Sara Ladrón de Guevara ya no le acepta desayunos al góber; nada más le dan atole con el dedo

- en Avenida Principal, Carrusel

tmlLa rectora de la Universidad Veracruzana se encuentra desesperada. Al principio quiso ser prudente y diplomática, por eso cuando se dio a conocer lo de los dos mil millones que el estado adeudaba a la UV, Sara, no queriendo que el gobernador Javier Duarte le recriminara nada, salió a decir que el problema no es que les deban, sino que no les pagan. Pero prudencia, que algunos tradujeron como cobardía, de nada sirvió, porque el gobernador siguió diciendo, «a la UV no le debemos nada». Y Sara, ya con más brío salió a explicar que sí hay adeudos y parte de esos adeudos dineros que la Federación entregó al estado para que los dirigiera a la UV. Luego le aceptó un desayuno al góber. Dicen los que asistieron que hubo tamales de chivo y atole de masa. Pues Sara se tomó su atolito con el dedo, y salió complacida diciendo que ya no había problemas con Finanzas porque ya le iban a pagar. Pero no le pagaron nada. Y ahora, sin importar que ya no la vuelvan a invitar sus desayunos, se fue a ver a los senadores de la República, entre ellos al veracruzano José Francisco Yunes Zorrilla, para pedirles por favor que le hagan manita de cochino al gobernador a ver si con eso lo obligan a pagar. Los senadores reunidos impulsarán punto de acuerdo en apoyo a la UV, exhortando al gobierno de Javier Duarte a que ya pague, pero que pague, y no que salga con sus famosas promesas.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.