El partido bicolor

- en Opinión

Filiberto Vargas Rodríguez / El senador perredista Armando Ríos Piter, Presidente de la Comisión de Población y Desarrollo en la Cámara Alta, advierte que la motivación de su partido, el del Sol Azteca, para buscar alianzas pragmáticas con el PAN (“acostones”, dixit Javier Duarte) “no es clara”. Argumentan que quieren sacar al PRI del gobierno, pero terminan impulsando a perfiles priistas.

Y pone como ejemplo a Veracruz:

“En Veracruz, ante el pésimo desempeño de la actual administración, se argumenta que es necesario sacar al PRI de casa de gobierno. Sin embargo, se pretende impulsar ahí a un histórico funcionario priista, y beneficiario directo del clientelismo de Elba Esther Gordillo. ¿Cómo esperar que pese a su formación personal, gobernará de manera diferente?”.

Los ejemplos que el senador perredista da de los magros resultados conseguidos por el PRD en las alianzas con el PAN, son contundentes.

Recuerda que en 2011 se ganó en Sinaloa la elección, sin embargo, de acuerdo con los resultados del pasado 7 de junio, hoy el PRD es la quinta fuerza política, por debajo de Morena y del Partido Verde.

En Puebla se ganó la gubernatura, pero hoy el PRD se ubica como la cuarta fuerza, también por debajo del partido de Andrés Manuel López Obrador.

Señala que un caso aún más grave es el de Baja California, donde el Sol Azteca obtuvo el triunfo en alianza en 2013 y actualmente está considerada la octava fuerza política entre diez partidos.

“Estoy convencido que la decisión de ir en alianza con el PAN llevará a que los electores perciban todavía más difusa y débil a la propuesta de izquierda del PRD, y prefieran orientar sus votos hacia partidos con una oferta percibida más congruente. Hasta ahora, aun cuando Morena es un partido cuasi-unipersonal, representa la más fuerte competencia desde la trinchera de oposición de izquierda”, señala Ríos Piter.

Califica, además, de “miope” la visión del dirigente nacional de su partido, Agustín Basave, pues asegura que “en nada abona a promover el gran proyecto incluyente de un México para todos, el participar pragmáticamente con el PAN, sólo para lavar cara en 2016”.

Está más que claro que el genuino perredismo está en contra de alianzas de conveniencia, coyunturales, con una de las organizaciones políticas con más diferencias en su propuesta ideológica, como es el Partido Acción Nacional.

En Veracruz ha surgido una fuerte oposición en el seno de este partido de izquierda, pues los líderes locales perciben que atrás de este interés de Rogelio Franco y su cómplice, Sergio Rodríguez, hay otro negocio millonario. Que hoy quieren pintar de azul lo que hace unos años pintaron de rojo.

El mensaje de Javier Duarte el pasado domingo en la sesión extraordinaria del consejo político estatal del PRI fue tomado a broma, por su parábola con los matrimonios (“nosotros no nos aliamos de manera coyuntural. Nosotros nos aliamos de manera permanente. Nuestra alianza es legítima y genuina. No es de interés. No es un acostón”) pero en esencia señala a la oposición de buscar en la coyuntura su principal argumento para aliarse, fuera de ideologías y por encima de sus principios básicos.

Señala Ríos Piter que el PRD, partido en el que milita, “tendrá que decidir entre defender un proyecto de agenda progresista o realizar alianzas pragmáticas, con meros fines electorales; entre ofrecer un espacio a los ciudadanos que simpatizan con políticas de izquierda, o desdibujarse para regalar su capital político”.

¿Cuál será el rumbo que tome el PRD en Veracruz?

Muy pronto lo sabremos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.