Javier Duarte no destapó a Érick, como buen padre amoroso, sólo lo cobijó

cruce de escolares.Como un padre amoroso, que acude a la graduación de su hijo, así Javier Duarte acudió al evento de la CNC en Acayucan donde no destapó, antes bien cobijó con sus afectos y cariños al hijo putativo que Fidel Herrera le dejara encargado. Con palabras que le salieron del meritito corazón Javier Duarte dijo: «Quiero presentar a mi amigo, a mi compañero de equipo político, a un veracruzano que le ha servido siempre, de norte a sur, en todas partes, en todo momento, al estado que quiere y que le preocupa y le ocupa; a un hombre que en la Legislatura y donde sea necesario servirá siempre a Veracruz; a mi amigo el diputado federal por Acayucan: Érick Lagos Hernández». Para algunos ese fue el famoso destape. Pues se equivocan. Un destape a la usanza del PRI es el ungimiento del candidato sin que quede la menor duda de que lo es porque el Ejecutivo es un hombre de autoridad. De haber sido un destape válido, los senadores Pepe Yunes y Héctor Yunes ya estarían haciendo sus maletas para regresarse al Senado; ya estarían guardando silencio y en mejor de los casos ya estarían rindiendo sus respetos al ungido. Pero no. De hecho Héctor Yunes ha declarado ya que Érick Lagos no tiene ninguna posibilidad de llegar a ser candidato a gobernador para 2016. Y es que el evento nunca olió a destape, ni a barbacoa, pues todo mundo sabía que el famoso destape sólo era una mascarada con la que pretenden poner piedras en el camino a los dos Yunes priistas que llevan la delantera. ¡Puras chaquetas mentales!

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.