Fernando Perera Escamilla, ¡vaya caradura!

- en Avenida Principal, Carrusel

altoUn comisionado de los Derechos Humanos suele ser una persona incómoda para un gobierno represor. Veracruz, en variadas ocasiones, ha demostrado que es un gobierno represor; las manifestaciones de semanas pasadas en las que elementos de la Fuerza Civil se fueron a golpes en contra de maestros, periodistas y ciudadanos dan fe de ello. Pero el caso de Fernando Perera Escamilla, presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), es emblemático. El señor es de lo más cómodo para este gobierno. Su presencia omisa, su beneplácito y en ocasiones su complicidad han abonado para que Veracruz sea visto en el país y en el extranjero como un estado que reprime periodistas y activistas sociales. Fernando Perera Escamilla es el funcionario a modo para un gobierno con vocación represora. Pues este sujeto que ha demostrado una y otra vez su inoperancia, piensa reelegirse otros cinco años para hacer “nada” a favor de los Derechos Humanos. ¡Vaya, vaya, lo que es ser un caradura!

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.