Infiltrado amenaza a reporteros en manifestación de pensionados

- en Carrusel, Estatales

Juan David Castilla Arcos / Xalapa, Ver. «No me enfoque porque le voy a romper la madre», dijo un adulto mayor a reporteros, quien se hizo pasar como pensionado durante la protesta que orquestaron jubilados en el centro de Xalapa el viernes.

Cuando los comunicadores entrevistaban a los inconformes que protestaban y bloqueaban la calle Juan de la Luz Enríquez, el señor de cabello canoso y atuendo elegante intentó impedir la actividad periodística.

«No digan nada, es prensa vendida», murmuró a los jubilados, quienes demandaron nuevamente el pago de sus pensiones de noviembre y diciembre, aguinaldo y el bono retroactivo, mismo que les adeudan desde enero pasado.

Quienes sentenciaban a Duarte con incendiar el pino navideño de Plaza Sebastián Ledo de Tejada —también llamada Plaza Regina Martínez por el gremio periodístico— si no les pagaban, desconocieron al sujeto que intentó intimidar a reporteros en varias ocasiones.

Con chamarra negra, pantalón gris, cinturón llamativo y zapatos relucientes trataba escabullirse entre las personas de la tercera edad que se decían “hartos” de tener que mendigar al gobierno priista, que encabeza Javier Duarte de Ochoa, para que les otorguen lo que por ley les corresponde.

El señor soltaba carcajadas cada vez que las ambulancias del Instituto Mexicano del Seguridad Social (IMSS), sin pacientes abordo, pretendían circular donde se mantenían el cierre vehicular. Esto como parte de una estrategia gubernamental para que los manifestantes liberaran la arteria y se desestabilizara el movimiento.

«Liberen la calle por favor, tenemos un paciente abordo que debe llegar al hospital», expresaba el conductor de la ambulancia, al usar la bocina para ser escuchado por los jubilados. Al menos en tres ocasiones, el paramédico intentó pasar entre los protestantes.

Los reporteros se identificaron y le cuestionaron al presunto infiltrado el motivo por el cual se encontraba en la protesta; sin embargo, de manera tajante y en tono agresivo, respondió: «Yo conozco a la prensa vendida. Son unos vendidos, ustedes».

El sujeto negó ser jubilado o pensionado, se alejó para evadir las preguntas y alcanzó a unas personas que se encontraban en la plaza pública. Posteriormente, gesticulaba y se secreteaba con sus cercanos, a quienes les causaba risa la situación.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.