Describamos a Fidel (Ostracismo)

viajarAbotagado, con el rostro inflamado, algunos dicen que por el botox (otros que por sustancias peores), enfundado en una chamarra sintética y una bufanda con la marca expuesta a la cámara, quizá para que se vea que es de buena marca, el cónsul de Barcelona, Fidel Herrera Beltrán, uno de los grandes responsables del desastre financiero de Veracruz, aparece junto con su esposa que no muestra mejor semblante. Fidel dice que están en Stiges, Cataluña, hay que creerle, en una de las habitaciones del edificio de atrás se ve una bandera que apoya la independencia de esa provincia. Nadie lo saluda, nadie se arremolina a pedirle nada, nadie siquiera voltea a verlo; es decir, nadie lo pela. La foto bien podría servir para un nuevo diccionario Larousse Ilustrado. Junto a esa imagen podría ir la definición de Ostracismo: «Aislamiento voluntario o forzoso de la vida pública que sufre una persona, generalmente motivado por cuestiones políticas». En la antigua Grecia, cada tiempo determinado los ciudadanos ponían el nombre de una persona a la que ya no soportaban en un pedazo de cerámica (ostra). Al final contaban las “ostras” y la persona que más votos recibía era desterrada de la ciudad. Fidel Herrera llenaría el mar Balear con la cantidad de ostras que los veracruzanos entregaríamos con su nombre inscrito.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.