Acerca del debate sobre la legalización de la mariguana

Rafael Velasco Fernández / Con autorización del autor. «A los adultos debe permitírseles lo que deseen hacer siempre que prueben que están capacitados para enfrentar las consecuencias de sus actos, y que éstos no produzcan daños a terceros». Esta frase de John Stuart Mill es básica para comprender el asunto que nos ocupa. Lo anterior, desde el punto de vista de las libertades individuales, pues para todo lo demás debemos basarnos en el conocimiento científico y en la evidencia que nos deja la experiencia. Sugiero que en el debate se tenga en cuenta los siguientes HECHOS (no meros supuestos, conjeturas u opiniones.

1. Un incremento en la despenalización del consumo de mariguana, así como la legalización de su producción y venta, provocaría inevitablemente un aumento notable de su uso entre los menores de edad, pese a que éstos queden excluidos del derecho para hacerlo.

La experiencia: en el estado de Colorado de la Unión Americana, el consumo «para fines recreativos» fue aprobado entre adultos hace menos de dos años; el impacto negativo sobre la seguridad de la población y la salud, ha sido bien documentado (ejemplo: las muertes por accidentes vehiculares aumentaron  23 por ciento); en el primer año de aplicación de la ley, el porcentaje de hospitalización por consumo de cannabis aumentó 38 por ciento, en tanto que su uso se elevó de 10.4 por ciento a 12.7 por ciento. También aumentó, como era de esperarse, el consumo de alcohol y de otras sustancias adictivas (1). Cito estos datos porque son de reciente aparición, pero los resultados de la despenalización y de la legalización se conocen desde ya muchos años.

2. Uno de cada siete adolescentes que se inician en el consumo de mariguana, continúan haciéndolo hasta llegar a la adicción, a pesar de su voluntad y decisión de no hacerlo. De éstos, aproximadamente 35 por ciento presentará, después de unos años, síntomas psicóticos (alucinaciones y delirios); también, con toda certeza, disminuirá notablemente su capacidad de aprendizaje (2).

3. La prevención del consumo de drogas adictivas legales e ilegales es exitosa, si se efectúa adecuadamente. Una docena de países europeos ha disminuido notablemente el consumo de mariguana mediante sus programas apegados a la evidencia científica (3).

4 La legalización de esta droga no afectaría de igual manera a todos los países. México comparte tres mil kilómetros de frontera con el país mayor consumidor del mundo… El conocido y bien documentado problema llamado «turismo de la droga» (Holanda-Bélgica, por ejemplo) debe alertar a cada una de las naciones, aún si se llegara a una decisión universal aceptada por todas las que se integran en la ONU.

5. La violencia no disminuiría con la despenalización excesiva o con la legalización “total”. El crimen organizado seguiría atendiendo el mercado ilícito de la cannabis como lo hace con el tabaco y el alcohol, pero, además, conservaría sus otras fuentes de violencia: extorsiones, secuestros, “ordeña” de ductos de combustibles, trata de personas, pornografía infantil, mercado negro de infinidad de productos (empezando por la propia mariguana y las demás drogas ilegales), etcétera, etcétera. Piénsese en la violencia que acompaña a estas actividades ilícitas que, por supuesto, no desaparecerían con la legalización incluso de todas las drogas hoy prohibidas.

6. Existen otros hechos a tener en cuenta… desgraciadamente, no cuento con espacio suficiente para referirme a ellos. Finalmente, por supuesto que se justifica plenamente que solicite a quienes debaten sobre este asunto, que utilicen fuentes confiables reconocidas, esas que están más allá de los intereses políticos y comerciales. Y… sobre todo, que de ninguna manera se olviden de la ciencia.

 

Notas:

  1. Kevin Sabet, Presidente de SAM (Smart Approaches to Marijuana). Ha sido funcionario en tres administraciones federales en EUA como Asesor Presidencial en Política sobre Drogas. (Publicación basada en datos oficiales y encuestas universitarias de Colorado).
  2. Dra. Nora Volkow, Directora del National Institute on Drug Addiction de EUA. Esta institución es reconocida en el mundo como la más destacada en investigación sobre las drogas adictivas.
  3. ONUDD. Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.
Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

  1. Es lamentable que los intereses políticos y económicos, se ante pongan a la salud y buen vivir sobre todo de los jóvenes. Esperamos que la cordura prevalezca

    1. Estimada
      La pregunta debe ser que vamos a hacer nosotros para evitar que los intereses se antepongan………etc.
      Necesitamos mas ciudadanìa y menos Gobierno
      Finalmente , como dice mi madre “No hay mas cera que la que arde”

      Espero tus comentarios , gracias de antemano y saludos
      Atentamente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.