¡Beto, felicidades!: Duarte

Duarte
Javier Duarte de Ochoa
- en Opinión

Salvador Muñoz / Para Enrique Peña Nieto, es claro que el gobernador de Veracruz será determinante a la hora de decidir al candidato a la Gubernatura: “Javier, nunca me has fallado; será la decisión más importante que tomes… no te puedes equivocar”, palabras más, palabras menos, cuenta que le dijo  el presidente. Y es que tanto para el mandatario estatal como para el dirigente del PRI veracruzano, Alberto Silva, así como para todos los priistas y aspirantes a la sucesión, les queda en claro que si no hay de 2, tampoco habrá de 6. Y el principio de este entendimiento ya se vio en San Julián, donde Manlio Fabio Beltrones dejó encargado al interior del partido, tres factores que lleven al triunfo este 2016: Unidad, un buen candidato e inclusión. El informe de Pepe Yunes indica que están haciendo la tarea… se vio unidad e inclusión.

II

La reunión de Alberto Silva con algunos columnistas se vio interrumpida por la aparición del Gobernador Javier Duarte de Ochoa, quien venía del puerto jarocho y entonces, tras saludar a los comensales, dio una señal: “¡Beto, felicidades!”, por supuesto, en son de broma, porque una hora más tarde estaba dando otra señal: “¡Melesio (Carrillo), felicidades!”, a quien se le festejó su cumpleaños “por Adela” con pastel de cajeta.

Pero para no entrar en tanto detalle de esta reunión y plática, la vamos a puntear:

* En el caso de la candidatura a Gobernador, la opinión del Presidente y la de Javier Duarte serán de peso importante.

* Presume Javier Duarte de una excelente relación con Peña Nieto, a raíz de dos sucesos:

1. Cuando en septiembre de 2011 se hermana Xalapa con Toluca, en el Salón Yanga de Casa Veracruz, el entonces Gobernador del Estado de México se destapa y dice: “en Veracruz, me siento en familia y voy a decirlo públicamente: Quiero ser presidente de la República”.

2. Cuando a horas de dejar el cargo de Gobernador del Estado de México, para buscar la candidatura a la presidencia de la República, Peña Nieto recibe la primera adhesión por parte del Gobernador Javier Duarte de Ochoa.

* Si bien no pertenece al Grupo Atlacomulco ni al de Hidalgo, y mucho menos al primer círculo del Presidente, guarda una excelente relación con Luis Videgaray, pues coincidieron cuando ambos fueron secretarios de Finanzas de sus respectivos estados así como cuando fueron diputados en San Lázaro.

* Asegura Javier Duarte que, en su momento, apoyará a la mejor opción que se tenga de aquí a finales de enero, pero deja en claro que ha de respaldar un proyecto, no un capricho.

* Es legítimo que todos suspiren –dice– por la sucesión y por ello no será obstáculo para sus aspiraciones. Reconoce que a pesar de que puede haber o tener diferencias con algunos, sabe que al final “todos comulgamos en la misma capilla”: el PRI.

* Se dice muy tolerante a pesar de que “a nadie le gusta que le mienten la madre, y me aguanto… soy inclusivo”.

* Y si bien, las encuestas son importantes, no serán determinantes. “La encuesta es una foto del momento” y ejemplifica: “ahorita, Pepe Yunes está por encima de todos… pero es el momento”.

* Un desayuno previo a San Julián y a petición de él, con Héctor Yunes Landa, con quien asegura, no hay diferencias insalvables. Si bien lo respeta, no comparte ni entiende su estrategia porque al final, “su plataforma es mi Gobierno y a quien demerita es al partido”.

* ¿El Cisne? Una opción “pero no significa que sea él”, deja en claro. “Es mi amigo… en su momento hablaremos… su posición no le ayuda mucho”. ¿Por qué? porque como dirigente de partido, los aspirantes lo pueden madrear pero él no puede hacer lo mismo.

* Con dos taquitos atravesados de sirloin, Javier Duarte deja en claro que el candidato a la gubernatura será una decisión tomada con la cabeza, no con el corazón y mucho menos con el estómago.

* ¿Duartismo? No existe. “Hay priismo”. ¿Fidelismo? Mucha gente confunde respeto con subordinación. Fidel Herrera fue no sólo su mentor político, sino su director de tesis, su testigo de boda y hasta padrino de su primer hijo, Javier, pero optó por mantener distancia con el ex gobernador –una distancia muy considerable: ¡hasta Barcelona!–, tan es así que ha convivido más con Miguel Alemán Velasco que con el de Nopaltepec en estos cinco años de Gobierno… “el principal enemigo de Fidel, ¡es Fidel!”

* Este primero de diciembre, por cierto, cumple cinco años al frente del Gobierno estatal. Confiesa que ha sido un periodo de desgaste físico, anímico y hasta familiar. “Vivimos la cruda del combate a los Zetas, al crimen organizado”. Reconoce que si bien, aún hay sucesos lamentables, ya no se vive como a mediados del mandato de Fidel Herrera y a principios del suyo donde hasta él y su familia han sufrido hechos lamentables, como cuando en las afueras de la escuela de sus hijos, hubo que abatir a sujetos con armas largas o la captura de células criminales que planeaban el secuestro de sus familiares.

* ¿Cómo se ve en el 2017? “Disfrutando a mis hijos, donde sea y donde no estorbe” aunque aclara que eso no significa su retiro de la política. Se sorprende que con sus casi 12 años, su hijo Javier ya hable de tardeadas, de niñas. Cita a Caro, quien obtuvo un segundo lugar este lunes en un concurso de dibujo. ¡Y Emilio! quien lo trae de un ala. “Quiero recuperar el tiempo que le quité a mi familia”, por eso, el primero de diciembre de 2016 “me declararé como mantenido”, para estar todo el tiempo con su esposa y sus hijos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.