Al parecer, por fin, los priistas se re-unen

- en Opinión

Arturo Reyes Isidoro / Tardó un año, pero por fin ayer los priistas, ahora sí, dejaron la impresión de que se han re-unido luego de la confrontación que provocó la aprobación de la gubernatura de dos años entre el gobernador Javier Duarte de Ochoa y los senadores de su partido José Francisco “Pepe” Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa.

Duarte dijo que puede más la militancia que sus diferencias internas, que pueden estar o no de acuerdo en muchos temas, pero que siempre se ponen de acuerdo, y así salen más fortalecidos, cohesionados y victoriosos, y que en la próxima elección no va a ser la excepción.

La impresión que dejó ayer el Consejo extraordinario Político Estatal celebrado en el salón de un hotel de Boca del Río es que han negociado o que las partes han entendido sus posibilidades reales para jugar la sucesión y que con base en ellas acordarán para llegar a su convención con un candidato de unidad.

El pasado viernes 11 hizo un año en que se inició una ruptura política entre los senadores Yunes con el jefe político de su partido y gobernador Javier Duarte cuando Pepe convocó a conferencia de prensa en un hotel del centro histórico de Xalapa para expresar su desacuerdo con la iniciativa que entonces había enviado el titular del Poder Ejecutivo al Congreso local proponiendo la minigubernatura.

En aquella fecha la consideró “inoportuna, inconsecuente y lesiva” para el estado, dijo que respetaría cualquier decisión que tomara el Congreso al respecto aunque insistió en que era “totalmente inconsecuente” con la realidad en que se encontraba la entidad. La iniciativa se aprobó el 18 de diciembre, el próximo viernes hará un año, y se dio la división y el enfrentamiento.

Luego de varios intentos de unidad, ayer pareció que por fin la lograron. El saludo entre Duarte y Pepe y Héctor fue cordial, como en los viejos o en los mejores tiempos, ya no hubo rozones verbales, no al menos en las intervenciones que se dieron, y el dirigente estatal Alberto Silva Ramos ya no dijo ni siquiera entre líneas nada que se interpretara como que él va a ser el próximo candidato a la gubernatura y aparentemente todos salieron contentos.

A su llegada, a su paso rumbo a su lugar en el presidium, el gobernador se detuvo para saludar y platicar con el senador Yunes Zorrilla. Minutos después diría a los consejeros que recordaban este mismo evento hace seis años, “un evento en donde no estaba presente la unidad que hoy se palpa y se vive”.

Esta vez Duarte no tuvo reparos. Atrás quedaron el abandono de Pepe y Héctor del acto agrario del 6 de enero por la llegada y presencia del gobernador, atrás quedó el abandono de Pepe del Consejo Político Estatal en marzo cuando se disponía a hablar Duarte, y atrás quedó el reclamo de Duarte a Héctor a través de una caña de pescar por señalamientos en contra de su administración pero no de sus familiares panistas de Boca del Río.

Ayer saludó “con un gran reconocimiento al esfuerzo y a la representación política y social” lo mismo de Héctor que de Pepe, a quienes saludó delante de todos, lo que provocó un estruendo.

Javier Duarte manifestó que el priismo sabe bien que “la división política no sirve, no abona, no permite alcanzar las metas que nos hemos fijado, no logra alcanzar los objetivos que la sociedad merece y necesita”.

Apuntó lo que, a mi juicio, fue la clave del Consejo: “celebramos una de las sesiones más importantes que un Consejo Político Estatal puede establecer y que se da cada seis años. Acordamos métodos de selección y postulación de quienes aspiren a Gobernador del estado y a diputados locales y, como verán, esta fue una respuesta contundente para quienes apostaban a la división, a la ruptura y a la fractura de nuestro instituto político”.

A menos que los hechos demuestren lo contrario en el futuro, al parecer encontraron o retomaron el camino común, lo que hizo decir al gobernador que su estructura territorial “está perfectamente afinada” y que son “una maquinaria bien aceitada; somos una maquinaria perfecta cuando estamos unidos, y así lo habremos de demostrar… vamos por todas las canicas el próximo año”.

Incluso esta vez hubo moderación en su crítica a la posible alianza opositora entre el PAN y el PRD (aunque no mencionó las siglas), al expresar que la del PRI es una alianza permanente con el pueblo mientras que la otra es coyuntural; “nuestra alianza es legítima y genuina, no es de interés, no es un acostón, nosotros tenemos un matrimonio con el pueblo veracruzano”.

