La Casa blanca de Peña Nieto, un fantasma que lo seguirá donde vaya

fantasmaSin lugar a dudas, los escándalos de Ayotzinapa y la “Casa blanca” son los dos fantasmas que el presidente Enrique Peña Nieto tendrá que cargar hasta el final de su mandato; y no es para menos, por algo parecido, en otros países —por lo menos lo que se dicen democráticos— ya hubieran desaforado y encarcelado a cualquier político. Pues esta vez, el fantasma de la Casa blanca lo alcanzó hasta el Senado de la República, cuando acompañado de varios miembros de su gabinete y del empresario Alberto Baillères, quien recibió de manera polémica la Medalla Belisario Domínguez, fue interceptado por la senadora Layda Sansores, quien eso sí, de manera muy respetuosa le entregó una carta y un ejemplar del libro La Casa blanca de Enrique Peña Nieto: La historia que Cimbró un gobierno. «Señor Peña Nieto, le quiero entregar esta carta, expresa mucho de lo que sentimos los mexicanos. Le regalo este libro, porque con la Casa blanca usted nos deja un legado de corrupción y de impunidad. Ojalá le sirva», esto decía mientras los rostros de los acompañantes del presidente mostraban gesticulaciones de incredulidad. El presidente, en algo que siempre se le ha reconocido, se mostró sereno, tranquilo y, hasta me atrevería a decir, agradecido con el presente que le entregaron. Digno de destacar la actitud crítica de la senadora. No cabe duda, la casa Blanca es un molesto fantasma con el que tendrá que vivir el mandatario nacional.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.