«Ya tenemos a la Fuerza Civil encima«, gritan campesinos al ser intimidados

- en Carrusel, Estatales

Juan David Castilla Arcos / Xalapa, Ver. Con bastones metálicos, macanas y escudos antimotines, granaderos se replegaron en el Centro Histórico de Xalapa. Pretendían desalojar a los campesinos que se manifestaron y realizaron bloqueos intermitentes en la calle Juan de la Luz Enríquez desde el lunes.

Los integrantes del Movimiento Social Independiente de Veracruz (Mosiv) se sintieron intimidados con la presencia de decenas de policías en las calles Leandro Valle y Doctor Rafael Lucio.

Los elementos del grupo antimotines de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), que encabeza Arturo Bermúdez Zurita, formaron filas para encapsular a los manifestantes.

Se observaban afuera de la Torre SSP, ubicada a un costado de Palacio de Gobierno. Sostenían sus armas y se alistaban para recibir la orden de sus superiores.

El director de Política Regional, Julio Cerecedo, quien depende del secretario de Gobierno, Flavino Ríos Alvarado, alertaba a los campesinos que si no se retiraban serían desalojados, mediante la fuerza pública. Su jefe ha advertido en varias ocasiones que quienes cierren vialidades serían retirados de esa manera y lo ha cumplido.

Un casco que cubre gran parte del rostro, portaban los policías que rondaban a los protestantes mientras dialogaban con las autoridades. Presumían sus bastones y toletes eléctricos que utilizan cada vez que Bermúdez Zurita lo instruye.

«Priorizan la violencia en contra de la manifestación social organizada. Sabemos que cuando la Fuerza Civil se comienza a acercar no vienen nada más a darse la vuelta».

«¿Qué más intimidación puede haber?, ya tenemos a la Fuerza Civil encima», declara el líder de Mosiv, Omar Gatica, a un grupo de reporteros que lo rodeaban en Plaza Sebastián Lerdo de Tejada, también llamada Plaza Regina Martínez.

Informantes de Gobierno del estado, mejor conocidos como “orejas”, no sólo fotografiaban y documentaban a los reporteros que cubrían el hecho, sino también, a los campesinos, quienes habían liberado la arteria vehicular y se habían formado en bajos de Palacio de Gobierno para evitar ser sorprendidos por los policías.

Sólo llevaban palos de madera, de poco más de un metro de largo, para defenderse de cualquier ataque.

«No tenemos cómo responder a la fuerza pública del estado, pero si no hay respuesta vamos a emprender acciones en nuestras regiones», comentaba el líder campesino, quien demostró temerle a los servidores públicos encargados de mantener el orden.

Para evitar ser agredidos y encarcelados, los campesinos, provenientes de Altotonga, Atzalan, Ayahualulco, Perote, Totutla, Huatusco, Ixhuatlán del Café, Santiago Xochiapan y de otros municipios, optaron por abandonar la capital del estado y regresar a sus comunidades.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.