Cuitláhuac García, el diputado que tendrá que aprender a ser político

Morena
Cuitláhuac García Jiménez
- en Avenida Principal, Carrusel

Piso mojadoCuitláhuac García es un buen muchacho, bienintencionado y demasiado claridoso. Poco a poco se irá dando cuenta que ser diputado significa algo más que presumir su austeridad institucional, y que no necesitamos de sus selfies para darnos cuenta que está en la Cámara de Diputados trabajando; tampoco requerimos sus fotos con AMLO para entender que el fundador de Morena lo tiene en sus aprecios. Por ser más claridoso que político ya lo hicieron dar un pequeño traspiés. Él puede tener muy claro cuáles son las responsabilidades de un diputado, responsabilidades sobre todo legislativas. Pero los veracruzanos no lo tienen muy claro y no faltará quien le pida que le pavimente su calle o que le de bultos de cemento para el piso de sus casa. ¿Qué contestar a esas personas? «Yo no tengo ese compromiso, esta versión de las obras no me toca, nosotros estamos para legislar y para decidir los votos de los presupuestos, pero nada más», eso, querido Cuitláhuac, por más razón que usted tenga, no se le contesta a un ciudadano; mucho menos a un periodista oficioso que anda buscando ponerle el anzuelo para que usted pique. ¡Y picó!

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.