alcanzar más altas responsabilidades en el futuro.

La búsqueda del perfil ideal para la cartera de Operación Política en el PRI estatal no fue sencilla. La idea siempre fue que se buscara a un personaje que le diera lustre al cargo, y no alguien que buscara reflectores personales.

El propio Callejas Roldán, al hacer uso de la palabra, dejó claro que sus nuevas tareas partidistas tienen como fin la búsqueda del triunfo priista en el 2016, y no la consecución de proyectos personales.

 Silva Ramos, personaje encartado en la sucesión del 2016, insistió ante la militancia en las premisas de unidad e inclusión, para conseguir que el Revolucionario Institucional mantenga el gobierno de Veracruz: “Nadie gana una elección solo”, sentenció.

Horas más tarde, en la residencia oficial del Gobierno del Estado, se reunieron para celebrar una “comida de unidad”, con el Gobernador Javier Duarte, casi todos aquellos priistas veracruzanos que han externado su interés por buscar la candidatura de su partido a la gubernatura el próximo año, salvo José Yunes Zorrilla, quien ya se había bajado del ring, pero en su afán de apoyar a Héctor Yunes, se niega a admitirlo. El senador peroteño argumentó “compromisos ineludibles” para no asistir a este encuentro.

“Unidad e inclusión” al momento de definir a su candidato, les pidió el dirigente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, a los priistas veracruzanos. Unidad e inclusión está siendo el sello de la casa.

El que no incluya, desune.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.