En su turno, el dirigente estatal Alberto Silva Ramos no dejó de considerar que el factor de unidad es el gobernador Duarte, recordó cifras de elecciones pasadas para decir que con ellas van a ganar y mencionó los grandes temas que va a atender el próximo candidato y gobernador.

Callejas los nalgueó

Pero fue la voz del coordinador de la diputación local priista, Juan Nicolás Callejas Arroyo, la que rompió el letargo de tanto bla bla de la formalidad. Encarnación viva del dicho de que sabe más el diablo por viejo que por diablo, de hecho nalgueó verbal y políticamente a sus jóvenes correligionarios que se han pasado un año peleando.

En pocas palabras les dijo que si no se unen les van a romper la madre, claro, con otras palabras. “No se vale la lucha de los hombres solos. La lucha debe ser en equipo porque en equipo vamos a ganar. Necesitamos quitarnos todas las ideas de que solos podemos, ninguno puede solo; o nos unimos o nos rompen lo más sagrado que tenemos en la familia”.

Callejas improvisaba: “Es el momento de decidirlo. Bien vale la pena hacerlo por Veracruz. Ya no más descalificaciones… No podemos ir así. La política es de diálogo, la política es de consenso. La política es de consensos”.

Remató: “Hay de aquel que no sabe dialogar. Allá de aquel que no sabe establecer acuerdos. Hay de aquel que no entiende que debe respetar la manera de pensar de los demás, pero defender esa manera de pensar. Esa debe ser la lucha, una mentalidad abierta. Por eso, no podemos ganar la elección si no establecemos las condiciones”.

Duarte, fortaleció su equipo en el PRI

Como para dar rienda suelta a especulaciones, lo cierto fue que el gobernador Javier Duarte se sirvió con la cuchara grande, que además él solo tiene, y fortaleció su fuerza dentro de la dirigencia partidista. Carlos Brito Gómez fue ratificado como presidente de la Comisión de Procesos Internos; la Comisión Estatal para la Postulación de Candidatos la presidirá Adolfo Mota Hernández; la Comisión de Justicia Partidaria quedó en manos de Marco Antonio Aguilar Yunes; y en la Defensoría Estatal de los Derechos de los Militantes, Jorge Carvallo Delfín.

¿Significa todo ello que el candidato del PRI será alguien necesariamente duartista? La versión más consistente que escuché antes, durante y al término del Consejo (aunque no puede considerarse determinante) es que de común acuerdo emergerá uno de los dos senadores Yunes, que puede ser Héctor o Pepe, o viceversa, pero que el gobernador venderá caro su amor: fortaleció su estructura para estar en las mejores condiciones de negociar con el futuro candidato.

El propio senador Yunes Zorrilla me confirmó que se mantiene firme en la búsqueda de la candidatura aunque dijo que con Yunes Landa tienen las mismas posibilidades. “Estamos dispuestos a contender… sí voy a buscar la candidatura, sin ninguna duda, soy un aspirante con posibilidades, estoy en competencia, pero no voy a hacerlo a cualquier costo, y en eso me sostengo”.

Académicos amenazan con salir a protestar

Por primera vez en muchos años, los académicos e investigadores de la Universidad Veracruzana podrían tomar este lunes las calles de las ciudades del estado donde hay un campus de la casa de estudios, si a la una de la tarde no les han pagado sus sueldos, el aguinaldo y las prestaciones que se les deben.

El viernes pasado por la tarde se alertó a los 7,500 académicos de toda la entidad para que estén preparados a efecto de que si el Gobierno del Estado a través de la Secretaría de Finanzas y Planeación no entrega a la UV los recursos que le corresponden y ésta a su vez incumple con sus trabajadores, paren sus labores y salgan a protestar.

De suceder esto sería la primera vez en muchos años que los académicos agrupados en el Fesapauv realicen tal movimiento, que repercutiría a nivel nacional dado el apoyo que ha ofrecido ya la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios, que agrupa a 48 organismos sindicales universitarios de todo el país.

El viernes pasado, la rectora Sara Ladrón de Guevara confió en que el Gobierno del Estado cumpla con su ofrecimiento de depositar los recursos a tiempo para pagar a todos sus trabajadores, 12,000 en total, incluyendo a los académicos. Se sabe también que  los trabajadores técnicos y manuales agrupados en el Setsuv saldrán a manifestarse si no reciben a tiempo sus pagos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.